Opinión

Y después de la Feria, ¿qué? (Nacho Garay)

Como ahora todos nuestros esfuerzos parecen concentrados en disfrutar de la semana festiva que se nos viene encima,  he pensado que ante la saturación de acontecimientos lúdicos sería conveniente reflexionar sobre que pasará en nuestra ciudad una vez acabados los fastos pertinentes y cuando tras apagarse las luces de las casetas todos los rondeños vuelvan a su quehacer cotidiano. Desgraciadamente para cerca de 5.000 vecinos de nuestra ciudad esa cotidianidad se limita a seguir sellando en la cola del paro o buscar un puesto de trabajo, que parece haberse convertido en un sueño imposible  (más bien pesadilla) para muchos de ellos. También habrá que ver qué ocurre cuando nuestros responsables políticos vuelvan a sus labores con las pilas cargadas -los que hayan podido disfrutar de sus vacaciones- y con las “escopetas” igualmente repletas de munición. Otros,  en cambio, parece que ya se van dando cuenta de que ya no ocupan los despachos oficiales que tanto querían,  y a los que tienen más que complicado regresar por mucho que alguno se sienta perpetuo en un cargo que abandonó por deseo expreso de sus conciudadanos el pasado 11 de junio.

El final de la Feria suele ser propicio a ciertos movimientos políticos de calado. Y este año parece que tampoco defraudará a nadie, haciendo caer en desgracia a algún edil de nuestra Corporación, que seguro que durante estas fechas presumirá de su pronta vuelta a la primera línea de la vida política en nuestra ciudad sin saber que en su recién estrenada casa política ya le están preparando la puerta de salida.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

8 + diez =