Ronda

Emotivo homenaje a los mayores

Los ancianos más longevos de la ciudad, de 101 y 103 años, reciben un reconocimiento por toda su vida.

 

Las personas mayores de Ronda recibieron un homenaje el pasado jueves en el Teatro Vicente Espinel. La celebración, que tenía por motivo el Día Mundial de las Personas Mayores – fue el pasado día 1 pero por motivos de agenda se aplazó –, tuvo como momento más emotivo el reconocimiento que se hizo a los dos ancianos más longevos de la ciudad: Francisco Vera, de 101 años, y Antonia García, de 103. El alcalde de la ciudad, Antonio Marín Lara, y la delegada municipal de Atención a los Mayores, les entregaron una placa conmemorativa y un ramo de flores a cada uno. Además, en este día tan especial para ellos, se vieron acompañados por sus familiares queridos: hijos, nietos y bisnietos, que no quisieron perderse este momento.

La vida de los dos homenajeados fue resumida en una emotiva semblanza. De ella se desprenden detalles de su vida, que dan una idea acerca de todos los momentos, buenos y malos, que han atravesado en este siglo. Por ejemplo, descubrimos que Antonio tuvo 8 hijos, de los que viven 7, 18 nietos y 14 bisnietos, y que dedicó parte de su vida al ganado. De Antonia, por su parte, su semblanza nos cuenta un triste capítulo de su vida, sucedido en la Guerra Civil, al inicio de la cual tuvo que huir a Cartagena dada la militancia republicana de sus padres.

Tras este reconocimiento, se proyectó un audiovisual que hizo las delicias del público, con imágenes de algunos de los asistentes en diferentes celebraciones, como la cena de los mayores. Alguno no pudo aguantar la risa cuando se vio en la pantalla.

Las dos asociaciones dedicadas a las personas mayores de la ciudad, Amaro y Arunda, tuvieron también su momento de gloria como reconocimiento a su labor. Sus presidentes, Juan Rodríguez y Juan Márquez, fueron los encargados de recoger un recuerdo por su trabajo.

Para terminar, los asistentes pudieron disfrutar de la obra de teatro ‘Dos hombres solos sin punto com… ni ná’, que volvió a las tablas rondeñas, esta vez para provocar la carcajada en las personas más sabias y experimentadas de la ciudad: nuestros mayores.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

dieciocho − 13 =