Opinión

Más jefes que indios (Nacho Garay)

La asamblea local del PSOE ha dejado pocas sorpresas en el panorama político local. Cañestro ha conformado su ejecutiva tal y como estaba previsto, poniendo en los cargos de máxima responsabilidad a hombres de su total confianza: Francisco Calvente sale reforzado como secretario de organización, y Pedro Fernández Coca vuelve a cobrar protagonismo en el  órgano de decisión de los socialistas rondeños, e integra con todas las consecuencias a un gran número de los reconvertidos andalucistas, que toman su peso específico en una ejecutiva que llama la atención por la cantidad de personas que la integran.

Precisamente ese gran número de personas que finalmente ostentarán cargos de responsabilidad en el organigrama del partido quita cierto peso específico a lo ocurrido en la asamblea del pasado jueves. De los 105 asistentes, 38 tenían asegurado puesto en el órgano directivo, por lo que en la práctica  bastante más de un tercio de los asistentes lo que estaban haciendo es votarse a sí mismos como gerifaltes de la Agrupación Socialista de Ronda, y por tanto los 10 votos en contra multiplican su resonancia como voces discordantes en un partido en el que la disciplina ha sido siempre una pauta de conducta que ha costado muchos disgustos a los que han tenido la osadía de mostrar sus posturas claramente contrarias al jefe de turno.

Otra cosa que ha llamado la atención es el día y la hora de la asamblea, no parece que un día de diario a las ocho de la tarde sea precisamente una llamada a la participación, pero eso servía a la perfección a los intereses de Cañestro, que ha sabido superar la integración de los tránsfugas sin sobresaltos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

cinco × cuatro =