Opinión

Lo que de verdad importa (Rosa Iglesias)

Probablemente sea por el solecito que esta mañana baña el salón de mi casa, o por el olor que llega del asfaltado de la Avenida de Málaga.  Pienso, y así lo escribo, que los rondeños, todos los rondeños, inclusive quienes llaman razonamiento a encontrar argumentos para seguir creyendo lo que creen, PPros de adopción y de convicción también, deben hacerse una sola pregunta, así tal y como la formulara Obama, la de si nuestro gobierno municipal sirve de algo.

Una pregunta, no más: si este gobierno, aun no siendo su competencia, ayuda a las familias a encontrar trabajo, si Ronda se construye desde la sostenibilidad de una ciudad cómoda, singular y acogedora, si la inversión pública y privada, en estos momentos de crisis, unidos a los planes del Gobierno (Zapatero, Proteja, Memta…) inciden en el desarrollo de Ronda y en el bienestar de sus vecinos. Una pregunta que, a poco observador que se sea, y medianamente cabal de quien la atienda, tiene una respuesta, o respuestas, franca e irrebatible. Y por ello creo, que a nadie le importa, pero si recuerda cuando haya que hacerlo, que este gobierno sea acusado, desprestigiado, vilipendiado, o censurado,  con algo tan inútil, tan vacío, vaporoso, como lo del transfuguismo; pues al fin y al cabo no va a influir en que Eroski instale un gran centro comercial que generará 1200 puestos de trabajo, o la confirmación de la llegada del AVE a Ronda, o las faraónicas obras en cada una de las rotondas de entrada a la ciudad… no influye, ni debería, ni tendría que exigirse, ni justificarse, por el interés colectivo, no personal, por el beneficio de la comunidad, no para satisfacer resentimientos propios… Pero, lo verdaderamente importante, lo que clarifica el servicio y credibilidad de la política, de la aptitud y servicio por la ciudad, es cuando el Alcalde y ocho concejales deciden, valerosamente, abandonar las siglas rotas de un partido andalucista sin horizonte ni electorado, maltrecho, sin argumentos para transformar una sociedad andaluza que rechaza los nacionalismos, para incorporar su trabajo y preparación a un Partido Socialista con la firme voluntad de sostener su privilegio en el trabajo y dedicación en los intereses rondeños.

Y a mí, mujer y rondeña, me da igual que Toti pueda caer bien o mal, que sea así o “asao”, que sea sevillista o del Alcoyano… y tantas disyuntivas del tenor tránsfuga o arrimado, como si le gustan las brócolis rebozadas o las gambas al “pil pil”.  Porque los que así insisten, los que hincan su adeudo político en el revanchismo, los que se sostienen, exclusivamente, en ese incomprensible  transfuguismo, similar al que en el PP atiende, entiende y perdona; los que y por lo mismo, además, disimulan sus miserias, insuficiencia de argumentos, pacata voluntad, y tantos porqués que quizás, y de semejante modo, si lo hubieran fallado vestidos de bailarinas del ballet ruso, o dando palmaditas con las orejas a ritmo de himno patrio, imploran una atención que de otra forma no la obtendrían. Pero eso, aquí, en Ronda, con la madurez de un electorado que sí sabe cuánto quiere y la ciudad que reivindica, estas conductas ya se les trae al pairo.

Las respuestas están ahí, en la misma calle, en los mismos chalecos verdes fluorescentes de no uno, sino de tres planes Ronda por el empleo, de la demolición del cuartel de La Concepción para creación de infraestructura pública (descabellado, ahora, el planteamiento de IU al respecto) de las grúas en la carretera de San Pedro levantado el nuevo Hospital, de las obras desarrolladas en toda la ciudad (Plaza España, Avda. La Legión,…) y de lo que vendrá (Edificio Cibernético, Polideportivo en la Dehesa, Avenida Málaga, Jardines de Cuenca, Nueva Piscina Cubierta…)

A mí, pues, a diferencia de las armas (lo siento ahora por ti Rafael Ruiz) creo que drogarse, o santiguarse ante Sánchez Martin como Batman armando a su Blas “Robin” Gil, o el obnubilamiento jesuítico-enciclopédico de Lucas, o el prurito de Lete a lo Tom Cruise, más feo y con perdón, en sus Misiones Imposibles, masturbarse, criticar al PP en una de sus variantes Barbies para todo, o al PSOE , o a IU y sus mundos de yuppies,  contravenir a tanto cabeza hueca,  o leer a Baudelaire son derechos que todo hijo de vecino puede ejercer con libertad y garantías. Que aumente o no su uso, o que aun se llore porque Chanquete ha muerto, o se reivindique la Cabaña del Tío Tom, con Facebook incluido, para nuestro Antonio “Desnu”, me parece un argumento irrelevante, como si también Toti se peina al lado o calza zapatos oscuros, o es declarado con algo tan peregrino como tránsfuga y se ha marchado al PSOE… que a mí lo que me importa es ver a mi ciudad, a Ronda, crecer, con sentido, con orden, con criterio… y con posibilidades de acometer con solvencia cuantos problemas surjan. Así que disfrutaré de este solecito que penetra por mi ventana, y sonreiré porque la Avenida Málaga está asfaltada, y mi marido ya no romperá los amortiguadores del coche en el mismo bache.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

siete + once =