Opinión

Réquiem por la Libertad de Expresión

Mañana hará treinta años que los andaluces votamos ilusionados y por amplia mayoría nuestro primer Estatuto de Autonomía, el sueño de una Andalucía Libre por la que Blas Infante murió asesinado en las afueras de Sevilla a manos de fascistas que alcanzaron el poder para imponer un régimen de pensamiento único, de intolerancia y dictadura que duró casi cuarenta años.

Setenta y tres años después, a Blas Gil, un periodista del Ronda Semanal, le impidieron el pasado sábado publicar su habitual columna de opinión (pueden leerla en el blog www.arundalibris.org), en un nuevo episodio de intolerancia que ya creíamos superada por el paso del tiempo. Me temo que no volveremos a leerla nunca más ni le veremos entrevistar a más políticos en la televisión del mismo grupo informativo. Sus opiniones, al parecer, incomodan sobremanera a nuestros gobernantes municipales, que además son uno de los principales clientes de publicidad que tiene la empresa.

Hace tiempo que los partidos de la oposición municipal vienen denunciando la discriminación y falta de imparcialidad que sufren en la Radio Municipal de Ronda, dirigida por un destacado miembro de la dirección local del Partido Socialista; y ya es raro el Pleno Municipal en el que no se amenace de expulsión a los concejales del Partido Popular que quieren ejercer con plenitud su derecho a defender los intereses de los ciudadanos que les votaron.

Siguiendo la estela de represión, la pasada semana, Martín Vivas, -un conocido empresario rondeño, antaño compañero de Marín Lara en el Partido Andalucista-, tuvo que pasar por los juzgados para dar explicaciones por supuestas amenazas al Alcalde, (algo tendrá que ver, en mi opinión, que su mujer sea la candidata de UPyD en Ronda en las próximas municipales); y antesdeayer, el director de Radio Coca, a través de su abogado, puso a disposición del juez las cintas del programa, acusado de un supuesto menosprecio a la figura del Alcalde, al llamarle “Toti” en antena. Con el atasco de pleitos que tienen los juzgados, si yo fuera el juez le diría cuatro cosas al demandante por entretener con pamplinas el funcionamiento de la justicia, ya de por sí de una lentitud exasperante.  

Cualquier opinión discrepante se persigue cada vez con más encono. ¿Qué más nos espera a los que somos críticos con los gestores municipales? ¿Recibir insidiosos mensajes en el móvil, o que “alguien” nos espere a la salida del trabajo para recordarnos que “no debemos seguir por ese camino”? ¿O intentarán sobornar con contratos de miles de euros en publicidad a los medios de comunicación independientes? Es previsible que los nervios se desquicien aún más porque apenas queda un año para las elecciones municipales y, hoy por hoy, se me antoja difícil que los socialistas puedan ganarlas. El problema, Antonio Marín Lara, no somos los que opinamos distinto, el problema es que has perdido la suerte que siempre te acompañó. Te has gafado tú sólo, porque te metiste en el PSOE de la peor manera posible y en el momento más inoportuno, cuando la crisis más arrecia y disparata las cabezas de quienes no llegan a fin de mes.

A ellos les da igual que la crisis empezara en EE.UU. como una crisis bancaria. La crisis es ahora una crisis social interminable, agravada por las mentiras de los socialistas que en plena campaña electoral de las pasadas generales se negaban a reconocerla y hablaban de una “suave desaceleración de la economía” por tal de no alarmar y mantenerse en el poder a toda costa. Se adoptaron tarde y mal soluciones que ahora se demuestran poco eficaces o inútiles, y todo ello se traduce en lo que decía esta semana una limpiadora en la cafetería, a las siete y media de la mañana: “En mi casa, mi marido y mi hijo están paraos desde el verano. Ojalá colgaran de un pino al Zapatero y a tos los políticos”.

Pues eso, que la gente no distingue culpables, y esa mujer en su casa te aseguro que es un auténtico líder de opinión. Como ella tienes a más de cuatro mil parados buscando inútilmente empleo por las calles de Ronda, cuando les prometiste “paro cero” al pasarte al PSOE. Muchísimos ciudadanos que te votaron no te perdonan tu traición, porque lo hicieron para ver a los socialistas en la oposición, los mismos que durante más de quince años de gobierno no supieron o no quisieron hacer nada por el progreso de esta ciudad. De poco sirve ahora que intentes explicarlo o que la justicia, ¡ay, la justicia!, no te culpe; porque esos mismos ciudadanos van a ir a votar y ya te han juzgado. Tu suerte parece que está echada… tu mala suerte.

Hace treinta años los andaluces apostamos por nuestro autogobierno. Poco antes los españoles aprobábamos una Constitución que garantizaba los derechos de los ciudadanos, la libertad y la democracia, y cerraba definitivamente las heridas de una maldita Guerra Civil cuyas secuelas, -también en Ronda-, duraron cuarenta años. Respeta lo que se entonces consiguió con tanto esfuerzo, -sobre todo el derecho a la libertad de expresión-. Hazlo aunque sólo sea por una Andalucía libre (ya que hasta hace poco ibas de andalucista por la vida), y si es que a estas alturas te importan algo la libertad de expresión, la democracia, la Humanidad, España o Andalucía, porque viendo lo que veo, lo dudo.

Antonio Sánchez Martín.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

4 × cuatro =