Entrevistas

Luis Candelas – Presidente de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Ronda

La Semana Santa es una de las conmemoraciones anuales que mayor número de personas implica en nuestra ciudad.

 

Nuestras hermandades cuentan desde la pasada semana con una nueva persona que se pone el frente de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de la ciudad. Se trata de Luis Candelas, rondeño estrechamente vinculado al mundo cofrade que ha pertenecido a la agrupación como vicepresidente y también ha sido hermano mayor de la Hermandad de la Vera+Cruz. Asume el reto de ponerse al frente de este colectivo para el que ya tiene proyectados algunos cambios.

¿Cómo asume este nuevo cargo al frente de la Agrupación de Hermandades?
Con muchísima ilusión y ganas de todo aquello que he ido hablando con las distintas hermandades, poder ponerlo en marcha.

¿Cómo llega a este cargo?
Viene de largo. La primera ocasión en la que estuve a punto de ser presidente fue justo antes de que lo fuera Manuel Gazaba. Entonces casi no había nadie y Don Alonso Ros se acordó de mí que acababa de empezar como hermano mayor de la Vera+Cruz. Manuel presentó su candidatura y fui como vicepresidente, cargo que he ostentado en dos legislaturas con él. En la anterior ocasión también pretendí presentarme a la presidencia pero no me pareció bien hacerlo al volver a presentarse Manuel y formar parte de su junta de gobierno. Entonces decidí salir de ella a pesar del ofrecimiento del anterior presidente. En esta ocasión ya me presenté.

¿Cómo definiría la situación actual de la Semana Santa de Ronda?
Todo tiene sus altos y sus bajos. Pienso que hemos vivido una etapa de gran auge de la Semana Santa en España en general y en Ronda en particular. Ahora posiblemente estamos en una etapa ‘plana’. De todas formas es una cuestión de fe por lo que, los que auténticamente la mantenemos seguiremos tirando de ella y los que van y vienen provocarán esos altibajos pero hay que seguir luchando porque seamos capaces de dar ese testimonio de fe que nos corresponde dar a los cristianos y los cofrades.

¿Cuáles son los principales retos que se marca?
Me planteo la agrupación, no como una hermandad de hermandades, sino como un ente independiente a las cofradías que gestiona los intereses que son comunes a todas las cofradías, sin meterse en los intereses particulares de cada una de ellas y que, al mismo tiempo, debe tener alguna actividad propia distinta a la gestión común. Creo que lo podemos encaminar en dos fines propios de la agrupación que son coincidentes con los de las cofradías. Por un lado la caridad intentando ver si somos capaces de coordinar la acción caritativa y piadosa de las cofradías para alcanzar alguna meta superior a la que cada una por sí sola no puede. Por otro lado incidir en la formación porque creo que los cofrades rondeños seguimos necesitando esa continua formación en lo espiritual y en lo puramente cofrade. Vamos a intentar organizar en épocas del año que no coincidan con la Cuaresma o con las hermandades de Gloria, una serie de cursillos que mezclen las dos cosas, el espíritu cristiano y todo lo cofrade. A ver si de esa manera somos capaces de que los cofrades rondeños participen con la mayor intensidad, como han hecho hasta ahora.

¿Considera difícil que no se diluya el carácter religioso de la Semana Santa en otros aspectos más festivos, artísticos o históricos, y sigue teniendo el trasfondo que debe tener?
Creo que sí. Que no lo tengan todos los que participan en la Semana Santa es otra cosa pero todos los miembros de las juntas de gobierno, componentes de la agrupación y un sin fin de hermanos mantenemos el espíritu cristiano. También están los que se acercan a nosotros por el aspecto más cultural, pero eso no deja de ser una virtud de las cofradías porque supone que personas ajenas a esa fe auténtica cristiana que debe constituir el espíritu de las hermandades, se acerquen y entren en ese camino.

¿Habrá cambios en el desarrollo de la Semana Santa?
Hay cosas que están muy bien establecidas como el caso de la situación de la tribuna. Se hace estación de penitencia en la Iglesia del Socorro desde hace pocos años, algo que no se había hecho nunca en Ronda. Es la única parroquia donde no radica ninguna cofradía. Creo que el sitio de la tribuna es el correcto. Lo que sí que habrá que potenciar es la pequeña carrera oficial que tenemos ahora mismo, que habrá que ampliar e incentivar que los rondeños acudan a ese sitio que establezcamos con el Ayuntamiento y la autoridad eclesial. También habrá que tocar los aspectos formales de los actos de la agrupación como puede ser el pregón y lo que organicemos con las cofradías de Gloria. Entiendo que las hermandades de Ronda han tomado ya mucho auge y necesitan un refuerzo formal. Las formas son importantes. Sin fondo no son nada, pero hay que guardarlas y necesitamos algo que, de cara al exterior, muestren ese auténtico espíritu de las cofradías que debemos exteriorizar.

¿Qué opina del anuncio de la creación definitiva de un museo cofrade?
Para los cofrades rondeños es una noticia conmovedora. Es nuestra aspiración desde hace muchísimo tiempo. Parece que en un lugar adecuado, teniendo en cuenta que pasan por allí muchos turistas. Habrá que tratar en su momento con la corporación municipal y los intereses de cada una de las cofradías. Ahí sí tendrá que estar la agrupación para ser capaz de contentar a todos pero también decir que no cuando haga falta. Por una vez creo que una de las cuestiones que debe echar a andar en la agrupación es que cuando haya que decir que no sea que no. Hasta ahora, ya que la agrupación como cualquier ente que mezcla individualidades, se creó por iniciativa del Obispado y las cofradías de Ronda, siempre ha cedido cada una parte de sus parcelas de poder a favor de la agrupación. Hasta ahora siempre se ha pretendido, y no es en absoluto una crítica, que haya café para todos. O vamos todos o no vamos ninguno y eso no puede ser. En muchas ocasiones hay un cierto inmovilismo de la agrupación por procurar que vayamos todos. Es hora de cambiar. El que no quiera venir que no venga aunque intentaremos que vayamos todos. Seguiremos andando. Eso también en cuanto a decisiones que haya que tomar. Cuando haya que decidir algo sea en contra de mi propia cofradía o cualquier otra, se hará con criterios estrictamente democráticos. Lo que diga la mayoría, eso se hará.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

catorce − 11 =