Cultura y Sociedad

Ayer, hoy y mañana

Sí: pasado, presente y futuro. Pero comencemos hablando del cambio de año que acabamos de celebrar (o de sufrir según se mire), en un ciclo astronómico que no tiene principio ni fin

La calle de La Bola de Ronda, alineada con la puesta del Sol, en el Solsticio de Invierno.

Sí: pasado, presente y futuro. Pero comencemos hablando del cambio de año que acabamos de celebrar (o de sufrir según se mire), en un ciclo astronómico que no tiene principio ni fin (o al menos son tan dilatados en el tiempo, que para la vida de una persona o incluso de la existencia de la Humanidad, no tiene sentido) y, además, lo enmarcamos en un instante que no es, ni mucho menos, un hito planetario (ni matemático ni geométrico) en el continuo girar de la Tierra alrededor del Sol, sino que más bien éste parece ser arbitrario.

Por otra parte, otros múltiplos del año también tienen connotaciones particulares, como son los casos de los cambios de décadas, siglos y milenios, e igualmente los detallaremos más adelante.

Resumen de 2019

Dejando atrás lo anteriormente expuesto, y ajustándonos al calendario oficial, en el año que acabamos de despedir han ocurrido acontecimientos y actividades relacionadas con nuestra afición y nuestra Asociación Astronómica, dignas de repasar, aunque sea a vuelapluma, y que es de lo que se trata.

Se centraron fundamentalmente todas ellas, en este pasado 2019, alrededor del 50 aniversario de la llegada del ser humano a la Luna (misión Apolo 11). Y así, comenzamos en el mes de abril con una edición más del Ciclo de Divulgación Científica «Diego Pérez de Mesa», en el Centro del Profesorado de Ronda, a la que asistieron destacadas personas del mundo de la ciencia, y nuestra particular colaboración en algunos temas.

Le siguió una tarde en la residencia «Geroclinic», también de Ronda, donde acompañamos a los ancianos, familiares y cuidadores, en un ambiente festivo y de recuerdos del pasado.

Otra larga tarde – noche llevamos nuestras actividades al Centro Montessori del Llano de la Cruz, en el que niños, familiares y monitores disfrutaron y participaron con las mismas.

Alrededor de las fechas de las Perseidas, tuvimos la ya clásica quedada, organizada por el Ilmo. Ayuntamiento de Arriate, tanto en el pueblo como en la zona del Puente de la Ventilla, en la que colaboramos junto también con los compañeros de la Sociedad Malagueña de Astronomía. En la también cercana localidad de Serrato, invitados por la institución Guadalinfo, por primera vez este año, con una extraordinaria respuesta de público. Cerrando este ciclo de las Perseidas con una excursión, observación y disertación astronómicas, por el «Sendero Paco Marín», organizada por la Asociación «Pasos Largos» de Ronda.

También en la Noche en Blanco del Excmo. Ayuntamiento de Ronda, en el Palacio de Congresos de santo Domingo, pudimos colgar y proyectar la exposición «La NASA Ronda la Luna» (creada en colaboración con el CEP), y que fue utilizada en todas nuestras actividades de 2019.

Por último, a finales de noviembre, también en Santo domingo, y con el patrocinio del Ayuntamiento de Ronda, la colaboración del Ayuntamiento de Arriate, de los Conservadores del Legado de Cayetano Arroyo, de los Conservadores del Legado de Paco Marín, y de nuestra propia Asociación Astronómica Serranía de Ronda «Abbas Ibn Firnas», bajo la coordinación y visto bueno de la Asociación Española de Cine e Imagen Científicos (ASECIC), conjugamos la misma efeméride antes citada, con películas del certamen de 2018, en una Previa de la «Bienal de Cine Científico» Ronda-Madrid-México, que en este 2020 llegará a su XXX edición.

Y ahora queda claro el título de este artículo: 50 Aniversario del Apolo 11, año 20, y 30 edición de la Bienal de Cine Científico de Ronda.

¿Nueva década?

Y ahora pasamos a otro polémica en esto de la cuenta del tiempo, y que puede haber sido tema de «discusión» familiar de alguna tertulia de Nochevieja. ¿Comienza con el 2020 una nueva década?

La respuesta es NO, a pesar de lo que se diga en tantos y tantos medios de comunicación (incluso puede que científicos), y vamos a tratar de explicarlo: al igual que un niño no cumple un año, hasta que no ha transcurrido un año desde su nacimiento, no se cumplieron 2.000 años del nacimiento de Cristo hasta que no terminó el año 2000. El primer día del año 2001, comenzó el III milenio, el siglo XXI, y la primera década del citado siglo (esa primera década terminó el 31 de diciembre de 2010. Así que la segunda década del mismo comenzó el 1 de enero de 2011 y no terminará hasta el 31 de diciembre de 2020.

Otra cosa será que queramos hablar de los años 20 (una década que iría del 2020 al 2029), pero esa es otra cuestión.

Por cierto que, en estos próximos años 20, tendremos una tripleta de eclipses de Sol excepcionales en España, de los que ahora sólo haremos mencionarlos, para irnos concienciando:

El primero (total) será en 2026. El segundo (también total) será en 2027, y lo podremos contemplar sin apenas movernos de casa. Y el tercero (anular), también en la Península, en 2018.

Alineación de la calle de La Bola

Nuestra popular calle de La Bola de Ronda (o Avenida Vicente Espinel, como ustedes quieran), tiene una alineación que deslumbra al transeúnte cuando baja por ella en dirección hacia la Plaza de Toros. Y esto sucede, lógicamente, cuando tenemos el Sol de frente y muy bajo sobre el horizonte.

Pues bien, en la calle de La Bola de Ronda, el fenómeno tiene lugar en el Solsticio de Invierno (alrededor del 21 de diciembre)

¿Casualidad? ¿Construcción premeditada? Puede que un poco de todo, pero desde luego no es arbitraria. Y desde estas líneas llamamos la atención del tema para resaltarlo y darle la importancia que en otros lugares del mundo han adquirido ya otras calles y monumentos por estas o parecidas circunstancias. Nuestro granito de arena ya está puesto.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

dos × uno =