Opinión

Análisis criminológico y perfilación criminal de los carteristas: la delincuencia estacional de Ronda

Un policía local sigue de cerca a los turistas en Blas Infante. (ARCHIVO).

Introducción. Jorge Becerra Arroyo (Estudiante del Grado en Criminología en la Universidad de Alicante – UA)

Cómo escribí con anterioridad para este medio de comunicación, es decir el Diario de Ronda, en otro artículo de mi autoría sobre el robo con violencia en domicilios, la tasa de criminalidad en Ronda, es decir los delitos o las tipologías delictivas que se llevan en un lugar e intervalo de tiempo determinado, gracias a Dios, no es alta. Aun así, la ciudad de Ronda, vive un fenómeno criminológico interesante que es: una delincuencia estacional.

En criminología, se conoce como delincuencia estacional, a ese tipo de criminalidad que se da en una estación concreta del año, en este caso que me he dispuesto a estudiar, se trata de la delincuencia de los carteristas en verano, (incluso algunos meses antes) en nuestra ciudad. Pero… ¿Por qué en verano? Lógicamente por el perfil victimológico de su víctima que como explicaré o indicaré posteriormente es la figura del turista.

¿Qué características cumple el perfil del carterista en Ronda?

Para ello he trazado un perfil criminal basado en las técnicas de perfilación del “criminal profiling” y con una metodología empírica.

Índice:

1.- Perfil criminal.

1.1.- Organizados y con un Modus Operandi (M.O.) establecidos.

1.2.- Especialistas en la distracción y el camuflaje turístico/social (infiltración).

1.3.- Extranjeros.

1.4.- Aglomeraciones (Perfil geográfico).

1.5.- Selección victimológica.

2.- Modus Operandi (M.O.), tipos de carteristas y tipología delictiva (tipos de delincuentes):

2.1.- Piqueros.

2.2.- Bolsilleras.

2.3.- Muletas.

  • Tipos de delincuentes (Tipología delictiva).
  • Móvil y motivaciones.

3.- Técnicas utilizadas por los carteristas.

3.1.- Rozar el bolso.

3.2.- Aprovechar el despiste.

3.3.- Camuflaje en Aglomeraciones.

3.4.- Tapar la visión de la víctima.

3.5.- Empujar a su víctima.

3.6.- Hacen bloqueo.

4.- Perfil psicológico de la figura del carterista.

4.1.- Conducta antisocial.

4.2.- Megalomanía por parte del jefe/a del grupo.

5.- Perfil victimológico y análisis victimológico.

5.1.- Introducción a la victimología.

5.2.- Perfil victimológico de las víctimas de los carteristas en Ronda.

  • Perfil victimológico:

5.2.1.- Turista.

5.2.2.- Grupos turísticos grandes (Aglomeraciones).

5.2.3.- Despistados o desorientados.

5.2.4.) De origen asiático.

5.3.- Análisis victimológico.

5.3.1.- Factores victimológicos (Factores exógenos).

5.3.2.- Factores victimológicos (Factores endógenos).

5.4.- Tipología victimal (Tipos de víctimas), según Von Hentig y Benjamín Mendelsohn.

 

TEORÍAS CRIMINOLÓGICAS O DE LA CRIMINALIDAD APLICADA A LOS CARTERISTAS:

  • El triángulo del delito.
  • La clasificación de criminales del profiler del FBI, Robert K. Ressler.
  • La teoría de las actividades cotidianas o rutinarias (Cohen y Felson, 1979).

 

  • Perfil criminal:
    • Organizados y con un Modus Operandi (M.O.) establecidos: Antes de nada, en el estudio del perfil criminológico, el Modus Operandi es la manera en la cual se comete el hecho delictivo, es decir cómo ha delinquido y qué técnica se ha utilizado para la comisión del delito. Los carteristas en Ronda se han solido organizar en grupo y se distribuyen el trabajo (Ej: uno se encarga de la distracción de la víctima, otro de sustraer físicamente la pertenencia, otro de vigilar…). Organizándose en grupo consiguen que sea más eficaz su delito y que en más altas probabilidades eviten que los detengan. Por otro lado, también tienen una manera de actuación delictiva o criminal que, tras organizarse, la llevan a cabo. Es básicamente lo que he escrito con anterioridad, uno/a se ocupa de entretener o despistar a la víctima, mientras que otro/a se ocupa del delito en sí, el otro/a de controlar el alrededor, otro/a miembro de vigilar si no hay agentes de policía cerca…). Todos estos aspectos hacen que nos enfrentemos a una delincuencia mucho más profesional y planificada que costaría más atrapar.
    • Especialistas en la distracción y el camuflaje turístico/social (infiltración): Para pasar desapercibidos/as y poder acercarse a su víctima sin levantar sospechas, estos delincuentes se visten cómo turistas para hacerse pasar por ellos y poder camuflarse o infiltrarse con los/las turistas, son auténticos “camaleones” ya que son delincuentes profesionales a diferencia de los delincuentes ocasionales.
    • Extranjeros: Estadísticamente han sido de países del este, esto lo doy a entender porque, primero vienen a Ronda desde fuera buscando víctimas y segundo, si no son de aquí, difícilmente serán conocidos/las por policía, esto lo saben y prefieren delinquir en zonas que no sean conocidos/as para evitar levantar sospechas y pasar desapercibidos.
    • Aglomeraciones (Perfil geográfico): ¿Qué buscan los carteristas en su perfil geográfico, en el lugar dónde llevan a cabo sus acciones? Pues como se ha leído en resumen en todo lo anterior, básicamente mucha gente y pasar desapercibidos. Es por eso que actúan en las aglomeraciones dónde pueden atacar a sus víctimas sin ser vistos.
    • Selección victimológica: Seleccionan a sus víctimas, cómo escribiré más abajo sobre el perfil victimológico (características de las víctimas). Las víctimas de los/las carteristas son resumidamente: turistas despistados y desorientados que no conocen el lugar, que no conocen el idioma y no denunciarían a la policía por la dificultades con el lenguaje y con esto ser también víctimas pasajeras que no pasarán mucho más de un día en Ronda y no denunciarán tampoco por consumir mucho tiempo de sus vacaciones, que vienen en grupos turísticos dónde es fácil infiltrase y además que sean mayoritariamente de origen asiático, ya que si vienen de más lejos posiblemente traigan más cantidad monetaria.
  • Modus Operandi (M.O.), tipos de carteristas y tipología delictiva (tipos de delincuentes):
    • Piqueros: Son los que sustraen entre otras pertenencias la cartera con la “técnica” de los dedos en forma de pinza, aprovechan empujones para poder colar sus manos en los bolsillos de sus víctimas.
    • Bolsilleras: Son aquellos/as que con habilidad y experiencia pueden acceder a los bolsos de sus víctimas.
    • Muletas: Utilizan una chaqueta o un periódico para que la víctima no vea su mano y pueda introducirla en bolsillo, bolsa, bolso, bandolera para sustraer las pertenencias.
  • Tipo de delincuentes (Tipología delictiva): Estamos ante delincuentes profesionales que siguiendo el criterio para clasificarlos del medio según por el cuál consiguen realizar el hecho delictivo, estamos ante delincuentes sin violencia o intimidación, ya que lo que les conviene es escabullarse y no llamar la atención, si utilizarán la agresividad, conseguirían todo lo contrario que es llamar la atención.
  • Móvil y motivaciones: El móvil, es decir la razón de por qué hacen el delito, es el lucro y el “dinero fácil”. La motivación, que es lo que le lleva a delinquir, lógicamente es una motivación económica (lucro), propia de un delito en contra del patrimonio que es el tipo de delito (tipología delictiva de los carteristas.

 

  • Técnicas utilizadas por los carteristas:

3.1.) Rozar el bolsillo para averiguar dónde está la cartera.

3.2.) Aprovechar el despiste, la desorientación o la distracción de la víctima.

3.3.) Se camuflan en las aglomeraciones para pasar desapercibidos/as y poder acercarse de mejor manera a sus víctimas.

3.4.) Tapar la visión de la víctima con una chaqueta o periódico para poder acceder a ella mejor.

3.5.) Empujar a su víctima en un paso de cebra para obligarle a levantar los brazos y dejar accesible: bolsillos, bolsos, bolsas, bandoleras, carteras…

3.6.) Hacen bloqueo, es decir paran el tráfico de personas.

– Una conclusión a trazar importante sobre los carteristas, es que pueden llegar a vivir del carterismo.

     4)    Perfil psicológico de la figura del carterista:

No veo muy oportuno hacer una gran referencia a este punto, ya que la psicología criminal, no juega un papel fundamental en este artículo, aun así, diré dos características que veo posible que encuadren en la personalidad del carterista.

4.1.) Conducta antisocial: Como dice en su libro “Psicología Criminal” los psicólogos criminalistas especialistas en la psicología criminal (César San Juan Guillén y Laura Vozmediano Sanz, 2018), cualquier respuesta conductual a los estímulos externos que implique la transgresión de las normas sociales y de la ciudadanía, se considera, conducta antisocial.  Por lo tanto, los carteristas infligen algo escrito en el Código Penal,    concretamente en el TÍTULO XIII, Ley Orgánica 10/1995 del día, aprobada dicha ley el 23 de Noviembre (artículos 234, 235, 236, respectos al delito de hurto), y esto implica una conducta antisocial.

4.2.) Megalomanía por parte del jefe/a del grupo: Lo mismo que ocurre en otras bandas criminales, el responsable del grupo organizado de carteristas, al tener en sus manos ese control de planificación sobre los otros miembros/as de su grupo y decide, dónde, cómo se delinque y a quiénes elegir cómo víctimas, pueda que se llegue a creer superior por estos “privilegios”.

 

5.) Perfil victimológico y análisis victimológico:

5.1.) Introducción:

Tenemos que conocer de antemano que la victimología es aquella ciencia que parte de la criminología, y se encarga del estudio de la víctima, y su objeto de estudio, es la figura de la víctima. Aun así, no sólo se ocupa de esto, sino también de investigar las relaciones victimario (es cómo se llama al agresor en vocabulario victimológico)-víctima. En adición a esto el perfil victimológico (características de las víctimas, cómo veremos a continuación), factores victimógenos, tipología victimal (Von Hentig, padre de la victimología y criminólogo alemán). También es muy importante mencionar el proceso de victimización, por el cual alguien se transforma en víctima…

5.2.) Perfil victimológico de las víctimas de los carteristas en Ronda:

– ¿Qué características cumplen por mayoría las víctimas de estos delincuentes? (INCISO: TANTO EL PERFIL CRIMINAL, CÓMO EL PERFIL VICTIMOLÓGICO, ESTÁN TRAZADOS CON LAS CARACTERÍSTICAS MÁS GENERALES Y QUE SE REPITEN MÁS, PUEDEN SURGIR NUEVOS PERFILES, O HABER EXISTIDO CARTERISTAS Y VÍCTIMAS, SIN ESTAS CARACTERÍSTICAS).

  • Perfil victimológico:

5.2.1.) Turista: Por el mero hecho de ser extranjero, no conocer bien el lugar o no saber el idioma, son condicionantes de su victimización. Es decir, los carteristas localizarían a personas con estas características, entre otras cosas porque con los aspectos anteriormente mencionados, difícilmente denunciarían, por no conocer el idioma y porque están en Ronda no mucho más de un día, es decir son viajeros.

5.2.2.) Grupos turísticos grandes (Aglomeraciones): Los turistas que exploran la ciudad de esta manera, serían más propensos a ser víctimas. Ya que los grupos turísticos, son aprovechados por los/las carteristas, para poder infiltrarse, pasar desapercibidos (Ya que se disfrazan de turistas como hemos visto en el perfil criminal), y actuar sin levantar sospechas con algunas de las técnicas mencionadas anteriormente en el apartado del Modus Operandi (M.O.), (2) Modus Operandi (M.O.), tipos de carteristas y tipología delictiva (tipos de delincuentes)

 

5.2.3.) Despistados o desorientados: Son víctimas fáciles y vulnerables por no conocer bien el territorio y no tener la atención en alerta. Además, tampoco están concentrados/as en sus pertenencias, ya que suelen mirar a su alrededor para localizarse o reconocer por dónde van, sin prestar la atención suficiente a sus pertenencias.

5.2.4.) De origen asiático: Los/las carteristas saben que estos ciudadanos del continente asiático tienen un poder adquisitivo alto, por lo tanto, son objetivos lucrativos para estos delincuentes.

Puede que los carteristas confundan a una persona de origen extranjero y crea que es turista, pero ya lleve en Ronda un tiempo. Cómo ocurrió con una persona de nacionalidad china.

5.3.) Análisis victimológico:

5.3.1.) Factores victimológicos (Factores endógenos):

  • Factor étnico: Eligen personas con características morfológicas, faciales y corporales de asiáticos.

5.3.2.) Factores victimológicos (Factores exógenos):

  • Nivel económico: Alto poder adquisitivo por parte de las víctimas, que las hace un objetivo lucrativo para los/las carteristas.
  • Procedencia: El mero hecho de pensar que es asiático, por parte de los carteristas, puede ser señal de que puede tener dinero.

5.4.) Tipología victimal (Tipos de víctimas), según Von Hentig y Benjamín Mendelsohn

De todos los tipos de víctima, que clasifican estos dos profesionales del campo de la criminología y victimología, creo que en la ciudad de Ronda se puede dar la siguiente, respecto a la selección victimológica de los/las carteristas.

  • Víctima por imprudencia: Se define como aquella tipología victimal, que por descuido ocurre el hecho punible. (Ej: Contar dinero cuando lo acaba de sacar del cajero, contar billetes en medio de una vía pública o calle concurrida).

TEORÍAS CRIMINOLÓGICAS O DE LA CRIMINALIDAD APLICADA A LOS CARTERISTAS:

Con el objetivo de tener un mejor entendimiento del fenómeno delictivo de los carteristas, aplicaré tres teorías que son muy conocidas en la criminología.

Dichas teorías son: (1) El triángulo del delito, (2) la clasificación de criminales del perfilador de criminales del FBI, Robert K. Ressler (Unidad de Análisis de Conducta) y (3) la teoría de las actividades cotidianas de Felson

  • El triángulo del delito:

Es una de las teorías principales de la ciencia criminológica, es decir la criminología. Pone en relación tres variables: delincuente, oportunidad, víctima, a través de un triángulo. Aplicándolo a los carteristas en Ronda, quedaría una cosa así:

  • Delincuente: Lógicamente es el/la carterista que tiene una motivación económica y de lucro, por eso coge una cartera, bolso, bolsa, bandolera, mochila y comete un hecho delictivo…
  • Oportunidad: Es lo que en cierta manera ayuda a la comisión del delito. Una oportunidad en el caso de los carteristas, sería aprovecharse del medio del ambiente (criminología ambiental), ver una aglomeración de turistas y meterse dentro de dicha aglomeración para poder delinquir y no levantar sospechas. Ver un bolso abierto de una turista que se ha quedado dormida en un banco de la vía pública. Observar dónde se guarda la cartera, la oportunidad crea lo que se conoce como riesgo de victimización y posteriormente el proceso de victimización
  • Víctima: Es el turista. La definición de víctima podríamos decir que es: sobre aquel/aquella que recae el daño o el hecho delictivo. También han sido víctimas de esta tipología delictiva los ancianos a las puertas de los cajeros cuando han cobrado sus pensiones y siguiendo un M.O. (Modus Operandi), muy similar al de los turistas. Son perfiles victimológicos que comparten características de vulnerabilidad, ubicación y accesibilidad.

 

CONCLUSIÓN: Sería muy necesario siguiendo esta teoría, tener en cuenta la “oportunidad”, es decir si incrementamos el control o seguridad en las aglomeraciones, si damos unas pautas de prevención delictiva a las víctimas, si conocemos las características, es decir el perfil de este delincuente… Conocer y entender el hecho delictivo, cómo objetivo de la criminología, nos sería muy útil para evitar la victimización y conseguir bajar la tasa de criminalidad. Con ello si “rompemos” la variable “oportunidad”, sin lugar a dudas evitaremos el delito. Pero tenemos que crear las pautas para evitar dicha variable.

  • La clasificación de criminales del profiler del FBI, Robert K. Ressler:

El perfilador de criminales Robert K. Ressler, perteneciente al Grupo de Ciencias del Comportamiento y de la Conducta del FBI (Federal Bureau Investigation), desarrolló una clasificación de criminales: los organizados y los desorganizados.

Aplicando yo, esta técnica que utilizó de clasificación delictiva, a los carteristas en la ciudad de Ronda los calificaría desde mi punto de vista, cómo organizados.

Tenemos que tener en cuenta, que la diferencia fundamental, entre los carteristas organizados y desorganizados, es su planificación respecto al hecho delictivo y el Modus Operandi (M.O.) que plantean. Lógicamente también se tiene en cuenta el cuidado que tienen de ser atrapados. En resumidas palabras la meticulosidad que tienen a la hora de delinquir y las medidas que toman para evitar que les pillen junto al riesgo que toman. Si en cambio los delincuentes desorganizados, no toman pautas de prevención a su arresto, ni tienen lo que se conoce en el estudio criminológico de los delincuentes como conciencia forense (saber las técnicas policiales que se utilizan).

  • Carteristas organizados: Suelen controlar el perfil geográfico por el cual se mueven (buscan aglomeraciones principalmente, o zonas dónde se encuentren las víctimas más vulnerables o las personas con más probabilidad de victimización, es decir de transformarse en víctimas: ancianos y turistas principalmente que es el perfil victimológico que cumplen). También conocen el Modus Operandi (MO) que emplean.
  • Carteristas desorganizados: Aprovechan, como he explicado en el triángulo de los delitos, lo denominado “oportunidad”. Buscan víctimas por imprudencia, (una persona que saca dinero de un cajero automático y se pone a mirarlo en plena vía pública, por ejemplo). No son planificados.

CONCLUSIÓN PERSONAL: Como he hecho referencia a lo largo de todo el desarrollo de este documento, estadísticamente y mayoritariamente, los carteristas que son delincuentes estacionales (meses de verano), en Ronda, son “carteristas organizados”, por su planificación y organización antes de delito principalmente. También por el trabajo que se encargan unos a otros si forman un grupo, la jerarquía que siguen y la manera de cometer el hecho delictivo (Modus Operandi) – M.O.

La criminología, como cualquier ciencia, siempre habla en probabilidades, nada es rotundamente certero. Si es cierto que se intenta acercar a la certeza mediante investigaciones empíricas, distintos marcos teóricos, metodología, hipótesis, comparaciones de resultados obtenidos, instrucciones y objetos de estudio… La certeza y perfección es algo únicamente de Dios Padre.

  • La teoría de las actividades cotidianas o rutinarias (Cohen y Felson, 1979):

De una forma no muy extensa, cuando desarrollaron esta teoría de la criminalidad o criminológica Cohen y Felson alrededor de 1979, la orientaron a lo que se conoce como: criminología ambiental. Estudiando el ambiente delictivo y también en algunas ocasiones no tan delictivo.  Ellos se dieron cuenta de que el delito se converge en tres elementos principales que “ayudarían (personificación)” a la comisión del hecho de falta, a manos de los/las carteristas en Ronda.

Dichos elementos son: presencia del delincuente motivado (1), disponibilidad de víctima (2), y ausencia de guardián eficaz (3).

Un delito, será cometido, si un delincuente motivado y una víctima disponible, se encuentran en un mismo espacio y además, no exista la figura del guardia (Jiménez, 2010). De aquí también podríamos sacar, los delincuentes, siendo racionales, que piensen si es necesario correr el riesgo, porque no esté protegido el objetivo, o sin en cambio no correr el riesgo porque está demasiado protegido (Garrido 2008).

Una vez explicada de forma breve esta tipología de teoría de la oportunidad, la aplicaremos a Ronda: las autoridades policiales realizan sus labores de paisano para intentar no llamar la atención de los carteristas, y atraparlos en pleno hecho delictivo. En mi opinión, realizan un fantástico trabajo que da sus frutos. Pero creo que colocarse de forma uniformada en dónde se encuentren las aglomeraciones, o dónde se den más actuaciones de los carteristas por mero hecho empírico, podría ser buena idea colocarse allí de uniforme, aparte de las unidades de paisano.

  • ¿Por qué?

Porque como medio de control formal (policía), los uniformes serían intimidatorios de cara a los carteristas y podría ser materia preventiva. Ya que el personal de paisano, esperaría a que actuaran para detenerlos. Pero las unidades uniformadas, intimidarían a los carteristas y dudosamente entraría en escena. Realizando énfasis en que el trabajo de paisano también es fundamental. Me podríais preguntar que los carteristas, irían a otras ubicaciones. Posiblemente, pero les sería muchísimo más difícil tener víctimas, ya que las aglomeraciones, los lugares de personas mayores en vía pública (cajeros, parques, calles concluidas, por ejemplo, el centro…) y los turistas en otros lugares similares, son dónde se encuentran las víctimas que ellos/as buscan.

LAS TRES CLAVES PARA EVITAR LA VICTIMIZACIÓN: Prevención delictiva.

  • Controlar en todo momento las pertenencias de valor y tenerlas en un lugar controlado.
  • Tener especial cuidado al sacar el dinero de los cajeros automáticos, controlar las personas que están en el lugar y poner todas las medidas posibles para ocultar tus datos a los demás.
  • No introducirse en las aglomeraciones turísticas para evitar ser confundido y estar atento y pendiente en vía pública (No estar distraído).

 

  • Bibliografía:

Las fuentes de las cuáles me han servido de ayuda para realizar este proyecto de investigación han sido:

1) Paz Velasco de la Fuente. (2018). «Criminal-Mente: `La criminología como ciencia´». Valencia: Ariel (Editorial Planeta).

2) Vicente Garrido. (2011). Perfiles criminales: Un recorrido por el lado oscuro del ser humano. Valencia: Ariel (Editorial Planeta).

3) César San Juan Guillén y Laura Vozmediano Sanz. (2018). Psicología Criminal. Madrid: Editorial Sintesis.

4) Blog de psicología: “Psicología y Mente”.

5) “Quadernos de Criminología” de la SECCIF (Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses).

6) Douglas, J.E; Burguess, A.W; Burguess A.G; Ressler, R. (2006). Crime Classification Manual: A Standard System for Investigating and Classifying violent crimes.

7) Múltiples web de internet de índole criminológico.

8) Blog criminológico de Paz Velasco de la Fuente “Criminal-Mente”: https://criminal-mente.es/ (varios artículos de su autoría).

 

Como última sinopsis tendríamos que recordar la motivación instrumental de los carteristas que es el lucro, y los puntos calientes que son las zonas turísticas (aglomeraciones en los monumentos), la propia Feria o conciertos.

Agradecimientos especialmente a Paz Velasco de la Fuente (Criminóloga y jurista penal, profesora de la Universidad Internacional de Valencia. Escritora y divulgadora criminológica mediante su blog criminal-mente (mencionado en bibliografía), altamente recomendable su libro de mismo título.

Palabras clave: Criminología (1), criminología ambiental (2), victimología (3), perfil criminal (4), hecho delictivo (5), fenómeno delictivo (6), cajeros (7), carteristas (8), aglomeraciones (9), Modus Operandi (M.O.) (10), oportunidad (11), teoría criminológica o de la criminalidad (12), teoría de la oportunidad (13), control formal (14), víctimas por imprudencia (15), tipología victimal (16), clasificación delictiva (17), perfil geográfico (18), tasa de criminalidad (19), turista (20), delinquir (21), desorganizados (22), organizados(23).


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

11 − diez =