Cultura y Sociedad

Tristeza en La Merced: una persistente lluvia dejó en el interior del templo carmelita a la Hermandad de la Soledad

Los horquilleros únicamente pudieron mecer por unos instantes el trono de la Virgen, ante la mirada de cientos de fieles

La Virgen de la Soledad se tuvo que quedar en el templo ante la persistente lluvia.

Las negras nubes que durante toda la tarde del Viernes Santo habían cubierto Ronda hacían temer lo peor, como finalmente ocurrió. Una lluvia que no cesaba dejó a la Hermandad de María Santísima en la Soledad -a última de Pasión en nuestra ciudad- sin poder realizar su estación de penitencia.

A pesar de la media hora de retraso que solicitó la Junta de Gobierno a la Agrupación de Hermandades y Cofradías finalmente la constante lluvia lo dejó claro: este año no se salía.

Eso si, en el interior de la iglesia de La Merced tanto los hermanos de fila como los horquilleros rezaron sus habituales oraciones y seguidamente se abrieron las puertas del tempo para que los cientos de rondeños y de visitantes que aguardaban en las escalinatas bajo la lluvia, pudiesen entrar para ver de cerca de la Virgen de la Soledad, que lucía como nunca encima del trono de horquilleros.

Una mecida de la imagen al tiempo que sonaba la música de capilla a cargo del trío sevillano ‘Lignum Crucis’ fue el único consuelo que tuvieron los hermanos de esta cofradía que luce los colores negro y blanco en sus hábitos.

Un Viernes Santo que se inició con la alegría de ver por las calles rondeñas a Las Angustias, pero que conforme avanzaron las horas se quedaron sin salir el Santo Entierro y La Soledad.

Otro año será.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

dos × 1 =