Ronda

La empresa Avanza empieza a gestionar este lunes la estación municipal de autobuses tras dos meses de desidia del Tripartito

El contrato se tenía que haber firmado a finales de diciembre de 2018 pero por falta de voluntad y errores en el procedimiento se ha realizado dos meses después, lo que ha supuesto unas pérdidas para el Ayuntamiento de más de 60.000 euros

El responsable de Avanza junto a una de las auxiliares de control de tráfico, hoy en la estación de autobuses.

La empresa de transporte Corporación Española SLU (Avanza; antiguos Portillos) ha empezado este lunes a gestionar de forma directa el servicio de la estación municipal de autobuses, después de que el pasado miércoles 27 de febrero esta compañía firmase el contrato de adjudicación con el Ayuntamiento, para los próximos cuatro años.

Así lo ha confirmado a este periódico el jefe de Operaciones de Avanza en la zona de Marbella, José Antonio Romero, quien ha indicado que ya se encuentran trabajando cinco personas en las instalaciones: un responsable de estación, auxiliares y limpiadora. Además desde esta empresa se ha explicado que se está redactando un proyecto para realizar mejoras en materia de seguridad y de acondicionamiento de las distintas dependencias de la estación, que se centrarán en los aseos públicos, luminaria, alarma, aire acondicionado, calefacción, puertas de apertura automática, arreglo de fachada, señalización, etc.

De esta forma Avanza gestiona ya, a partir de este lunes, la entrada de los más de 150 autobuses que llegan cada día a Ronda, además de los distintos puestos de venta de billetes para los servicios interurbanos de las compañías que operan en la ciudad, así como de los establecimientos comerciales que están funcionando en estas instalaciones públicas.

Con dos meses de retraso

La adjudicación de este servicio se produce por parte del equipo de Gobierno Tripartito con dos meses de retraso, ya que la anterior empresa dejó de gestionar la estación de autobuses el 31 de diciembre de 2018, cuando finalizó su contrato con el Ayuntamiento. Desde ese momento se ha producido un auténtico culebrón administrativo, ante la desidia del concejal de Patrimonio, Alberto Orozco (PSOE), y de la Secretaría Municipal, que ha supuesto que la Policía Local haya tenido que estar controlando la estación con patrullas de servicios extraordinarios.

Ello ha supuesto unas pérdidas para las arcas municipales, en los meses de enero y de febrero, de más de 60.000 euros.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*