Opinión

El futuro ya ha llegado

El futuro ya ha llegado, según sostiene Manuel García Hidalgo en este artículo.

Todo el material que tengo en mi mente es solo pasado , nada hay en mi memoria que no sea vivido y  transcurrido, puedo decir que soy de donde vengo. El futuro es otro tema,  que aunque aún no existe,  si es mi mente la que lo imagina y lo fabrica con la ayuda de la llamada Inercia Fundamental,   que es la confianza  que tenemos en que seguirá ocurriendo lo habitual a menos  que otro ocurrir  interfiera con él.

La vida es sólo para vivirse y no se puede negar. Aunque lo neguemos, cada año somos más viejos y no más sabios, como pueda parecer, que para muchos el trayecto que queda es en pendiente y no está iluminado y solo se vislumbran las urgencias de la muerte sin ninguna esperanza de sobrevivir al paso del tiempo, solo viéndole la cara a la verdad. Que somos como jugadores que permanecen sentados a la mesa de póker cuando la partida de verdad, en la que se podía ganar tanto, ya se jugó.  No soy tan joven para saberlo todo, alega algún prudente cuando descubre que su cabeza olvida más que retiene y pronto será un peso más a soportar con sus piernas.  Todos los humanos  envejecen en la penumbra de su misericordia esperando el tren de la segunda oportunidad, muriéndose muerto sin apreciar que, en este negocio de hombres, el que se cayó se cayó.

Hablar y hablar de experiencias no es más que hablar y hablar de lo que hemos hecho mal, porque la experiencia es el nombre que le damos a nuestras equivocaciones. Los  que hablan de experiencia,  viven su vana grandeza viajando en el coche fúnebre del progreso dentro del orden, simultaneando lo igual y lo distinto, explicando lo nuevo con palabras viejas, haciendo un amasijo cada cual con lo que tiene, que es lo que sabe, eso sí, es el mayor patrimonio.

Hay que vivir la vida, dicen muchos cuando  ya han vivido bastante, ya no importan tantas cosas, solo el presente porque la vida es hoy. El sabio uso del ocio como producto de la civilización y de la educación, representa un patrimonio que se comparte exclusivamente con los seres y gentes que queremos, gente con quien  conllevar  verdades detrás de otras verdades, con quien departir  lo mismo  manteniendo conversaciones  vanas que rellenan el tiempo y producen relajamiento mental porque todos opinan lo mismo y es muy difícil discutir, donde cada cual dice lo que piensa y expresa su idea con sutileza y los demás asienten y consienten sin problema como si esa idea fuera la suya. La idea es gastar el tiempo mientras a cada cual le llega la hora de hacer algo, hacer tiempo, y en muchos casos solo esperan que se haga de noche para volver a dormir.

Siempre hay que entrar  en la mente para abrir el pasado e imaginar el futuro, ya que  la memoria  rige la respuesta al futuro utilizando los datos de lo ocurrido  que nos permiten registrar, conservar y evocar ideas y experiencias.

El espacio de la memoria permanece atrapado en los rincones de nuestro silencio, de nuestra soledad sin que el olvido pueda desdibujar para siempre los recuerdos que de manera inexplicable perduran aferrados a los seres y sus vivencias en  sus entornos, calles, casas, habitaciones y hasta sillas donde habitualmente nos sentamos, cama donde dormimos o ropa con la que nos vestimos. Hasta lo más insignificante forma parte de nosotros porque no solo somos personas sino entorno y  escenario..

Nuestra vida es como un presente continuo en forma de eterno presente. El pasado puede ser a veces más preocupante que el futuro porque se puede sufrir por algo que ya no tienen sentido  porque sencillamente ya no existe, esta somatización que transforma un recuerdo psíquico en un dolor a veces hasta físico es igualmente aplicable al futuro y por ello sufrimos  por cosas que nunca llegaran a ocurrir y solo suceden en nuestra imaginación. Se desperdicia por tanto una cantidad  innecesaria de  felicidad y energía mental  en revivir o recrear situaciones ilusorias  que en estos momentos no se están dando. .  Cuando una persona no desea nada especial y solo pretende seguir como está, puede decir que el futuro ya le ha llegado.


3 comentarios en “El futuro ya ha llegado

  1. Arondino

    Me gusta esto que dice usted, “es la confianza que tenemos en que seguirá ocurriendo lo habitual”, Mejor nos iria si en vez de tener confianza en que seguira ocurriendo lo de siempre tuvieramos, ademas de confianza, FE en que esas cosas buenas que imaginamos acabaran ocurriendo. La imaginacion es poderosa y crea futuros posibles, y seguro que moy pocos habran imaginado esta mierda de sociedad, pero si tenemos la confianza puesta en que siga ocurriendo lo mismo de siempre… pues es lo que hay, la mierda de siempre.
    ¡Gora Aronda!

  2. pedro enrique santos buendía

    Manolito, en tu memoria hay algo más que lo vivido y transcurrido, allí también se encuentran lo imaginado y lo soñado. Si has sido capaz de imaginar y soñar, claro. Y esas imaginación y capacidad de ensoñación te permiten seguir queriendo vivir un futuro. Siempre existe la ilusión, por eso puedo desearte un feliz año.

  3. Paco garcia hidalgo

    Hermano Manolo tú siempre comiéndote el coco con las verdades, recuerdo en una ocacion hará unos treinta años te digo tu Hermes mucho más joven que yo (4 años) y tú me espetactes mira Paquillo cuando tú tengas 74 yo tendré 70 sabes lo que seremos los dos y yo te dije 30 cosas que podíamos ser tú me respondistes no hermano seremos dos viejos .. mira que verdad ya no te veo tan joven y espero que tú no me vesas tan viejo un fuerte abrazo hermano ..espero que ese tirite se quede solo en el susto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*