Ronda

2019, un año con doce retos para los rondeños y los serranos

Entramos en un nuevo año que puede ser vital para que Ronda y su comarca pueda despegar con el desarrollo de una docena de proyectos

El año 2019 puede ser clave para el desarrollo de la Serranía de Ronda, si se hacen bien las cosas.

Cuando empezamos a vivir los primeros compases de 2019, un año que estará marcado claramente por la composición del nuevo Gobierno andaluz, y por la celebración de las elecciones municipales, Ronda se enfrenta a una serie de retos que serán decisivos para encauzar su futuro. Son proyectos y actuaciones que deberían al menos analizarse y tener su inicio a lo largo de este ejercicio, o incluso en algunos casos terminarse.

Hemos seleccionado una docena de proyectos que desde nuestro punto de vista son vitales para el desarrollo de Ronda y de la Serranía, ya que marcarían todo un cambio de rumbo y de expectativas.

Primero, como es lógico y como demandan todos los serranos, es la construcción de la autovía con Málaga. Después de que en 2018 se hayan incrementado las acciones para reclamar esta comunicación, con una multitudinaria manifestación por las calles rondeñas, en este año que empieza la situación es algo más halagüeña, teniendo en cuenta que el que se puede convertir en presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, aseguró que si llegaba a ostentar este cargo haría la autovía. Incluso el PP la incorporó por escrito en su programa electoral.

Otro asunto pendiente que tiene la comarca es el de la variante de Arriate. Seis años paralizada y a pesar de los distintos anuncios realizados desde la Junta de que los trabajos se retomarían, este hecho no se ha producido.

De igual forma un tema que también preocupa a los rondeños es el futuro que tendrá el edificio del viejo hospital, que conforme van pasando los días se va deteriorando más, sin que desde el Gobierno andaluz se tenga nada decidido sobre qué hacer con él.

En materia turística otra de las infraestructuras que deben acometerse este año, sí o sí, es la construcción de la pasarela turística del Tajo, que según se ha diseñado recorrerá gran parte de la garganta rondeña. Esta instalación podría suponer todo un revulsivo para la economía local, pero aún se encuentra atascada en los despachos de la Junta de Andalucía, que tiene que dar su visto bueno al plan director.

Igualmente el paso elevado del nuevo Hospital este año también debería despertar de su letargo y realizarse de forma inmediata, teniendo en cuenta el compromiso que realizó la Diputación de Málaga de aportar 200.000 euros para su culminación. Ello daría seguridad a las personas que a diario acuden andando al centro hospitalario.

Atendiendo la gran demanda que plantean los rondeños en relación con el tráfico por el casco histórico, también se hace necesaria la construcción del vial alternativo por el arroyo de Las Culebras, o el lugar que finalmente se designe. Ello, además de suponer la apertura del Puente Nuevo, también generaría una mejora de las comunicaciones internas de Ronda.

En materia educativa, desde hace años se viene reclamando la implantación de nuevos estudios universitarios en Ronda, creando de esta forma un campus que traería vida y riqueza a la comarca.

Después de que el actual equipo de Gobierno Tripartito, que tiene los días contados, haya tirado la papelera el proyecto de supresión de la vía del tren, a su paso por el Fuerte, los nuevos gestores que resulten de las elecciones de mayo deberían plantearse retomar el convenio firmado con el Ministerio de Fomento y culminar esta actuación tan necesaria para Ronda.

En pleno siglo XXI Ronda no puede seguir contando con una estación de autobuses tan obsoleta como la que tenemos, y por ello una de las primeras acciones para este año tendría que ser trabajar para construir una nueva, acorde con la categoría que tiene la ciudad y las demandas actuales del mercado turístico. Igual este proyecto se podría ver complementado con el centro de recepción de visitantes.

En plena zona monumental los rondeños tenemos una de las joyas arquitectónicas más importantes, que se encuentra en el más absoluto abandono y deterioro. Ya es hora de que pensemos en el futuro del edificio de El Castillo. Muchos miran a él con fines turísticos, pero no deberían descartarse los educativos.

Dar una solución a los edificios abandonados que tenemos en Ronda, como son el del mueble rondeño, el centro astronómico o el albergue municipal, es otro de los retos que se deberían acometer.

Mirando a los municipios de la Serranía, la puesta en marcha de un plan integral de desarrollo rural,  pero esta vez en serio y con fondos suficientes, se hace imprescindible si queremos acabar con la despoblación que están sufriendo las poblaciones de interior.

Y todo ello, con un único objetivo: crear empleo y riqueza y mejorar la calidad de vida de los rondeños y serranos.

Ahora, cuando todos los partidos políticos que están empezando a elaborar sus programas electorales para las municipales, aquí, si les parece bien, tienen algunas ideas y sugerencias para los mismos.

Feliz año 2019.


2 comentarios en “2019, un año con doce retos para los rondeños y los serranos

  1. Yo

    Amigo Blas, no quieres tu que hagan cosas los politicos ….

  2. Manuel

    Faltaría unas nuevas instalaciones para Policía Nacional, una nueva Comisaría para dar un mejor servicio al Rondeño/a y para que también así, los funcionarios puedan desempeñar sus funciones en un edificio mâs grande y moderno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*