Opinión

¡Feliz Navidad!

Dos niños juegan con bengalas durante estas fiestas.

Es fácil  comprender que la vida es como la vivimos producto de cómo la sentimos y fiel retrato de nuestra realidad contada por nosotros mismos. No hay duda; las cosas son como cada cual las ve y no hay nada que objetar; sólo el manejo adecuado de nuestro pensamiento nos proporcionará la felicidad que es el fin primordial de nuestras vidas.

Cuántas veces recordamos a nuestra madre decirnos, -niño/a no pienses más en eso, piensa en otra cosa. Eso, hay que pensar en otras cosas, ver la vida de otra manera. Se puede decir que la navidad es una fiesta muy particular, no por distinta, que todas lo son, sino porque parece que con ella se termina con algo y vienen cosas muchísimo mejores, aunque no por buenas sino por distintas.

Lo venidero es algo que  está en nuestra mente a conveniencia de cada cual, es como disfrutar en el momento de una felicidad futura que solamente existe en los proyectos de cada cual y aún no han fracasado porque no se han plasmado, luego serán las estadísticas las que cantarán.

Todo el mundo que quiera mejorar tendrá que empezar por reconocer que algo en su vida no va bien, que tiene problemas que necesita cambios.

Hay una frase pronunciada por los tripulantes de la nave espacial del proyecto Apolo XIII que se ha hecho universalmente famosa porque con ella cambiaron radicalmente los planes que tenían los americanos en su misión espacial, “Houston, tenemos un problema”,  dijo el comandante de la nave y con ella ante la alarma en la nave y la estación de control, dejaron inmediatamente de recoger aerolitos del suelo lunar y pusieron todo su interés y medios en regresar a la tierra con vida, cosa que consiguieron finalmente.

En general,  hay un victimismo a la hora de contar cada cual la vida que le ha tocado vivir, siempre se culpan a otros de lo que nosotros no hemos podido alcanzar, es como si quisiésemos volver al pasado para poder cambiar cosas y gentes. Lejos de cambiar a cosas y gentes, será infinitamente mejor

aceptar las cosas como son, que el cambio sea solo una pretensión, un deseo y no una imposición inexcusable, porque todo no está fuera, también hay mucho  dentro de nuestra cabeza. Cada uno de nosotros custodia una puerta del cambio que solo puede abrirse desde adentro. No podemos abrir la puerta del cambio desde afuera con argumentos, criterios o convencimiento de gente que llama desde fuera.

El paradigma de fuera hacia dentro  genera personas infelices  que se sienten sacrificadas e inmobilizadas, concentradas en los defectos de otras personas a los que atribuyen sus propios males.

“No solo no estoy loco sino además pienso que todo el resto lo está”, es sin duda el emblema de todo el que no está dispuesto a abrir su puerta desde dentro.  A través de juicios a posteriori llegamos a saber que  la felicidad no llega cuando conseguimos lo que deseamos sino cuando conseguimos disfrutar con lo que tenemos,  no soñando con el mañana sino viviendo el hoy. Atesora lo que tengas en cada momento de la vida porque el tiempo no espera por nadie. No hay mejor momento para la felicidad que éste. Si no es ahora ¿cuando?

Poco podemos hacer  para deshacernos  de los condicionantes culturales  que nos hacen ser como somos, de las cartas de navegación  que tenemos impresas en nuestro cerebro. Todos sabemos que un mapa no es un territorio, un mapa es solamente una explicación  de los aspectos del territorio. Todos tenemos muchos mapas en la cabeza  que podemos clasificar en dos categorías principales, mapas del modo en que son las cosas o realidades, y mapa del modo en que deberían ser. Con estas planificaciones mentales interpretamos todas nuestras experiencias.  Hacer planes mientras te suceden cosas  es solo un resumen de lo que es la vida, es como una concatenación de sucesos  que en orden lingüístico podríamos resumir a título de ejemplo:

La plaza tiene una torre,

La torre tiene un balcón,

el balcón tiene una dama,

la dama una blanca flor… Antonio Machado.


2 comentarios en “¡Feliz Navidad!

  1. Rocío Jiménez Durán

    Mi más sincera enhorabuena al autor por quien reconozco mi curiosidad por desvelar su identidad. Las ideas y sabiduría expresadas me llevan a intuir que se trata de un compañero/a de profesión o, como mínimo, persona apasionada por las bases del coaching y/o de la filosofía platónica.
    A quién esté detrás de tan sabia expresión : gracias por tu aportación. Por muchas más.

  2. Rocío Jiménez Durán

    Ya me he dado cuenta de quien es el autor ( no me aparecía en la entrada antes de hacer click) y me he llevado una grata sorpresa al reconocerlo como alguien a quien conozco desde pequeña y de quien no tenía ni idea que expresara tal interés por dicha temática. Enhorabuena Manolo, seguiré tus publicaciones a partir de ahora. 👏

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*