Comarca

Plantas de la Serranía de Ronda: Estramonio, planta del Diablo, berenjena del diablo (Datura stramonium)

Ha sido la planta de los aquelarres, de los adivinos, de los ritos chamánicos y últimamente de las fiestas más extremas. Es muy peligrosa

Imagen de esta peligrosa planta del Diablo localizada en la Serranía, Foto Andrés Rodríguez.

Ha sido la planta de los aquelarres, de los adivinos, de los ritos chamánicos y últimamente de las fiestas más extremas.

La muerte de dos jóvenes en España en el año 2011 después de consumir un cóctel que contenía estramonio, una planta alucinógena y venenosa, planteo la atención sobre la llamada hierba del diablo.
Los cuerpos de los jóvenes, de 18 años, fueron encontrados en medio de los bosques de Perales del Río, un pueblo de los alrededores de Madrid donde se suelen organizar ruidosas fiestas de música tecno en edificios abandonados como El Monasterio de la Aldehuela, un lugar de culto para este tipo de celebraciones y reuniones esotéricas. Minutos antes de que murieran, una pareja se topó con una de las eufóricas víctimas visiblemente alterados por el cóctel que había consumido.

En los análisis de sangre se encontró alcohol, speed (droga sintética) y estramonio. Aunque la autopsia determinó que la planta no fue la causante directa sino un golpe de calor, una de las consecuencias de su consumo es la hipertermia: sofoco y sensación de asfixia combinados con problemas cardiovasculares.

Las víctimas del Monasterio, abandonados entre el silencio y los graffitis, bebieron un mejunje a base de estramonio que les ofrecieron. A los pocos días la policía detuvo a las dos personas que prepararon la bebida, a quienes se les acusó de tráfico de drogas y homicidio. Según las autoridades los detenidos repartieron gratuitamente la bebida con la intención de abrir mercado. No es la primera vez que ocurre. Hace unos años en Valencia un músico ambulante danés le repartía a los transeúntes un líquido que el describía como la “bebida de las brujas”. Cinco estudiantes extranjeros bebieron el brebaje de estramonio, también conocido como la manzana espinosa. Todos resultaron envenenados y dos de ellos murieron. Una semana después cuatro jóvenes que participaron en la marcha del Orgullo Gay fueron hospitalizados después de que alguien les diera a beber un cóctel con estramonio.

El estramonio (Datura stramonium) es la planta más venenosa de la familia de las solanáceas Pero más peligrosa que otras especies de la misma familia como la mandrágora, el borrachero o la escolopina.
Es una planta con propiedades alucinógenas pero es muy venenosa. Crece de forma natural en zonas cálidas de todo el mundo; presente en orillas de ríos, establos, estercoleros o vertederos de basuras, esta planta, como se ve, es capaz de adaptarse a todo tipo de suelos. Las sustancias tóxicas que la caracterizan son los alcaloides tropánicos (atropina y escopolamina). En dosis altas pueden provocar comportamientos agresivos, el coma e incluso la muerte.

Su asociación al vudú y la brujería viene porque los chamanes fumaban sus hojas junto con tabaco para entrar en trance. Una pequeña dosis de cuatro o cinco gramos de hojas son suficientes para matar a un niño.
Vuelvo a repetir que es una sustancia peligrosa, mortal ya que puede provocar un ataque al corazón. “Las semillas son las más tóxicas, con sólo unos pocos gramos, puede envenenarse una persona”, explicaba la toxicóloga María del Mar Serrano.

“Su alta concentración de alcaloides como la atropina, escopolamina e hiocinamina se traduce en delirios, mareos y alucinaciones que fácilmente pueden conducir a la muerte”, agrega la experta. Utilizada en ritos de iniciación, hay referencias del estramonio desde la antigua Roma o en documentos de brujería de la Edad Media.

Su estrecha relación con el esoterismo va de la mano con los alcaloides de la planta que provocan alucinaciones durante horas.

A pesar de su letalidad, el estramonio tiene propiedades antiinflamatorias por lo que se utiliza para tratamientos de várices o hemorroides.

A partir del estramonio, el químico alemán Albert Ladenburg aisló en el siglo XIX la escopolamina (burundanga), un alcaloide que se utiliza como antiespasmódico y analgésico en los partos, así como en el tratamiento del mal de Parkinson.

Su fuerte y desagradable olor la delata, quizás por ello también es llamada la hierba hedionda.

https://www.muyinteresante.es https://www.bbc.com


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*