Comarca

Fauna de la Serranía: Oxygastra cortisii, una joya en el río Guadalevin

Es una auténtica superviviente a las glaciaciones, especie cuyos hábitos la hacen difícil de fotografiar ya que no para de patrullar su charca pero sin posarse

Imagen de esta curiosa libélula tomada en el cauce del río Guadalevín. Foto Gonzalo Astete.

Como bien dice el miembro del grupo Atropa, Gonzalo Astete “cuando a uno le gusta pasear y conocer la biodiversidad que nos rodea no para de sorprenderse de las maravillas que esta nos ofrece”, después de varios años dedicados a la observación y fotografía de los odonatos, de los cuales nuestra tierra es un sitio privilegiado, un grupo de amigos tuvimos la suerte de ver volar en una charca de nuestro río lo que nos pareció una Oxygastra curtisii.

Una auténtica joya superviviente a las glaciaciones, especie cuyos hábitos la hacen difícil de fotografiar ya que no para de patrullar su charca pero sin posarse, a no ser que encontráramos el terreno, normalmente algo retirada del agua, donde campea y si suele posarse. Y este año después de varios disfrutando solo de su vuelo, por fin la pudimos fotografiar.

Se trata de una libélula espectacular con unos colores impresionantes, con ojos de color verde que permiten distinguirla en vuelo, por su brillo que la delata.

En fin, para mí una de las libélulas más hermosas ”una esmeralda en nuestro río”.

Es una especie endémica del sur-oeste de Europa y del norte de África. Aparece en Bélgica, Francia, Alemania, Luxemburgo, Italia y España. Recientemente extinguida de Gran Bretaña, Holanda y Suiza. En nuestro país se han citado poblaciones en Galicia, Castilla León, Extremadura, Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía.

Prefiere zonas soleadas, con aguas limpias, fondos de barro y un bosque de ribera desarrollado y en buen estado de conservación, aunque se han encontrado restos de larvas en zonas rocosas con escasa cobertura vegetal. No habita estructuras de origen humano como embalses. La larva depende de fondos con barro para desarrollarse.

Su comportamiento es muy territorial, sobrevuelan los márgenes de los ríos desde primera hora de la mañana. Pueden elevarse por encima de los árboles. Pueden volar lejos con la pareja, pero suelen aparearse sobre el río. El periodo de vuelo comienza en abril y se alarga hasta finales de julio o primeros de agosto.

Los principales problemas de conservación son la contaminación y los vertidos, las actividades de recreo y la degradación de los hábitats.

Imagen completa de la libélula. Foto Gonzalo Astete.
Imagen completa de la libélula. Foto Gonzalo Astete.

Es una especie localizada y relativamente escasa, aunque la abundancia poblacional ha resultado muy variable; los mayores valores se dan en ciertas localidades de Málaga, Cádiz, Jaén e incluso Huelva.

Se puede considerar como una especie “en peligro”. En Andalucía está considerada con la categoría de vulnerable.

Las magnificas fotos son de Gonzalo Astete a quien agradezco que me haya permitido usarlas.

Bibliografía: http://www.juntadeandalucia.es/


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*