Opinión

“Yo quiero que me case Valdenebro”, ironía

“Yo quiero que me case Valdenebro”. Eso me decía el otro día una pareja de amigos que tiene la intención de contraer matrimonio próximamente por lo civil. Además, añadían, con ironía, “es que si la alcaldesa celebra tu boda, quién sabe, igual te encuentras con unas vacaciones gratis”.

Y es que este verano de 2017, la verdad, además de por ser uno de los más tórridos de los últimos años -qué calor estamos pasando- quedará reflejado en la historia por los distintos escándalos y polémicas que han generado los miembros del Tripartito (PSOE, PA e IU), que como me comentaba días atrás un veterano ex concejal socialista, retirado del ruedo político, “se meten ellos solos en todos los charcos”.

Este verano hemos tenido okupas en el edificio del Mueble Rondeño, que tras ser desalojados y estar siete días en una pensión pagada por Asuntos Sociales, al verse de nuevo en la calle han abierto otro boquete para entrar e instalarse otra vez en ese desproporcionado inmueble de madera. Hay que tener valor con las temperaturas que se están registrando en su interior. Mientras tanto, el concejal de Derechos Sociales, Álvaro Carreño, de IU, mira para otro lado. ¿Se protege la seguridad, la salud y las condiciones mínimas de vida de las personas necesitadas?

A esto se suma que para realizar alguna gestión en el Ayuntamiento te tienes que ir, como mínimo, a las 7 de la mañana, si llegas más tarde te encuentras el aparcamiento de El Castillo lleno y ya no hay quien pueda entrar. Ésta fue otra de las ocurrencias de la delegada de Tráfico, Paqui González (IU), cuando prefirió que todos los rondeños tengan 59 minutos gratis de aparcamiento con el propósito de no conceder ese “privilegio” únicamente a las personas que van a misa a alguna de las iglesias cercanas. El recinto es propiedad del Obispado.

Por cierto, en un equipo de Gobierno que es tan transparente, o eso dícen, a ver si el señor Carreno nos informa a cuántas familias numerosas les ha subido el recibo del IBI hasta un 33% este año. Que yo sepa son datos públicos y sin embargo se mantienen ocultos.

Que no se me olvide lo del ascensor que no puede subir camillas en el Hospital. Esa es otra que ha salido en todos los medios nacionales.

Después nos encontramos con el ‘caso boda’ -el culmen- que lamentablemente ha hecho que Ronda esté en boca de toda España y no precisamente por nuestras excelencias, sino por un asunto en el que la decencia de muchos está en entredicho. Valdenebro dice que con la dimisión del padre de la novia (concejal socialista) están las cuentas saldadas, al tiempo que lleva los papeles a la Fiscalía.

Unos papeles que según todo apunta los tuvo guardados en un cajón durante más de quince días hasta que no saltó el escándalo en la prensa. Los mensajes de WhatsApp del periodista de ABC así lo demuestran.

Parece que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y la dirección del Hospital quieren dar carpetazo al asunto con una simple sanción económica. No dan explicaciones del expediente abierto sobre este caso. Otro ejemplo más de transparencia. ¿Existió alguna ilegalidad?, ¿Alguien lo consintió o miró hacia otro lado?, ¿Se produjo algún engaño o fraude? Hacen falta respuestas. Los rondeños las reclaman.

Y ante todo esto nos encontramos con la incontinencia del dedo de Carreño, que coloca en las redes un tuit con “ironía”, según dice, en el que señala que hay que poner bombas a la policía, o que él va a poner bombas a la policía. Yo creo que ni él mismo se aclara. Por cierto, intentó por todos los medios que los sindicatos policiales no trasladasen su malestar a la opinión pública sabiendo el grave patazo que había cometido, algo que muy a su pesar no logró. Eso es transparencia. Otro que no dimite.

Es decir un verano animado, y aún nos queda la Feria, que según tengo entendido también dará mucho que hablar.

Por cierto, como ya este artículo de opinión es muy largo, otro día hablaremos de la defensa de la libertad de expresión y de la transparencia del Tripartito, que únicamente llama a algunas “exclusivas” ruedas de prensa a medios que no hacen preguntas incómodas. A los que las hacemos no nos invitan.

También hablaremos de la discriminación que hace el Tripartito con la publicidad institucional que pagan todos los rondeños a través de los Presupuestos Municipales, con la que parece que quiere hacer ricos a algunos medios de comunicación metiéndoles miles de euros, mientras que a otros castiga sin contratarles ningún espacio publicitario. ¿Legalidad, transparencia, e igualdad de oportunidades?, ya se verá.

Pero vamos, que hablaremos de ello con “ironía”,  como a estos personajes les gusta.

Buena Feria a todos, ahora sin ironía.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*