Cultura y Sociedad

La Asociación ‘Más que cine’ deja su actividad cultural tras quince años al no contar con una sala de proyecciones adecuada

Los medios técnicos que hay en la Casa de la Cultura se han quedado obsoletos y además el recinto es incómodo para los aficionados que asisten a las proyecciones de películas

La Asociación ‘Más que cine’ ha estado trabajando por la cultura rondeña durante 15 años.

La Asociación Cultural de Ronda ‘Más que cine’ ha dejado su actividad, y de esta forma dejará de proyectar las películas que durante los últimos quince años ha venido proyectando, y posteriormente comentando con los espectadores en un foro de debate.

En una carta abierta sus responsables afirman que:

“¡¡¡Nos Rendimos!!! Después de quince temporadas de continuadas actividades y arduos esfuerzos, esto es lo primero que, en estos momentos, se nos ocurre decir. Y eso, que desde ese ya lejano marzo de 2003 hemos organizado más de cuatrocientas sesiones de cine participativo con cuarenta y dos moderadores diferentes, una docena de ciclos fílmicos, cinco maratones cinematográficos, nueve conciertos, incluyendo uno al piano como acompañamiento de las películas mudas de Georges Méliès, tres cursos de fotografía y un homenaje a Orson Welles de repercusión internacional. Además, en este tiempo hemos consolidado una DVDteca con dos mil seiscientos títulos que ha estado, y está, a disposición de cuantos centros escolares y ciudadanos rondeños la han necesitado y cuya gestión hemos ofrecido al Ayuntamiento con sorprendente desidia.

En los inicios no es que todo fuera perfecto, a fin de cuentas vivíamos de prestado -siempre será nuestro modo de vida- tras llegar a un acuerdo con la Media Business School a quien el Ayuntamiento de Ronda -tras invertir, según se dijo entonces, cincuenta millones de pesetas- había cedido la segunda planta del Círculo de Artistas. Nunca tuvimos el espacio que hubiéramos deseado, pero al menos se daban unas condiciones mínimas para la práctica de una actividad multimedia.

Acabado el acuerdo entre el Ayuntamiento y la MBS, terminó el nuestro con éstos. Salimos de forma esperpéntica y aterrizamos en la Casa de la Cultura como medida de urgencia y la permanente promesa de un lugar que reuniera unas condiciones mínimas para la práctica audiovisual. Y, así, hasta hoy: ¡Promesas!”, afirman

Cuando se inauguró la Casa de la Cultura se decía que aparecía en los libros de arquitectura como modelo de lo que nunca se debería de hacer: una cochera donde no entraba el bibliobús, una sala de proyecciones donde no se podía proyectar, … No es que hayamos aprendido mucho en estas cuatro décadas, ahora tenemos un puñado de edificios que podrían aparecer en el mismo libro de los horrores, pero, sin embargo, una ciudad como Ronda no tiene un Aula Multimedia que se pueda considerar como tal, y, lo que se aproxima, la sala del Convento de Santo Domingo, parece ungida de un aura divina que la reserva para menesteres privilegiados.

En la Casa de la Cultura, su Sala de Proyecciones, Salón de Actos, Salón de Usos Múltiples, Gimnasio, Almacén de Tiestos, o como se le quiera llamar, no tiene la más mínima funcionalidad para una actividad audiovisual, por mucho que ahí hayamos sobrevivido durante seis años. Conseguimos que el añejo proyector se fijara al techo de forma estable, que se subiera un poco la pantalla, tapamos con cartones los ojo de buey de las puertas, y … hasta ahí hemos podido hacer. El caduco sistema de audio es mono, pensado para conferencias o mítines; el reproductor es anticuado porque el proyector lo es y no admite otro mejor; las ventanas no cierran; la calefacción es común para todo el edificio con los inconvenientes operativos y económicos que eso conlleva; el uso previo a nuestra actividad siempre ha sido algún tipo de “gimnasia” a quien lógicamente sobra la calefacción incluso en el peor invierno; la altura de la sala es tan escueta que los subtítulos de una película quedan a la altura del pecho de una persona sentada, por lo que en la tercera fila ya nadie ve nada.

Llevamos años diciendo que Ronda necesita un Aula Multimedia en condiciones, lo hemos pedido incluso por escrito, pero nada de nada. Ya sabemos que siempre habrá cosas más importantes, pero esto también lo es y entre edificio inútil y edificio inútil se podía haber buscado un huequecito.

Hemos sobrevivido a nueve concejalías, seis concejales, tres de ellos repetidores alternos, tampoco ha sido fácil, pero no es momento de reproches, además, el que más por el que menos casi todos echaron una mano en los momentos más urgentes aunque quizás hubiéramos necesitado las dos.

En fin, hasta aquí hemos llegado. ¡¡¡Nos Rendimos!!! En estas condiciones no podemos continuar. ¡Mala suerte! La ciudad de los grandes edificios desnortados no tiene un Aula Multimedia  digna y parece que a nadie –de los que debería- le importe, y, como no nos arropamos ninguna importancia o trascendencia, ni damos ruedas de prensa semanales, mensuales o anuales, ni movemos masas, ni aportamos votos, hacemos lo único que podemos hacer: ¡¡¡Nos Rendimos!!!

No queremos terminar sin dar las gracias a todos nuestros amigos: a los patrocinadores que nos han apoyado a lo largo de estos años, a todos los que nos han acompañado en las sesiones y  a los que, además, se han animado-atrevido a presentar y moderar una película compartiendo así su amor por el cine. A todos muchas gracia.

Nos rendimos, pero no nos vamos, seguimos aquí, como siempre, y como siempre nos tenéis a vuestra disposición para lo que necesitéis.

Nos vemos…”


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*