Ronda

La Plataforma Nuevo Hospital ¡Ya! alerta sobre la falta de vigilancia y de seguridad para los pacientes que ingresen en la UCI

Este colectivo afirma que en este servicio los profesionales no podrán tener una vigilancia directa sobre el enfermo y que las puertas son tan estrechas que apenas pueden pasar las camas

Fachada del nuevo Hospital Serranía.

La Plataforma Nuevo Hospital Serranía ¡Ya! ha vuelto a emitir un comunicado que en esta ocasión pone en cuestión “otra serie de chapuzas”, que los profesionales sanitarios habrían detectado en las instalaciones de la Unidad de Cuidados Intensivos, y que a su juicio contravienen los estándares y recomendaciones del Ministerio de Sanidad.

En  este sentido ha informado que cuando los sanitarios que trabajan en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital de la Serranía visitaron por primera vez las instalaciones destinadas a UCI en el Nuevo Hospital “no podían creer lo que se encontraron: ¡Allí no había UCI!”, explican.

En el comunicado se afirma que lo que hay allí es planta de arquitectura similar a una sala de hospitalización convencional con habitaciones individuales, de pequeño tamaño, que disponen de conexiones para dispositivos de soporte médico. Habitáculos con puertas estrechas por donde apenas pasaría una cama, y en los que el personal necesario para asistir a un paciente crítico no tendría espacio suficiente para realizar su labor; a todo ello, se añadía una distribución que, entre otras cosas, no permitiría una correcta vigilancia desde el control de enfermería, pese a disponer de una pared acristalada.

Esta distribución de las camas, en la que que los enfermos de la UCI no tendrán una correcta vigilancia ni una adecuada fuente de luz natural, “no está en sintonía con las recomendaciones del Ministerio de Sanidad que dicen: La solución de sala con habitaciones individuales debe asimismo resolver la necesidad de observación directa del paciente por parte del personal de la unidad. Se recomienda que el paciente se encuentre alojado en una habitación (box) diferenciada, posibilitándose la existencia de un control visual directo por parte del personal que atiende la unidad”.

No obstante, las recomendaciones del Ministerio dan una salida a las deficiencias de diseño, probablemente al considerar las reformas de antiguos hospitales, reconociendo que  las habitaciones más distantes del control de enfermería también pueden visualizarse mediante cámaras de videovigilancia. “Sin embargo, en la UCI de nuestro Nuevo Hospital lo que debe ser una excepción será casi la regla. Así pues, la seguridad del paciente en entredicho. ¡Ah! y las puertas de entrada a las habitaciones de los pacientes seguirán igual de estrechas”, afirman.

En una reciente visita a las nuevas instalaciones, los sanitarios de la UCI han podido apreciar las modificaciones realizadas que, aparte de añadir las correspondientes conexiones para poder instalar el imprescindible aparataje sanitario, básicamente han sido las de tirar tabiques, “de tal forma que nos encontramos situaciones en las que donde habían dos habitaciones habrá una habitación, pero con dos cuartos de baño. Lejos de lo que debería ser”, afirman.

“No se comprende cómo recomendaciones tan explícitas y disponibles en las redes, incluso para legos en la materia, no han sido ni tan siquiera consideradas en la construcción de la UCI en aspectos tan fundamentales (citamos textualmente las recomendaciones) como el “ambiente de la unidad de cuidados intensivos, y especialmente el de la sala de pacientes y control de enfermería debe cuidarse para minimizar la tensión tanto de pacientes como del personal”; pues bien, en una UCI es fundamental para minimizar tensión y el correcto cuidado, el que el personal  tengan bajo supervisión directa al paciente, y para los pacientes, el sentirse correctamente vigilados. Otra cuestión de la nueva UCI, y reveladora de la falta de interés por contar con una UCI adaptada a los nuevos tiempos y directrices, ha sido la de mantener los  “pasillos perimetrales, asociados a la fachada exterior, diseñados para que el familiar pudiera mantener un contacto visual con el paciente” solución obsoleta pues consume espacio y limita “la entrada de luz natural en la sala, elemento que se considera clave para la recuperación del ciclo circadiano del paciente y que por tanto se encuentra directamente relacionado con la estancia del paciente en la unidad e indirectamente con la probabilidad de infección nosocomial” u hospitalaria, página 56 de las recomendaciones. una distribución de elementos en una UCI estándar”, finaliza diciendo el comunicado.