Comarca

Pujerra y su ancestral leyenda del Rey Wamba

Se puede afirmar que fue un personaje histórico que realmente existió, ya que fue Rey y gobernó entre los años 672 y 680 d.C

Monumento al Rey Wamba en Pujerra.

El monitor cultural del Ayuntamiento de Pujerra, Francisco Siles, ha dado a conocer la Leyenda del Rey Wamba. Conservada en Pujerra desde tiempo inmemorial, a principios de los años cuarenta del pasado siglo puso esta leyenda por escrito Diego Vázquez Otero. El erudito de Alpandeire se la había escuchado tiempo atrás a su amigo el “Tío Miguel”, pujerreño y, en palabras de Vázquez Otero, “genuino representante de la Sierra de Ronda: bajo de cuerpo, fornido, derecho a pesar de sus 68 años, obsequioso en extremo, algo bebedor de aguardiente, amigo de la guitarra, las castañuelas y el cante jondo…”, quien se la narró antes de 1941 con estas palabras:

«Pues sí, Señor, aquí nació el rey Wamba… Siempre se ha dicho aquí que, hace muchos siglos, al quedar vacante el trono de la Monarquía Goda, fue designado para ocuparlo nuestro insigne paisano, entregado por completo al cultivo de los campos de su propiedad.

Una comitiva de nobles y eclesiásticos recibió el encargo de buscarlo para ungirlo y coronarlo rey; más, no sabiendo a punto fijo dónde residía, andaba recorriendo estos pueblos de la sierra por ver si lograba localizarlo. Ocurrió que, al salir de Cartajima la expresada comisión, y cuando llegaba a la mitad de la cuesta que baja desde este pueblo al río Genal, oyeron grandes voces de mujer que decían: “¡Wamba!, ¡Wamba!, ¡Wamba!” Era que la mujer de éste le llevaba el almuerzo y, teniendo urgencia de volver al pueblo, le llamaba a gritos desde el Tajo de la Zorra, para que subiese a por él.

Este incidente fortuito llevó a los caballeros al lugar donde se encontraba el monarca electo, el cual se ocupaba en aquellos momentos de arar con una yunta de vacas las tierras colindantes al Molino de Capilla. Dicen que opuso una gran resistencia a las pretensiones de aquellos señores, los cuales, ante la negativa tan rotunda, llegaron a amenazarle con la muerte. Alegaba el godo que, aunque deseaba servir a su patria, era ya bastante anciano y que, dada su escasísima cultura, le era imposible acceder. Después de una larga y porfiada discusión, decidió Wamba dejar el asunto a la voluntad divina: “Cuando esta aguijada que tengo en la mano florezca seré yo rey de España”, exclamó. Y cuentan que, al clavar el palo seco en la tierra, reverdeció súbitamente, cubriéndose de innumerables hojas e infinitas flores blancas. Reducida su actitud ante el prodigio que tenía ante sus ojos atónitos, tuvo que aceptar la Corona.

En aquel sitio, y para perpetuar el milagro, se levantó una ermita o capilla. De ahí que la huerta y el molino enclavados en este término municipal, en los márgenes del Genal, se conozca todavía con el nombre de Huerta y Molino de Capilla». [Texto tomado de: Diego Vázquez Otero Leyendas y tradiciones malagueñas, Diputación Provincial de Málaga, 1959, pp. 327-329]

Según ha manifestado Francisco Siles, pese a desconocerse el origen de la leyenda y su precisa ubicación en Pujerra, se puede afirmar que Wamba fue un personaje histórico que realmente existió, ya que fue Rey y gobernó entre los años 672 y 680 d.C. Al igual que sus antecesores, tuvo que hacer frente a numerosas revueltas de francos y vascones. Tras sofocarlas, estableció una dura ley que obligaba a nobles y eclesiásticos a ayudar al Rey con tropas en caso de invasión o rebelión.

Para finalizar, el monitor cultural ha añadido que “esta leyenda nos da una muestra del importante acervo cultural heredado de nuestros mayores, fruto de la tradición oral, que hemos de conservar para las generaciones venideras y evitar así el olvido de nuestro precioso y singular patrimonio etnográfico”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*