Ronda

Los caballos más románticos se visten en Ronda

El talabartero rondeño Juan Pinteño, uno de los pocos que se de dedican a este viejo oficio en toda España, se ha propuesto que no se pierda la artesanal tradición de elaborar monturas a la vieja usanza, sobre las que cabalgaban los temidos bandoleros y los arrieros de la Serranía

Juan Pinteño, en su taller artesano, nos muestra el último aparejo que ha diseñado.

“A pesar de que apenas me queda tiempo, debido a la gran cantidad de trabajo que tengo todos los días, me he propuesto que no se pierda esta tradición y voy a seguir elaborando los antiguos aparejos que utilizaban los bandoleros y arrieros y para que nuestros caballos sigan luciendo las vistosas y elegantes monturas románticas de aquellos tiempos”, relata el rondeño Juan Antonio Pinteño, posiblemente el último talabartero en activo que queda en toda Andalucía.

Y es que de un tiempo a esta parte, y coincidiendo con el auge que ha tenido el evento histórico, cultural y turístico Ronda Romántica, Pinteño ha retomado la tradición que le enseñó su padre y elabora tres de estos antiguos aparejos al año. “No me da tiempo para más, ya que cada uno de ellos necesita entre un mes y medio y tres meses de trabajo, debido a que se realizan de forma totalmente artesanal”.

Cada uno de estos aparejos románticos, compactos y multicolores, están formados por un buen número de piezas. Lo primero es que en lugar de usar la habitual silla de cuero, este elemento se sustituye por una albarda de paja, sobre la que se coloca posteriormente el mandil o sobreenjalma. A todo ello hay que sumar el pecho-pleital delantero, el ataharre trasero y todo ello sujeto con un cincho.

Imagen de un caballo vestido con todos los tradicionales y vistosos aparejos.
Imagen de un caballo vestido con todos los tradicionales y vistosos aparejos.

En lugar del cabezal, se coloca una jáquima, que tiene la misma forma, pero que está hecha con lona y cincheta y decorada con flecos de algodón.

Estas monturas tan singulares se utilizan para eventos importantes, como pueden ser romerías, ferias o últimamente Ronda Romántica, por lo que los pedidos que está recibiendo Pinteño son numerosos, aunque no puede atenderlos todos.

“Como decía anteriormente, debido a lo laborioso que es hacer un conjunto, únicamente puedo atender tres encargos al año”, insistió Pinteño, quien explicó que para hacer un aparejo de bandolero normal, que tiene un precio de venta aproximado de 1.000 euros, tarda un mes y medio. Si se trata de un aparejo decorado y bordado, su tiempo de elaboración es de tres meses y tiene su coste es de 1.500 euros.

Talabartería: taller de artesanía donde se fabrican y reparan guarniciones para caballerías. De esta forma define el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española este antiguo oficio, que data de los siglos de la ocupación árabe y está a punto de desaparecer como consecuencia de la mecanización de las tareas agrícolas, que ha supuesto que cada vez queden menos caballos, mulos y burros en el campo para realizar este tipo de trabajo.

Juan Pinteño es el último talabartero de la Serranía de Ronda ya que, aunque hace pocos años era habitual que en cada pueblo existiese uno, “todos se han ido jubilando y me he quedado solo, puesto que nadie se ha interesado por aprender este trabajo artesanal”, explicó.

Actualmente tiene un taller en la calle Jerez, en el centro de Ronda y recibe pedidos de diferentes puntos de Andalucía. Pinteño utiliza todo tipo de cueros y lonas. Con su aguja de grandes dimensiones confecciona los aparejos necesarios para los équidos que aún se siguen utilizando en labores agrícolas, como los albardones, enjalmas, ataharres, cinchas y jáquimas.

Este artesano es consciente de que con él finalizará la historia de los talabarteros de la Serranía, que en más de una ocasión tuvieron que remendar los aparejos de los bandoleros que poblaban la comarca tras haber mantenido una refriega con ´Los Migueletes´.

Incluso, comentaba con cierta nostalgia, cómo aprendió a dar las primeras puntadas sentado junto a la mesa de trabajo de su padre, por lo que ahora teme que con el paso de los años esta tradición artesana se pueda perder.

 

 


Un comentario en “Los caballos más románticos se visten en Ronda

  1. Noelia

    He tenido la gran suerte de conocer Ronda, sus tradiciones y su gente, y todo tiene un encanto sobrenatural, orgullosa Juan de ver como tu esfuerzo cada día se ve reflejado, grande como persona y profesional, un artículo precioso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*