Ronda

La nueva biblioteca no tiene deficiencias estructurales

El delegado de Obras, Francisco Márquez, matiza sus palabras y asegura que se refería a “deficiencias visuales”. Una rectificación que los arquitectos consideran “insuficiente”

El delegado de Obras y Urbanismo del Ayuntamiento de Ronda, Francisco Márquez, matizó la semana pasada sus declaraciones de la pasada semana en las que afirmó que la nueva biblioteca tenía deficiencias estructurales, lo que provocó una petición de rectificación por parte del estudio de arquitectos que había dirigido el proyecto y una advertencia de tomar otras medidas si aquellas manifestaciones no se aclaraban.

Márquez, aseguró que en sus declaraciones se había limitado a enumerar “deficiencias visuales” que pudieron apreciar durante un recorrido por las instalaciones, aunque “en ningún caso hacía referencia a los técnicos municipales y al estudio redactor del proyecto”, al tiempo que afirmó que “se ajustan al pliego de condiciones”. Además, quiso dejar claro que “la biblioteca no tiene problemas en su estructura y es perfectamente utilizable”, al tiempo que reconocía que dicha obra cumple con el pliego de condiciones que en su momento sacaron adelante el gobierno que formaban PP y PA.

El Gobierno local defendió el control realizado por los profesionales encargados de supervisar el proceso de construcción y recepción de las instalaciones conforme a lo establecido en el proyecto ganador del concurso. Y es que fuentes municipales aseguraron que las palabras del nuevo delegado habían creador malestar también en el seno del departamento que ahora dirige.

No obstante, a pesar de la rectificación de sus primeras declaraciones, Márquez insistió en calificar este proyecto como “un desastre” del anterior gobierno del PP, al considerar que la nueva biblioteca no responden a las necesidades de la ciudad y “es una muestra de una gestión que lo único que buscaba era conseguir rentabilidad política”. Por otra parte, ha recordado que se mantiene abierto por parte de la Diputación Provincial de Málaga un expediente de reintegro de los 900.000 euros aportados por la institución supramunicipal, debido a que “no se han cumplido los plazos marcados a la hora de conceder la subvención”, indicó el edil. Eso sí, desde el Consistorio se han presentado alegaciones para tratar de evitar la devolución de esta ayuda.

En cuanto a las deficiencias encontradas, Márquez explicó que se va a trabajar con los técnicos para tratar de instalar una barrera de insonorización que permita ampliar la zona de lectura y estudio o el reparto de las estanterías para los libros. Además, se va a solicitar a la empresa constructora el arreglo de algunas deficiencias que se considera que se encuentran dentro del período de garantía, como la rotura de alguna de las cristaleras o la existencia de goteras junto a la escalera de acceso a la segunda planta.

Los arquitectos consideran insuficiente la rectificación

El estudio MMiT valora “positivamente el intento de rectificación de las graves declaraciones y no considerándolas suficientes desea aclarar:
Que el nuevo edificio de la Biblioteca Adolfo Suárez no tiene ningún problema estructural, por lo que se solicita la retirada de la pagina web del Ayuntamiento de la información inicial.

La particularidad estructural del edificio se resuelve mediante un sistema de costillas que imprime un fuerte carácter al edificio y que estamos seguros se integra perfectamente en la sociedad rondeña. El edificio se ha ejecutado con materiales constructivos de elevada calidad y nada tiene que ver con actuaciones colindantes. Además, han explicado que la biblioteca es la primera fase del conjunto compuesto por la propia biblioteca, la estación de autobuses y la plaza central. El edificio recién construido es parte de un conjunto y en el desarrollo de las siguientes fases se prevén dotaciones como cafetería y áreas de almacén que complementan al edificio de la biblioteca, dotándola a la vez de acceso desde los institutos.

El proyecto no contemplaba mobiliario alguno, únicamente las indicaciones de diseño y la posible ordenación del mismo. Se ha comentado que los puestos de lectura han pasado de 165 a 85. La nueva biblioteca se proyectó con 40 puestos de informática, 84 puestos de lectura ampliables a 100, 40 plazas en hemeroteca, 40 plazas para trabajos en grupos, 20 plazas en la ludoteca, 40 plazas en la zona polivalente, 6 trabajadores, en total 270 personas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*