Opinión

Política gastronómica -con rima- (Rafael Muñoz)

Ahora nos quieren vender
gobierno a la valenciana.
Sin pensar que en toda España
las regiones son hermanas.

Creo que ya confundimos
lo que es autonomía,
con algo más suculento:
temas de gastronomía.

Porque luego nos darán
si a ellos les da la gana,
nos guste o no nos guste,
“una crema … catalana”.
Pero sigamos ya puestos:
que tenemos bacalao,
hecho a la vizcaína
como saben en Bilbao.

Un buen pulpo a la gallega,
una fabada asturiana,
un cocido montañés
y una sopa castellana.

Tampoco nos olvidemos:
Exquisito es desde luego
en toda la otra Castilla,
con fama, el pisto manchego.

De Aragón recomendamos,
por más de que luego sobre:
un buen trozo de ternasco,
con patatas a lo pobre.

Y pimiento de piquillo,
de Navarra, se me antoja.
Regándose todo ello
con el vino de Rioja.

También otro plato fuerte,
con garbanzos, tocinito,
su carne y sus embutidos:
de Madrid, su cocidito.

Pasamos a Extremadura.
Y así, de una parte a otra …
nos quedamos sin dudarlo,
con el jamón de bellota.

Ya llegamos a lo nuestro.
Como fuente de salud,
abundante en vitaminas:
el buen gazpacho andaluz.

Ceutíes y melillenses.
No me olvido de ningunos.
En los dos sitios se comen,
muy buenos pinchos morunos.

Ahora tenemos los postres:
de Murcia, frutas variadas,
el plátano de Canarias,
y de Mallorca, ensaimadas.

¿Demasiada variedad?
Pues con pocos ingredientes …
una tortilla española,
le gusta a toda la gente.

No hay más que tener patatas,
meternos en la cocina,
aceite de oliva virgen
y dos huevos … de gallina.

Si no, muy pronto nos vemos
tomando vodka en Moscú
o en el norte de Marruecos,
con un plato de cuscús.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

dos × 1 =