Ronda

Ronda, una tumba para los grandes proyectos de inversión

Cientos de millones de euros en inversión y miles de empleos han terminado en su enorme mayoría en sonoros fracasos tras chocar contra la política, ecologistas y la burocracia

La posibilidad real de que el proyecto de construcción de una almazara-museo, ideada por el prestigioso diseñador Philippe Starck, termine en un rotundo fiasco, no sería más que el último ejemplo de las varias de decenas de proyectos que han llegado a la ciudad, han sido anunciados, en algunos casos llegando a iniciar sus obras, y que han terminado sin poder realizarse tras años de tramitación y de negociaciones con los inversores.

Dos de los más lejanos en el tiempo fueron, el frustrado intento de instalar en la ciudad un teleférico sobre el Tajo y la fábrica de coches Santana, que tras fracasar las negociaciones terminó por instalarse en la ciudad jienense de Linares. Ya en plena etapa democrática, la suerte con las grandes inversiones no iba a cambiar. La intención de construir un aeródromo en las inmediaciones del Puente de la Ventilla, del que se llegó a iniciar el movimiento de tierras, terminó siendo paralizada tras la llegada a la Alcaldía rondeña del ya fallecido, Julián de Zulueta.

Empezaba en aquel momento una casi interminable lista que tiene en la proyección de los complejos de golf de Los Merinos y La Parchite uno de los mayores fracasos en inversiones de renombre. Presentados como una de las grandes apuestas turísticas de la ciudad, con promesas de crear miles de puestos de trabajo y con inversiones previstas de cientos de millones de euros, también han acabado en fracaso.

En Merinos las obras llegaron a iniciarse, aunque una sentencia judicial vino a tumbar esta inversión millonaria, que ahora está convertida en un litigio y un quebradero de cabeza para los responsables municipales ante la posibilidad de tener que devolver los 15 millones de euros pagados al Consistorio en concepto de aprovechamientos urbanísticos.

En el caso de La Parchite las máquinas no llegaron a iniciar los trabajos y los promotores de la inversión terminaron por desistir de la misma tras años de tramitaciones. Otros de los proyectos urbanísticos que tampoco salieron adelante fueron los proyectados en la finca Carrasco o El Pantano, que también terminaron chocando contra la tramitación administrativa y la complejidad para su aprobación. Uno de los casos más sangrantes en este apartado es la urbanización proyectada en la Casa Rúa, que también fue frenado por el Consistorio y que terminó con una victoria judicial de los promotores en el Tribunal Supremo. En la actualidad la inversión está en el aire, aunque los propietarios de los terrenos han reducido el tamaño del proyecto y está mucho más enfocado a un hotel de gran lujo, aunque ahora falta la financiación necesaria para su desarrollo que se tenía en su momento.

El casco urbano rondeño también ha sido objeto de deseo para proyectos de distinta índole, aunque en la mayoría de los casos estaban vinculados al turismo. Entre ellos destacan los hoteles de 5 estrellas que se han anunciado en antiguo colegio El Castillo y la Casa del Rey Moro. Ambos quedaron en papel mojado, con importantes inversiones para la compra de inmuebles realizada por parte de los inversores o pago de alquileres. Ninguno salió adelante y hoy ambos edificios se encuentran muy deteriorados.

Tampoco salieron adelante los dos intentos de construir sendos centros de recepción de visitantes, uno de ellos en los terrenos el antiguo asilo de las monjas y otro en la ladera del propio colegio El Castillo.
En el segundo de los casos, con la participación del diestro Francisco Rivera, los promotores también terminaron por abandonar ante las continuadas dilaciones, dudas políticas y problemas de tramitación del proyecto.

Otro de los grandes proyectos del que se lleva hablando más de una década es el ya manido anuncio de la instalación en la ciudad de una gran superficie de la firma Eroski. Al igual que ocurrió con Merinos, las banderolas de la firma vasca llegaron a ondear en los alrededores del antiguo campo de fútbol hasta que el viento y la burocracia administrativa también acabó dejando esta inversión en el aire.

En la actualidad se mantiene oficialmente el interés, con solicitud de licencia de urbanización, aunque su ubicación volvió a situarse sobre los terrenos del antiguo recinto ferial, sin que hasta el momento se produzca ningún tipo de movimiento de construcción ni se conozca una posible fecha de inicio de los trabajos.

proyectos-fracasados-ronda


2 comentarios en “Ronda, una tumba para los grandes proyectos de inversión

  1. Pedro Pérez

    Muy interesante artículo. Tres culpables, decís: el choque con “la política, ecologistas y burocracia”. Puede ser, pero ¿cómo es que con la misma normativa urbanística, ambiental y administrativa, y con los mismos procedimientos más o menos burocráticos y con los mismos grupos ecologistas, otros municipios sí logran atraer y llevar a buen puerto, sus propios “grandes proyectos de inversión”. Lo que no es la misma en Ronda pues es la “política”. Los políticos locales son los responsables directos de la ausencia hoy de un PGOU moderno y visionario (el actual fue aprobado hace más de 20 años) y de actuaciones policiales y judiciales tipo “operación Acinipo”. Dos factores básicos, sugiero, en el espanto de todo inversor serio y honrado. “Acinipo” se resolverá en los tribunales. El nuevo PGOU estará en marcha en breve. Hay esperanza pues pero sólo si se hace otro tipo de política en esta ciudad.

  2. Yo mismo

    Hay algun proyecto que si se haya realizado?? A parte de rotondas y obras innecesarias?? Es curioso que todos los proyectos que se han hechado a tras sean los que posiblemente atraerian turismo y empleo a la ciudad.. porque de que depende esta ciudad si no es del turismo??

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*