Ronda

La población oficial de Ronda vuelve a los registros de 1930

Los datos de la Junta de Andalucía reflejan en estos momentos 35.676 habitantes sin descontar todavía Montecorto y Serrato

Ciudadanos pasean por Carrera Espinel, principal calle comercial y peatonal de la ciudad

Ronda, lejos de aumentar su población, ha registrado un descenso de 532 personas en su censo, según los datos hechos públicos por la oficina de estadística de la Junta de Andalucía al finalizar el pasado año 2015. No obstante, el descenso todavía podría ser bastante mayor, ya que en las cifras oficiales todavía no se computa la independencia de Serrato y Montecorto, lo que reportará otra considerable pérdida de habitantes para la capital de la Serranía de Ronda.

En la actualidad, según estos datos, la ciudad cuenta con 35.676 habitantes (sin descontar a serrateños y montecorteños), perdiendo de este modo la cifra de los 36.000 habitantes que se había logrado alcanzar. De este modo, una vez contabilizada la salida del censo rondeño de los habitantes de los que fuesen núcleos de población rondeños, la ciudad del Tajo perdería la cifra de los 35.000 habitantes.

Con estos datos, la ciudad regresa a las cifras de la década de los 90, cuando la población rondeña se movía sobre los 34.000 habitantes y los objetivos se marcaban en alcanzar los 35.000 censados, llegando a crecer hasta los 36.909 habitantes en el año 2006, que ha sido el momento más próximo a los 37.000 habitantes que se ha registrado desde el año 1.900.

De este modo, la población rondeña sigue estancada con el paso del tiempo, y es que en 1930 el Instituto Nacional de Estadística otorgaba una población de 33.161 habitantes, lo que supone que casi 90 años después la población sigue siendo prácticamente la misma que entonces, con una escaso crecimiento de unos 2.000 habitantes.

Evolución de la población en Ronda (número de habitantes) desde el 1900
Evolución de la población en Ronda (número de habitantes) desde el 1900

Precisamente, sobre este asunto era preguntada la alcaldesa de la ciudad, María de la Paz Fernández, en la entrevista que pueden encontrar en las páginas de este periódico, vinculando este hecho a la falta de mejoras en las comunicaciones de la zona, por lo que pedía a la Junta de Andalucía una apuesta por Ronda en este aspecto.

Los datos oficiales dejan a Ronda cada vez más lejos de las grandes ciudades de la provincia, habiendo sida rebasada ya por municipios como Alhaurín de la Torre, que alcanza 38.523 habitantes. Lejos siguen también Antequera, la otra gran ciudad del interior de la provincia, que se mantiene por encima de los 41.000 habitantes.

Mientras tanto, ciudades como Rincón de la Victoria, Fuengirola, Vélez Málaga, Torremolinos o Estepona, con las que se tienda a equipar en renombre a la ciudad del Tajo, está a miles de habitantes de distancia. En el mejor de los casos, Rincón de la Victoria, supera ya los 43.000 habitantes. En el resto de los casos todas se encuentran ya por encima de los 65.000 habitantes y en algunos casos, como Mijas, roza los 80.000 censados con 79.483 habitantes.

En cuanto a los datos de la comarca, las poblaciones se mantienen en pequeños tamaños y con variaciones muy pequeñas, con la excepción de Atajate, que registró un sorprendente crecimiento del 15,82% en su población, lo que supone incorporar 25 nuevos censados a un municipio que cuenta con poco más de 100 residentes. En concreto, con estas incorporaciones, 158 personas censadas en sus viviendas. En cuanto a importancia poblacional dentro de la comarca, Arriate con 4.157 vecinos y Cortes de la Frontera con 3.304, siguen siendo las dos poblaciones más importantes si excluimos a Ronda.


Un comentario en “La población oficial de Ronda vuelve a los registros de 1930

  1. tractorista enmascarado

    Mientras que España casi ha triplicado su población en el último siglo, Ronda se ha quedado igual. Estancada en el pasado, con mentalidad más propia de la Edad Media que de la Contemporánea que vive el resto del planeta. Y seguirá igual, o peor, mientras no cambie eso que la caracteriza: su soberbia (orgullo rondeño lo llaman) y su ignorancia (y como escribió el poeta, nada más insoportable que un ignorante soberbio), valorando sólo lo que brilla y lo que truena, preocupándose sólo por el aparentar y desdeñando a su paso el ser.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*