Opinión

Salvar al soldado Sánchez (José Juan Morales)

Rajoy no es tonto. Lo parece con frecuencia, no lo negaremos, pero sabe que la única forma que tiene de formar Gobierno es tener al PSOE enfrente. Su mayor aliado se llama Pedro Sánchez.

El único posible socio para la investidura de Rajoy es Ciudadanos. El PP parece que será la fuerza más votada, tal y como indican las últimas encuestas. El ajo está en ver quién es segundo. Porque de ser segundo a tercero hay una diferencia: o se es alternativa o se es llave.

Es decir, que si Ciudadanos es segunda fuerza política, el PP se queda sin llave. Rivera estaría en una posición de ventaja a la hora de negociar y podría decir a los otros: “O me hacéis presidente, o le daréis la llave a Rajoy”.
Por lo tanto, ante el descalabro socialista, el PP propone la operación “Salvar al soldado Sánchez” y convertir al naranjito insurrecto en una buena muleta. La política crea extraños compañeros de cama y en estas elecciones con tantos actores sobre el tablero, hemos visto todo tipo de combinaciones y alianzas en los enfrentamientos dialécticos.

“Al final parece que los viejos se juntan entre ellos y los nuevos hacen lo propio, Podemos parece situarse como el mejor aliado de Rivera para ser segunda fuerza”

Al final, parece que los viejos se juntan entre ellos, mientras que los nuevos hacen lo propio. Podemos parece situarse como el mejor aliado de Rivera en el intento de este por ser segunda fuerza. El problema para el catalán es que Pablo Iglesias parece haber recuperado la frescura de los primeros tiempos de la formación morada y está decidido a conseguir la remontada. Entre tanta igualdad si uno cede más de la cuenta se lo comen. Así que en esa sangría de votos que algunos vaticinan que pudieran ir del PSOE a Podemos, lo que a priori podría ser una ventaja para Ciudadanos se puede convertir en un rival que, como dice la rumba “no estaba muerto, que estaba de parranda”.

Todos están jugando sus cartas y todos están haciendo una digna campaña. Salvo Sánchez, que siguiendo el dictamen de su acreedora Susana Díaz, está gastando sus esfuerzos en gritar en sus trasnochados mítines en los que ya aparece hasta Felipe González. Pero él cuenta con Mariano, el salvador del bipartidismo perdido.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*