Opinión

Los “machitos alfa” de la política (Victoria Sendón)

Ser macho “alfa” de una manada no supone ningún insulto. Se refiere simplemente al de más alto rango, respetado y obedecido por todos, el primero en comer o en acceder a las hembras. Se trata del mundo animal y cada especie tiene su comportamiento. Aplicado a la nuestra tal vez pueda parecer un insulto, porque ya no somos solamente machos y hembras, sino hombres y mujeres, sin embargo, me van a permitir la licencia porque supone una buena metáfora. También existe la ‘hembra alfa’, que en el periodismo norteamericano se ha empleado para referirse a las mujeres profesionales que han ascendido a los más altos escalafones sin que por ello olviden cuidar de su familia y mantener su atractivo físico, como a toda hembra de nuestra especie se le exige.

Me llama la atención que en los actuales puestos de salida de los principales partidos en liza de cara a las generales se encuentren políticos con un parecido perfil: Garzón, Iglesias, Rivera y Sánchez. Son todos varones jóvenes, atractivos, preparados, de verbo fácil y con una clara aspiración al poder, a ejercer un liderazgo indiscutible. Y cuando digo indiscutible me refiero a que no se lo van a disputar con nadie de su tribu por mucho que hablen de primarias y simulacros similares. Son los “machitos alfa” de la actual política. Sin embargo, es curioso, todos envidian el liderazgo y los resultados electorales que han conseguido en las municipales dos mujeres: Ana Colau y Manuela Carmena. Dos mujeres que se encuentran en los dos primeros puestos en el ranking en cuanto a la apreciación de la ciudadanía. Sí, son las más valoradas y las más queridas. Es más, creo que en una época tan crítica y llena de sufrimientos para mucha gente, nuestro insconsciente reclama una madre. Es como ve Hans Magnus Enzensberger, en una entrevista reciente, a Angela Merkel, quien tiene una mayor credibilidad respecto a otros líderes porque “ejerce como si fuera la mamá de todos los alemanes”. Y no es que seamos una pandilla de criaturas necesitadas de protección materna, pero sí de alguien que transmita amor, compasión, ternura y preocupación por nuestros sufrimientos, y no esa especie de frío contable que parece el Presidente actual. En momentos tan convulsos no puedo por menos que evocar las palabras de la poeta judío-alemana Else Lasker-Schüller en los albores de la Segunda Guerra: “Abracémonos. El mundo está herido de una pena que nos hará morir”.

Ciertas ausencias no se resuelven con listas cremallera ni esas abstracciones, sino con personas de carne y hueso que estos jóvenes cachorros con aspiraciones de “macho alfa” no representan. No transmiten ninguna sensación de protección, de empatía, de sutileza o intuición radical. Y eso, hoy, es lo que necesita la política. Personas que no busquen por encima de todo su liderazgo, sino nuestra sencilla felicidad humana.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*