Opinión

Poca responsabilidad (Editorial)

Esta semana nos encontramos con la desagradable sorpresa de que la temida avispilla del castaño está atacando uno de los bosques más admirados y rentables de la Serranía de Ronda, el castañar del Valle del Genal.

Una noticia que fue seguida de más acciones incomprensibles, como que el Ministerio de Agricultura solo autorice una suelta experimental del parásito que combate de forma biológica esta plaga, ya que se ha presentado como la medida más efectiva para luchar contra la misma.

Sorprende la decisión tomada por el Ministerio, ya que sí se autorizó una suelta experimental, algo que no logra entenderse, ya que dicha suelta supone de hecho el introducir este ejemplar en el medio. Además, en las zonas vecinas de Ojén sí que está autorizada su introducción.

Cuesta entender la decisión tomada, que hace imposible que este año se produzca una suelta generalizada de dicho parásito, por lo que únicamente les quedará a los productores el cortar castaños y quemarlos como medida de lucha para combatir la plaga. Unas medidas que la Junta de Andalucía tomó en los montes públicos de Juanar y que parece que han sido muy poco efectivas.

Además, tampoco parece que hayan funcionado las medidas de control establecidas por el Gobierno andaluz para saber si la avispilla del castaño llegaba al Valle del Genal. Hasta ahora solo se habían capturado unos pocos ejemplares en las trampas, aunque la realidad es que la temida plaga había logrado extenderse por buena parte de los castañares. De hecho, los productores la han localizado en zonas de Pujerra, Igualeja, Parauta y Cartajima.


Un comentario en “Poca responsabilidad (Editorial)

  1. jesús

    Que se dejen de poner tantas trabas y autoricen de una vez la suelta del depredador de la avispilla, el Torymus Sinensis, ya que es lo único que ha demostrado eficacia frente a ésta.
    Ademas si la avispilla ya está en el Valle, porqué darle ventaja contra su depredador, porque al haberlo soltado en Ojen, está claro que con el paso del tiempo, el Torymus Sinensis llegará al Valle, al igual que lo ha hecho la avispilla.
    O sea que el no efectuar la suelta, no va a suponer que nos libremos del impacto que pudiese tener en el medio natural, ya que lo que tenga que suceder, sucederá.
    Así que para qué darle ventaja al que ya sabemos que es dañino y que va a causar la ruina economica y medioambiental de todo nuestro Valle.
    Dejemos que el que va a ayudarnos a combatir a esa funesta plaga, nos ayude y autoricen la suelta para que puedan luchar en igualdad de condiciones, y no tengamos prisionero por más tiempo al bueno de esta pelicula de terror mientras el malvado campa a sus anchas.
    Por favor politicos, dejense de sandeces y acudan con urgencia al grito unánime de socorro que está emitiendo nuestro querido Valle.
    Si no se actúa ahora, mañana tal vez sea tarde.

    DENLE UNA OPORTUNNIDAD AHORA QUE ESTAMOS A TIEMPO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

dos × 5 =