Opinión

Antonio Romero (Nacho Garay)

Tengo que reconocer que Antonio Romero, con el que ideológicamente coincido casi lo justo, es una de mis debilidades políticas y una de las personas que han dado ejemplo de comportamiento en su vida pública, comportamiento que el veterano dirigente comunista ha trasladado también a su lucha personal, donde mantiene con una entereza admirable su lucha contra la enfermedad del Parkinson, que viene sufriendo desde hace unos años.

Romero es un ejemplo de esos políticos de la transición que antepusieron todo, hasta sus ideales en alguna ocasión, por buscar la convivencia pacífica entre todos los españoles y buscar un camino que nos llevaría a la aprobación de una Constitución que ahora se pone en duda desde su formación política y que el propio Romero quiere cambiar en su artículo tercero que reconoce como fórmula de gobierno del estado la Monarquía Parlamentaria.

En todo caso, Antonio Romero hace esa propuesta de frente, con la nobleza que le ha caracterizado a lo largo de toda su trayectoria y con unos razonamientos que desde luego pueden ser discutibles, pero que no son cuestionables en cuanto a la claridad de la exposición de los mismos.

En estos tiempos de mucho político “progre”, que cobra rigurosamente su sueldo mientras crítica que los de otros partidos hagan lo mismo, la figura de Antonio Romero dignifica a la clase política y nos hace concebir esperanzas a los que todavía creemos que la honradez y la política son cosas absolutamente compatibles.


Un comentario en “Antonio Romero (Nacho Garay)

  1. Juan A. Carrasco Garcia

    Me ha satisfecho mucho el comentario de Nacho Garay sobre Antonio Romero. Menos mal que hay todavia periodistas que no meten en el mismo cajón a todos los politicos, sean de unas ideas o de otras. Enhorabuena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

diez + uno =