Entrevistas

Antonio Romero, político y escritor: «La comarca de Ronda perdió el siglo XX y no puede perder el XXI»

Antonio Romero posaba así de sonriente minutos antes de la entrevista con La Voz de Ronda.

Coincidiendo con la precampaña para las elecciones europeas, el histórico político de Izquierda Unida Antonio Romero visitó Ronda, donde presentó su último libro, ‘La alegría que viene’. Nos recibe con la simpatía recíproca que nos tenemos hace muchos años y demuestra que sigue siendo un luchador, al hacer frente a la enfermedad de Parkinson que le diagnosticaron hace unos años.

¿Cómo presenta este libro, como político y escritor o como escritor y político?
Como político y escritor, porque político fui antes que escritor. Así que ese es el orden, sin duda.

Pero la política no ha muerto para usted todavía.
No, yo soy político de siempre. Nací dedicándome ya a la política. Decía Giorgio Napolitano, refiriéndose a Berlinguer, que desde muy joven se afilió a la dirección del partido. Y en mi caso está claro que ha ocurrido algo parecido. Yo tengo una biografía que ya prácticamente se encuentra en las últimas décadas de mi vida política y mi vida biológica, y estoy escribiendo mucho ahora. Este es mi libro número siete, y ahora tengo también otros dos libros nuevos y una novela. Me gustaría publicar al menos catorce o quince libros, para dejar un testimonio de mi opinión sobre algunos temas de actualidad y otras cosas desde un punto de vista también literario.

En ‘La alegría que viene’ habla de un nuevo proceso constituyente en España. ¿Cree necesario ese proceso?
Sí, porque el modelo del año 1978, que se saldó con la actual Constitución, está agotado. España ha llegado ya a una situación en la que no tiene arreglo con enmiendas parciales. Necesita una enmienda de totalidad, una nueva arquitectura política e institucional, un nuevo modelo de convivencia democrática. El modelo del 78 está agotado, se ha ido cangrenando, porque es un modelo de monarquía bipartidista y corrupta, que es lo que tenemos hoy en día en España. Por eso creo que tenemos que ir hacia una tercera república con unos valores democráticos y una nueva institucionalidad en la que la gente tenga el poder y no ceda la soberanía hasta no construir con todos los colectivos sociales una nueva dirección política.

¿Eso no podría hacerse sin pasar de la monarquía a la república? ¿Le parece tan necesario ese requisito?
Es absolutamente necesario. Porque no se puede ser no ya de izquierdas y monárquico, sino incluso demócrata y monárquico. Un demócrata no puede entender como un estado se hereda como un cortijo. Un demócrata elige al alcalde de su pueblo y al presidente de su comunidad, así que no puede defender que la democracia se quede en las Cortes Generales y no llegue hasta la jefatura del Estado, y dejar que una familia la herede. ¿Cómo puede nacer un niño o una niña con la escritura de jefe de estado debajo del brazo? Eso es intolerable. En el mundo hay 200 estados con asiento propio en la

“Es necesario un nuevo proceso constituyente, no se puede ser demócrata y monárquico”

ONU, y sólo 19 son monarquías. Las grandes potencias del mundo son fundamentalmente repúblicas. Y luego la república podrá tener un gobierno de izquierdas o de derechas, lo que diga el pueblo. A mí me consta que un sector muy importante de la derecha española e incluso de diputados se sentiría más cómodo en una república. Lo sé porque me lo han confesado a mí. Ellos estaban más de acuerdo con la Francia de Sarkozy, por ejemplo, que con la monarquía que tenemos actualmente en España. Hay un amigo mío que dice que solo falta un elefante más para tener la tercera república, y estoy de acuerdo.

La política hoy en día está muy mal vista por gran parte de los ciudadanos. ¿Cómo vive usted esa situación?
Hombre, la situación ha degenerado en una fractura de los ciudadanos hacia la política, y creo que llevan razón al distanciarse de esta clase política y estas instituciones, que no le dan una respuesta a sus problemas ¿Cómo es posible que haya en España miles de viviendas vacías y a la vez miles de familias sin vivienda? Eso es una prevariación jurídica, ética y moral. No se puede gobernar así. No se puede tener seis millones de parados, ni dar dinero público a la banca y que la banca se alce con el santo y la limosna. El Banco Central Europeo, cuyo presidente tiene un sueldo de casi 400.000 euros anuales, pide austeridad y recortes en sanidad y derechos sociales y al mismo tiempo presta dinero a los bancos privados al 1% con tres años de carencia. Y luego estos bancos se los prestan a los ayuntamientos y las empresas públicas al 6% o al 7%. Eso es un robo, un saqueo, y por eso la gente está indignada. Y lo mismo pasa con los casos de corrupción. La gente ha acuñado una frase sensacional, esa de ‘Lo llaman democracia y no lo es’. ¿Cómo puede estar Blesa comprando en Londres y el juez que lo encarceló en el banquillo?

Pero todos los políticos están mal vistos, no solo unos pocos.
Sí, porque la gente generaliza. Y es necesario que la gente vaya viendo que la justicia no es igual para todos. Lo podemos ver en el caso de Urdangarín, en el que no han imputado a la Infanta. Y los banqueros se llevan todo el dinero y se van de rositas. Pero Cañamero y Gordillo ocupan una finca abandonada y los condenan a ocho meses de cárcel. ¿Dónde está la justicia? El aparato de la justicia no responde, y estamos viendo cada día situaciones realmente graves, con familias incluso con desnutrición. La gente se escandaliza cuando ve un contendor ardiendo pero no cuando ve a una

“El 25-M será el día de la gran poda, la gente tiene las tijeras y debe recortar a los recortadores”

familia buscando en un contenedor, que es lo que de verdad debe escandalizarnos. No hay derecho a que España tenga una deuda de 960.000 millones de euros, por la que tenemos que pagar 41.000 millones de intereses. Cada ciudadano tiene 20.000 euros de deuda pública, lo que representa el 94% del Producto Interior Bruto, y para pagar eso tenemos que apretarnos el cinturón los de siempre. Por eso la gente critica a los políticos, y lo hace con razón.

¿Hay forma de salir de ahí?
El problema es político: o gobierna la mayoría o gobiernan las elites. O gobiernan los ciudadanos o gobierna la banca. O se hace una política en defensa del interés general o para los ricos. Porque los ricos son cada vez más ricos, y están desapareciendo las capas medias de la sociedad. Decía el otro día nuestro diputado Alberto Garzón que han puesto una escalera, ha subido el 20% de la población y la han quitado, para que el resto no podamos subir. Estamos todos aquí abajo, el 80%. Somos unas sociedades muy desiguales, con un grupo de personas muy ricas y el resto muy pobres.

Ha sido usted parlamentario nacional y andaluz. ¿Le preocupa el panorama que tenemos en Andalucía?
Andalucía está en una situación muy difícil, y es necesario apretar el acelerador y aplicar el programa de gobierno pactado con el PSOE, porque hay una serie de puntos que no se han cumplido.

Si hubiera estado usted en política activa, ¿habría suscrito ese acuerdo de gobierno tal cual?
Yo lo hubiera firmado, pero tal vez hubiera puesto el acento en un cumplimiento claro del acuerdo, en una ejecución clara. Por ejemplo, en cuanto al banco público de tierras, la vivienda pública, la ley de participación ciudadana… Todos los compromisos con el PSOE se deben cumplir. Y cuando no tengamos compromisos, entonces cada uno defenderemos nuestra posición, cada mochuelo a su olivo. Porque el gobierno que hay es de dos fuerzas políticas pero que tienen un programa en común, y ese programa hay que cumplirlo.

Usted conoce muy bien la comarca de Ronda, y además es prácticamente vecino. ¿Cómo ve la situación aquí?
Esta comarca ha perdido el siglo XX, y no debe perder también el XXI. Tiene un problema serio de comunicaciones, y tenemos que dar prioridad a la llegada de la Alta Velocidad a Ronda. Es la tercera ciudad más visitada por extranjeros de Andalucía, después de Granada y Córdoba. Está en el mapa, en el GPS internacional, pero sin embargo no tenemos las carreteras y vías férreas que necesitaría. Además también tiene que especializarse en los productos típicos de la Serranía, en productos

“Pedro Romero estoqueó 7.000 toros sin una cogida, hubiera servido para parlamentario”

ecológicos, productos medicinales… Productos de calidad para que la marca Ronda sea una marca de prestigio europeo e internacional. Yo creo que eso se puede conseguir con una inversión muy seria, porque cuando se llega a Bobadilla hacia Málaga es el primer mundo y cuando se coge hacia Almargen, Arriate, Ronda, Cortes y El Colmenar es el tercero o el cuarto. Es una situación intolerable.

Centrándonos en las próximas elecciones europeas, ¿cree que los españoles valoramos lo suficiente estos comicios?
Sí, la gente cree que tienen una gran importancia, pero luego es verdad que no hay mucha participación. Europa nos pilla muy lejos. Creo que la gente las utilizará para ajustarle las cuentas a Rajoy, por ejemplo. El día 25 será el día de la gran poda. La gente tiene las tijeras y ahora es ella la que va a recortar a los recortadores. Hay que recortarles la barba a Rajoy, Rubalcaba y Cañete. Si aprovechando estas elecciones le hacemos una gran moción de censura a Rajoy las cosas cambiarán. Y creo que se la va a hacer la propia gente de derechas, porque no está de acuerdo con él. Igual que las capas medias que lo votaron ilusionadas, que han visto cómo las ha dejado tiradas. Así que es importante que le ajusten las cuentas, porque aunque no nos juguemos el Gobierno de España sí podemos dar un aviso a navegantes.

Es usted un ejemplo no solo por su larga trayectoria política, sino también por su lucha contra una enfermedad, el Parkinson, que no solo no le ha apartado de la actividad pública, sino que además ha incrementado su trabajo. ¿Cuál es el secreto?
El secreto está en encarar las dificultades y los problemas con optimismo. Cuando me diagnosticaron el Parkinson me planteé que es una enfermedad degenerativa grave, evidentemente, pero que no manifestará sus consecuencias más serias y me impedirá hacer cosas hasta dentro de 17 o 18 años. Eso significa que tengo un contrato nada precario, al contrario. Es uno muy bueno y muy largo, y lo quiero aprovechar para escribir y hacer cosas importantes.

¿Un mensaje que quiera lanzar a los rondeños?
A Ronda voy y a Ronda vengo lo mío buscando, como dice ‘La blanca y verde’ de Carlos Cano. Ronda ha aportado nada menos que los grandes símbolos del pueblo andaluz y la tauromaquia, con Pedro Romero, que estoqueó 7.000 toros y no lo cogió ninguno. Sin duda hubiera servido para parlamentario.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

cinco × 3 =