Ronda

El Ayuntamiento le declara la guerra al ruido

Ante las numerosas quejas vecinales, el Consistorio ha emitido un bando en el que se prohíben acciones como poner música en el coche “a elevada potencia y con las ventanillas bajadas”

El sector servicios fue el que más empleo generó una vez más.

Ante las numerosas quejas vecinales, el Consistorio ha emitido un bando en el que se prohíben acciones como poner música en el coche “a elevada potencia y con las ventanillas bajadas”

El Ayuntamiento de Ronda le ha declarado la guerra al ruido. Así lo demuestra el hecho de que el primer bando municipal emitido en esta legislatura tenga precisamente como objetivo “evitar la producción de ruidos que alteren la normal convivencia” entre los ciudadanos, según refleja el documento, hecho público ayer por el delegado de Medio Ambiente, Rafael Flores.

El bando es consecuencia directa de una ordenanza sobre convivencia ciudadana aprobada en el último pleno y en la que el ruido ocupa un lugar destacado. “Son muchas las quejas que recibimos por parte de vecinos, sobre todo en verano, que es cuando más vida se hace en la calle”, explicó el edil.

Entre otros puntos, el edicto refleja la prohibición de poner música “a elevada potencia y con las ventanillas bajadas” en el interior de los vehículos, disparar “toda clase de artículos pirotécnicos que puedan producir ruidos o incendios” sin la autorización correspondiente, emitir publicidad sonora también sin autorización, dejar en espacios abiertos como patios o terrazas animales que puedan perturbar la tranquilidad vecinal, o “cantar, gritar y hacer funcionar aparatos de radio, televisores e instrumentos musicales” en zonas públicas.

Flores señaló que muchas de las denuncias recibidas en época estival son producidas por barbacoas y otras celebraciones que tienen lugar en los patios de algunas urbanizaciones, por lo que pidió “que todos pongan de su parte” para evitar estos episodios. Además, el edil también hizo referencia a las terrazas de los establecimientos hosteleros, que deberán “cumplir con sus horarios y retirarse sin molestar a los vecinos”.

En cuanto a posibles sanciones, el concejal advirtió que desde el Consistorio “se cumplirá la normativa a rajatabla”, y que “si hay que multar, se multará”. El importe de estas penas oscila entre los 100 y los 150 euros, dependiendo del horario y de la gravedad de la infracción.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*