Cultura y Sociedad

Vacaciones por ‘soleá’

Turistas ingleses, irlandeses y franceses viajan a Ronda para aprender a tocar la guitarra flamenca

Juan Martín indica a uno de sus alumnos para ejecutar correctamente uno de los acordes.

Vacaciones tratando de arrancar sones de una guitarra flamenca. Eses es el plan que han elegido un grupo de 14 personas de origen inglés, irlandés y alemán, que estos días han disfrutado de un curso de guitarra flamenca en las instalaciones del hotel Reina Victoria bajo la dirección del conocido guitarrista Juan Martín, un virtuoso del toque que aprendió al lado de genios de este arte como Paco de Lucía, con el que compartió muchas noches en Madrid.

El nombre de Juan Martín despierta un gran interés fuera de nuestras fronteras, de hecho, afincado en Londres, se ha convertido en un “maestro” para los aficionados al flamenco y a la guitarra en aquellas tierras. No obstante, Martín, un enamorado del flamenco y una de sus cunas, Ronda, se decidió hace tres años a ofrecer este curioso paquete vacacional en colaboración con el hotel rondeño, que se ha convertido en una especie de peregrinación para aquellos que se sienten atraídos por este cante español y el toque de la guitarra.

Pasadas las once de la mañana, las inconfundibles notas de la guitarra española comienzan a inundar los dos salones múltiples del hotel. Previamente, saludo en inglés y afinación. “Si las guitarras no están afinadas es terrible”, dice Juan Martín, que en estos días se empeña en conseguir que sus alumnos aprendan a tocar una soleá, uno de los palos del flamenco.

Aunque en estas vacaciones tan especiales hay tiempo para el descanso, lo principal es la guitarra, teniendo una sesión intensa desde las once a las dos de la tarde y un repaso por la tarde de seis a siete. En mitad, algunas de las parejas también han decidido aprender baile en la academia de una bailaora rondeña.

Un grupo de alumnos, durante las clases.
Un grupo de alumnos, durante las clases.

Aunque la mayoría de los alumnos inscritos lo hacen como aficionados, por el simple hecho de perfeccionar su afición y seguir ahondando los conocimientos en materia de flamenco, otras optan por pasar sus vacaciones ampliando sus conocimiento como músicos y así poder entrar en un mercado en plena expansión en Inglaterra. Es el caso de Philip Quigley, un músico profesional, admirador y seguidor de Juan Marín, que define como un “lujo” poder aprender junto al que considera su maestro. Además, de este modo espera poder ampliar su rango musical al flamenco, aunque ya hace algunas actuaciones interpretando piezas básicas en los bares italianos de Londres.

No es la primera vez que Juan Martín organiza este paquete vacacional, que alcanza su tercer año, y que ha contado con una importante aceptación entre los aficionados extranjeros. Además, también tienen la oportunidad de visitar la Peña Flamenca de la ciudad y asistir a un concierto de su propio profesor.

El éxito de este peculiar paquete vacacional es un reflejo de la internacionalización del flamenco, como lo es también el hecho de que el libro escrito por Juan Martín para aprender a tocar la guitarra haya sido traducido al inglés, chino, ruso o francés, entre otros idiomas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

6 + 5 =