Ronda

Una nueva vía ferrata permite conocer el Tajo desde una perspectiva diferente

Cuenta con 80 metros de longitud y es el segundo itinerario situado en este entorno

El Tajo de Ronda ya cuenta con su segunda vía ferrata. Se trata de la bautizada como Escalerilla de la Muerte, situada en un terreno próximo a la zona del Cristo, un paraje con espectaculares vistas al Tajo de Ronda y propiedad de la Asociación por el Desarrollo de la Serranía, que dio el beneplácito para la adaptación y uso de la nueva vía.

La delegada municipal de Turismo del Ayuntamiento de Ronda, Isabel María Barriga, el presidente de la asociación senderista Pasos Largos, Rafael Flores, y Jesús Olvera, también miembro de este colectivo, dieron a conocer ayer los detalles del proyecto, que se une al que ya existía en el mismo entorno.

La adecuación de esta senda ha tenido un coste en materiales de 500 euros, sufragado por la empresa municipal de Turismo de Ronda. Las obras fueron ejecutadas por miembros de la asociación, que realizaron la equipación del espacio de forma gratuita. Para la adecuación del terreno se han aprovechado unos trabajos de sujeción de los taludes y de los cortados rocosos realizadas en el lugar por la compañía eléctrica Sevillana en los años 20 del siglo pasado, además de poner las grapas necesarias, un cable de vida y sanear el terreno, entre otras acciones que permiten que los aficionados a los deportes de aventura puedan realizar el itinerario.

Barriga destacó la importancia de aprovechar los espacios naturales del municipio y afirmó: “Ronda es mundialmente conocida por el Puente Nuevo y lo tenemos desaprovechado”. Sobre ello, subrayó los últimos proyectos llevados a cabo en la zona por la delegación que encabeza y que no tienen impacto medioambiental “ni sobre la fauna ni sobre la flora de las cornisas del Tajo”.

Con esta ya son diez las vías ferratas que están disponibles en la Serranía. Además, tal y como afirmó Jesús Olvera, “es una de las más fáciles “, por lo que será mayor el número de personas que se animen a recorrer los ochenta metros de longitud que tiene. Además, el ascenso permite a los visitantes contemplar una de las vistas más impresionantes del Tajo rondeño, prácticamente suspendidos en el aire.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*