Opinión

Vox Populi (Antonio Sánchez Martín)

La gilipollez de la semana: “Contratar a mi hija no es enchufismo porque es eventual, se irá cuando se vaya este gobierno” (Agustín Fernández / Alcalde Socialista de Ourense) Publicado el 17/6/2013 en elpais.com

Los partidos políticos se reparten otros 14 millones en subvenciones: El Ministerio del Interior ha repartido entre los partidos con representación parlamentaria las subvenciones correspondientes al primer trimestre de 2013. En total casi 14 millones de euros de los que se benefician principalmente los de mayor representación parlamentaria. Según el BOE, el PP ha recibido de las arcas públicas 6.142.028 euros para poder “funcionar” y 315.374 euros más en concepto de “seguridad”. Le sigue el PSOE, con más de cuatro millones, e Izquierda Unida, con 621.557 euros; mientras que CiU, -la formación política que pelea por una Cataluña independentista-, ha ingresado de las arcas del Estado español 614.943 euros, y UP y D se embolsa medio millón euros para sufragar sus gastos. Este dinero es sólo parte de las subvenciones que anualmente reciben los partidos políticos, junto al que reciben de otros ministerios, como el de Cultura, para fundaciones como FAES (del PP) o Ideas (PSOE). (Publicado el 4/6/2013 por elconfidencial.com)

35.000 estudiantes pierden la beca por los recortes del ministro Wert: El Ministerio de Educación “ahorrará” 110 millones de euros con los nuevos requisitos académicos que dejan sin ayudas al 12% de los becarios. El próximo curso el recorte alcanzará al 30%, elevando casi a 85.000 el número de estudiantes que perderán las ayudas, lo que supone retroceder a niveles de una década, con recortes de más de 300 millones de euros en ayudas al estudio.

La aplicación del decreto ha tenido dos claras consecuencias: Hay menos alumnos con ayudas (a pesar de que las solicitudes se han incrementado por efecto de la crisis) y la situación será peor el próximo año, cuando la nota de acceso a la Universidad pase del 5,5 actual a un 6,5, y para renovar la beca haya que aprobar el 100% de los créditos matriculados en todas las enseñanzas, salvo en estudios técnicos donde se exigirá un 85%. Estas nuevas exigencias, unidas a la menor cuantía de las ayudas, supondrán que uno de cada tres becados dejará de percibir la ayuda el próximo curso. “En dos años pasaremos de un 23% de becados en el sistema universitario a apenas un 16%, y lo más preocupante es que aún no sabemos cuántos de esos alumnos quedarán fuera de la universidad por no poder pagarse sus estudios”.

“No es justo exigir mayor esfuerzo académico sólo a los becarios. Se puede hablar de exigencias de rendimiento académico, -que ya existen-, pero siempre que sean para el conjunto de los estudiantes. Una beca es para compensar la desigualdad económica en el acceso a un derecho constitucional como es la educación; una forma de garantizar que la escasez de recursos no impidan a nadie poder estudiar. Por eso no es justo que se exija más esfuerzo sólo a quienes tienen mayores dificultades”. Publicado el 12/06/2013 en cadenaser.com

 

¿Para cuándo la sociedad del mérito? Desde hace cuarenta años en España estudiaba quién quería y no sólo quién podía, y estaba garantizado el “derecho” de todos para acceder a la formación sin que el nivel de renta familiar se lo impidiera, pero parece que el pintoresco ministro Wert pasará a la historia de la educación de nuestro país como el culpable de que muchos estudiantes con talento se queden sin plaza en una universidad española simplemente porque la crisis no permite a su familia costearle sus estudios, mientras el Estado derrocha el dinero de todos en mantener a miles de políticos. Recortar cien millones de euros en becas, mientras los partidos se reparten sesenta millones al año me parece insultante para la sociedad. Sobran más de la mitad de concejales y diputados, todos los senadores y casi todos los asesores y cargos de confianza. Un euro en educación es una inversión, mientras que un euro a los políticos se ha convertido en un derroche.

No me parece mal ligar las becas al rendimiento académico de quienes las reciben, pero no hasta el extremo de impedir que muchos jóvenes las sigan cobrando si no aprueban la totalidad del curso universitario. Sacar una carrera no es fácil y por este camino muchos estudiantes tendrán que abandonar sus estudios al perder las ayudas económicas, y las carreras serán más accesibles para esos “niños de papá” de toda la vida que pueden permitirse estudiar a paso lento y sin prisas, al menos mientras desde “casita” sigan pagando la cuenta de la facultad y mandando dinero para el alquiler del piso y la manutención, incluidas las cañas y el tabaco.

Estudiantes así suelen ser poco brillantes y las consecuencias serán dramáticas para el futuro científico y profesional de nuestro país, algo que no parece preocupar al ministro Wert, tal vez porque si hay algún mal endémico en España es el de la “recomendación”, vicio del que se nutrieron durante años las empresas y los cargos públicos de nuestra administración. Así nos va… Hace cuarenta años la recomendación de un cura o de un militar de alto rango era el mejor aval para conseguir un trabajo, y medio siglo después seguimos igual; sólo que ahora los mejores enchufes vienen del partido… como el de la hija del alcalde de Ourense. Por favor, no más niños de papá, del PP o del PSOE en nuestras instituciones y empresas públicas. Sociedad del Mérito, Ya.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

uno × tres =