Entrevistas

Daniel Castilla, parlamentario andaluz del PP: «En los ERE hay responsables políticos por acción o por omisión»

Daniel Castilla en su escaño del Parlamento de Andalucía.

Daniel Castilla ha cumplido un año como parlamentario andaluz del Partido Popular. Este abogado rondeño se muestra ilusionado con el trabajo que viene realizando en su nueva responsabilidad política que califica de “apasionante”.

Se cumple un año desde su llegada al Parlamento Andaluz. ¿Qué balance hace de su labor durante este tiempo?
A nivel personal está siendo una experiencia muy importante. Y en el plano político, es evidente que no es lo mismo estar gobernando que en la oposición, aunque el Partido Popular fue la fuerza más votada. Pero las circunstancias provocaron que estemos ejerciendo nuestro trabajo en la oposición, y me he podido centrar en Ronda y la comarca. Por eso también creo que es algo positivo, ya que hacía muchos años que no se trataban tantos temas sobre Ronda. Algún compañero venía de vez en cuando y se llevaba alguna pregunta, pero en mi caso sí estoy dedicado de forma más plena a los problemas de esta zona. Y poder defender a tu tierra en el Parlamento es algo que te enorgullece.

Pero el hecho de estar en la oposición también resta mucha capacidad para sacar propuestas adelante. ¿Busca llegar al consenso con otros partidos para conseguirlo?
Bueno, creo que soy una persona con mucha capacidad de diálogo, y prefiero solucionar las cosas así que buscar una oposición de fuerza, con la que lógicamente perderíamos porque estamos en minoría. Así que hay algunos temas que han salido para adelante aunque los hayamos propuesto nosotros, porque previamente nos hemos reunido con miembros de otros partidos y lo hemos hablado. Y también hay otros temas que son importantes, aunque no sean proposiciones de ley. Por ejemplo, hace un par de meses me llamó un concejal del PP de Algatocín,

“Creo que en el Parlamento me consideran como una persona abierta al diálogo”

y me comentó varios temas pendientes con la Junta de Andalucía. Uno de ellos era un problema que tenía una señora mayor que residía en una vivienda de la Junta de Andalucía, pero el ascensor llevaba tres años sin funcionar y no podía salir a la calle. Así que fui allí para conocer el problema de primera mano y lo trasladé al Parlamento. Y hace unos días me volvió a llamar este concejal y me dijo que por fin han ido para reparar el ascensor y tratar de arreglar el problema. Puede que sea casualidad, pero creo que en este caso no lo es. Y si con mi trabajo y con esa visita se soluciona este problema, algo habremos conseguido.

¿Le piden ayuda también los responsables políticos de otros partidos, ya que es usted el único parlamentario de la comarca?
La verdad es que no. Al menos, concejales y alcaldes del Partido Socialista, seguramente porque no les interesa que se saquen las vergüenzas de la Junta de Andalucía en sus pueblos. Pero es cierto que yo me he ofrecido en algunos Ayuntamientos donde gobierna algún partido independiente, por ejemplo, porque lo que tenemos que hacer es aunar fuerzas. Aquí no se trata de hundir o machacar al que está gobernando, por muy mal que lo esté haciendo. Eso puede tener sus momentos políticos, y a veces se puede manifestar de forma algo más agresiva, pero lo normal es intentar solucionar los problemas por las vías establecidas y de forma educada. Y volviendo a la pregunta, es verdad que me he ofrecido a algunos miembros del PSOE a un nivel más privado, porque al fin y al cabo todos nos conocemos personalmente, pero nunca he llevado ningún tema que me hayan planteado ellos.

¿Cómo es la relación entre los miembros de los diferentes partidos? ¿Se vive siempre con la crispación que se aparenta?
Ante todo prima la educación, y con algún parlamentario de la provincia sí puedes tener más relación e incluso tomarte un café con él. Así que no es que seamos amigos, pero tampoco enemigos. Al final estamos en el Parlamento para defender diferentes ideas y todo debe quedar bajo el paraguas del saber estar. Al menos esa es mi forma de ser, tanto en mi vida personal como en mi vida profesional y política.

En estos momentos la figura del político se encuentra en entredicho para gran parte de la sociedad, e incluso hay quien dice que sobran tanto políticos como instituciones. ¿Cómo explicaría brevemente cuál es su trabajo en el Parlamento?
Hay que partir del sistema básico democrático, porque los que estamos aquí somos al fin y al cabo los representantes de los ciudadanos, que libremente nos han votado. Y luego el trabajo es muy diferente si estás en la oposición o si estás gobernando. Nuestra labor en la oposición es fiscalizar las actuaciones de la Junta, mostrar lo que creemos que se está haciendo mal y también aportar propuestas. No se trata de criticar por criticar. A mí

“El dinero de los ERE, no sé si se lo han llevado solo cuatro golfos o  más de cuatro y no tan golfos”

mismo me han aceptado algunas de las propuestas que he hecho en este tiempo. Es que sin oposición no habría democracia, porque sería imposible controlar la gestión del gobierno. Los mecanismos que tenemos nos pueden gustar más o menos, pero son los que hay ahora mismo. ¿Que hay que cambiar cosas en el sistema? Probablemente, y desde el Partido Popular ya se están tomando medidas, como la reducción de cargos de confianza en el Ayuntamiento de Ronda y en Diputación.

¿Cómo se vive en el Parlamento el asunto de los ERE?
Bueno, nosotros estamos poniendo constantemente sobre la mesa el tema como el de los ERE o Invercaria. Lo más grave es que en el caso de los ERE se ha jugado con el dinero que había para programas de empleo, y uno se pregunta cómo es posible que el Gobierno socialista no haya sido capaz de controlar esa cantidad de dinero tan grande. Andalucía es la comunidad con más tasa de desempleo, y todo eso es fruto de esas políticas del PSOE. No sé si el dinero se lo han quedado solo cuatro golfos o más de cuatro y no tan golfos, aunque en el fondo lo fueran. Eso habrá que dilucidarlo por la vía judicial, pero hay que poner las cifras sobre la mesa cada día.

¿Cree que al final se sabrá toda la verdad?
Yo quiero creer que sí. Creo en la justicia y como profesional del Derecho sé como funciona, y las fases de instrucción en casos como este son muy lentas. Y muchas veces es mejor ir despacio en una investigación pero ir seguro, que ir más rápido por la presión de la sociedad y no atar todos los cabos.

¿Entonces no está de acuerdo con el dicho de “justicia lenta no es justicia”?
En este caso es que la investigación es muy extensa. Al principio la idea iba por descubrir quiénes eran los intrusos, aquellos que cobraban sin haber trabajado en una empresa. Pero ahora la cosa está avanzando hacia investigar dónde está el dinero que falta y que no llegó ni a esos intrusos ni a los trabajadores que sí debían recibirlo de forma lícita, y parece que ya se sabe con nombre y apellidos quién se quedó con ese dinero. Son cantidades desorbitantes para tan pocas personas, y eso no podía quedarse solo en el secretario de una consejería. Seguramente eran conscientes de ello cargos más altos.

Ustedes apuntan a Griñán, que entonces era consejero de Economía, y a Chaves, el anterior presidente.
Claro, porque tan malo es actuar por acción como por omisión, y el presidente es el máximo responsable de todo lo que se hace en la Junta. Lógicamente no va a responder de cualquier falta que haya cometido algún funcionario, pero aquí estamos hablando de cantidades muy grandes. Y además hay documentos en los que la interventora decía que existía ese problema.

¿Va a emprender alguna acción para tratar de solucionar algunos de los problemas de Ronda, como el desempleo o la falta de comunicaciones?
Estamos en ello. Yo estoy en la Comisión de Empleo y junto con mis compañeros siempre criticamos la falta de recursos para la creación de empleo. No solo es que no se incluyen en los presupuestos, sino que además los presupuestos no se cumplen luego. Y en el caso de Ronda las comunicaciones nos podrían ayudar mucho a desarrollarnos económicamente, así que yo siempre insisto mucho en ese tema y seguiré insistiendo. De hecho muchos parlamentarios del PSOE me conocen como el Pepito Grillo de Ronda (risas). Ellos saben que Ronda existe y que hay una persona que está insistiendo en todo lo que le afecta. Yo siempre digo que si es cierto eso de que todos los andaluces somos iguales hay que hacer un esfuerzo en las zonas más deprimidas para equipararlas con el

“A Ronda se le ha venido engañando con muchas promesas de proyectos fantasmas”

resto del territorio. Ya no pido que el Hospital de Ronda tenga los mismos medios ni la misma capacidad que los de Málaga, pero al menos que podamos llegar allí cuanto antes. Ronda es la ciudad más lejana de una autovía de todas las que tienen entre 30.000 y 50.000 habitantes. Y ahora llega un  informe de la Junta y dice que es inviable la autovía a la Costa, después de tantos años en los que el PSOE nos ha estado engañando con promesas. Pero es que no hace falta ser un técnico para saber que eso no era viable, que solo era una mentira más, aunque eso no significa que no se inviertan recursos en construir otras vías, o en mejorar las que ya existen, como la de Campillos, que fue inaugurada hace cuatro o cinco años y se ha hundido ya varias veces. Así que es verdad que las comunicaciones son horribles, y que la carretera está totalmente levantada en muchos puntos de la comarca. Y eso perjudica tanto al turismo como a los empresarios, que lo normal es que opten por ubicarse en otro lugar. Ronda es una de las comarcas más perjudicadas de Andalucía y tenemos que luchar por cambiar esta situación.

¿Por qué se dan respuestas tan vagas cuando se pregunta por temas como el nuevo hospital, la variante de Arriate o las rotondas de acceso y no se da una fecha de ejecución?
Pues por política. Por ejemplo, dos días antes de las elecciones autonómicas de hace un año vino al hospital la consejera de Sanidad y nos prometió que se iba a terminar en breve, y poco después de las elecciones nos dijeron que no, que las obras se ralentizaban. Y no es casualidad, ella ya sabía que no se iba a terminar en su plazo, y solo fue un nuevo engaño. Por eso yo le pido al PSOE que nos unamos todos por el bien de Ronda. Y esa unión tiene que partir de los miembros del PSOE de Ronda, que tienen que demandar respuestas a sus compañeros en la Junta. Y también IU, porque también es responsable de esta situación, y de hecho ellos llevan la Consejería de Fomento. No podemos volver la cabeza en unos temas y en otros estar demasiado pendientes, hay que dar la cara por los problemas verdaderamente importantes para Ronda: hospital, comunicaciones y empleo. Nos han venido engañando con muchos proyectos fantasmas y ya no saben qué van a inventar para seguir engañándonos en los próximos años.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*