Ronda

El albergue juvenil sigue sin poder abrir debido a sus deficiencias de construcción

Las instalaciones no cumplen las medidas contra incendios en la división de plantas

Hace casi un año que una empresa rondeña trata de abrir las instalaciones sin conseguirlo

Los edificios públicos construidos en los últimos años en la ciudad de Ronda se han convertido en un quebradero de cabeza para los responsables municipales y para los propietarios de las empresas adjudicatarias de la explotación de los mismos.

El último de ellos en hacerlo es la edificación que se convertirá en el primer albergue juvenil de la ciudad, aunque su fecha de apertura se viene retrasando por distintos motivos achacables a la construcción desde hace casi un año. Todo ello con las consiguientes pérdidas para la empresa concesionaria que, aunque tiene equipadas las instalaciones desde hace ocho meses, se ve ante la imposibilidad de abrir el albergue por la falta de licencia municipal. Un hecho que resulta mucho más sorprendente al conocer los motivos, dado que los bomberos han emitido un informe negativo sobre las medidas de seguridad contra incendios del edificio al no cumplir algunos aspectos de la normativa.

La construcción, realizada durante la pasada legislatura dentro del denominado el Programa de Transición al Empleo de la Junta de Andalucía (Proteja), no contaba con las puertas cortafuegos que exige la legislación en función de los metros cuadrados que tiene el edificio en cada planta y las divisiones que le corresponden. Este hecho ha provocado uno de los mayores retrasos, al no disponer el Ayuntamiento de Ronda de los fondos necesarios y haber tenido que esperar a poder realizar una modificación de crédito para poder acometer la obra de subsanación de esta deficiencia. En concreto, según confirmó uno de los responsables de la empresa, se espera que a lo largo de la semana puedan quedar solventadas las deficiencias en esta materia.

Aunque la inversión ascendió a unos 800.000 euros, los problemas de construcción no se han quedado en las puertas cortafuegos, también la inadecuada impermeabilización de la terraza ha provocado que la planta superior se cale, lo que viene a convertirse en un nuevo impedimento para que la empresa pueda abrir sus puertas.

Ante estos hechos y la correspondiente reclamación al Consistorio, desde el Ayuntamiento han tomado la decisión de utilizar la fianza depositada por el constructor para solucionar este problema y tratar de abrir las instalaciones antes de tres semanas, evitando así que la empresa siga teniendo que rechazar las peticiones de reservas que recibe.

Desde la empresa se mostraron satisfechos con la atención recibida por los responsables municipales, aunque lamentaron que las deficiencias en una obra pública les esté ocasionado graves problemas económicos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*