Entrevistas

María José Zarzavilla: “Los jóvenes de hoy están un poco mimados y no valoran las cosas”

La delegada visitó la redacción de La Voz de Ronda

¿Cree que sus delegaciones son las delegaciones ‘maría’ del Ayuntamiento, como piensan algunos?
La verdad que me ha hecho la pregunta clave. Desde siempre, los ciudadanos que no conocen el tema lo han pensado. Realmente son dos delegaciones muy sociales que tienen una gran responsabilidad, sobre todo de los políticos y los técnicos de cara a los ciudadanos, porque cubren a grupos muy importantes. Por ejemplo los jóvenes, que no son ciudadanos de tercera, sino de primera como todo el mundo, y evidentemente hay que volcarse, ofrecerles y darle todo lo que se merecen o lo que creemos que hay que darle como a cualquier ciudadano. Y hablando desde la delegación de Igualdad hay que decir que es una delegación muy sensible, estamos pasando momentos muy difíciles, vemos circunstancias muy frágiles y situaciones que no nos gustarían en muchas ocasiones ver y sentir. Por tanto, nada de ‘maría’.

La mujer, al fin y al cabo, es algo más del cincuenta por ciento de la población. ¿La mujer de Ronda es una mujer fuerte?
La mujer en Ronda es pujante a nivel del mundo. Desde que el mundo es mundo y echamos hacía atrás la vista, la mujer ha sido el timón del mundo. Desde dar a luz, criar a sus hijos, trabajar para que sus hijos y su familia salgan adelante… De hecho, en una familia, aunque sea duro decirlo, cuando falta una madre, falta todo.

¿Todavía existe la desigualdad entre hombres y mujeres?
La verdad es que sí. Por desgracia las desigualdades están ahí. Cuando como ciudadana ves la evolución que ha tenido la vida, te das cuenta que no hay tanta desigualdad, porque gracias a Dios hemos evolucionado, la mujer ha entrado en el mercado laboral, tiene su independencia y es escuchada. Pero cuando se entra más a fondo en el tema datos y situaciones, se comprueba que esa evolución no es tanta. Hay mucha desigualdad en el mundo laboral, a la hora de puestos de responsabilidad, en el hogar, a la hora de escuchar a una mujer, etcétera.

¿Y en política?
Gracias a Dios ya estamos evolucionando. Nosotros tenemos que dar ejemplo, pero de hecho, todavía existen en las listas y en los puestos de responsabilidad más hombres que mujeres. En nuestro caso, la alcaldesa es una mujer, la primera teniente alcalde también y tenemos puestos de gran importancia y con alto cargo dirigidos por mujeres. Por otro lado, la portavoz del principal partido de la oposición también es mujer. Todo esto es algo que me enorgullece, sinceramente.

¿Cómo es el día a día en sus delegaciones y cómo separa la temática de las mismas?
Es difícil porque yo estoy supuestamente a media dedicación. En teoría nada más, pero en la práctica hay que dedicarle muchas horas si intentas hacerlo bien. Me divido los días, depende de las circunstancias, pero realmente yo incluyo mucha Juventud en Igualdad, y mucha Igualdad en Juventud, porque creo que es muy importante para llegar a una igualdad crear una base de educación y de formación desde joven, de ahí que lleve estas dos delegaciones de manera paralela. Y hasta ahora creo que no estoy teniendo grandes problemas y estoy haciendo muchas cosas conjuntamente.

¿Cree que al hombre le cuesta trabajo concienciarse de esa igualdad?
A los hombres no es que les cueste asumir la igualdad, ellos son conscientes de que el hombre y la mujer son lo mismo, que debe existir una igualdad. Lo que pasa es que es algo que lleva muchos años en una situación muy cómoda, diría que viene de genética (risas). En la dinámica en la que mamá era la que lo hacía todo y llevaba todo el peso de la responsabilidad del hogar. Inculcar el cambio cuesta trabajo, que nos lo digan tanto a los hombres como a las mujeres. Pero todo el trabajo que nos puedan quitar, bienvenido sea.

¿Los hombres participan también en las actividades que usted organiza especialmente para la mujer? Porque colaborar, si colaboran.
Colaborar sí, lo que pasa que hay ciertas actividades que se orientan directamente hacía la mujer. Porque aunque hoy por hoy las mujeres jóvenes cada vez nos integramos más y estamos más sociabilizadas unas con otros, todavía hay un sector de mujeres que se sienten más cómodas haciendo una actividad directamente entre ellas, porque tienen la autoestima baja, porque sienten que nos son capaces de hacer las cosas, porque son tímidas… Y entonces, es una forma de empujarlas y darles su espacio.

Hay un problema que es endémico y tenemos que ayudar todos a solucionarlo, los malos tratos.
Nosotros tenemos la parte de asesoramiento jurídico, tenemos  la psicóloga, y sí que es verdad que hay muchas mujeres que llegan como malos tratos, pero no solamente físicos. El problema está en que cuando hablamos de malos tratos, vemos la imagen siempre del ojo morado, y realmente puede haber muchos malos tratos que son psicológicos, y que esos quizás, en muchas circunstancias, marcan más que el físico. Y realmente sí, vienen muchas mujeres, pero lo peor de esto es que si se analiza se ve que entre los jóvenes hay mucha desigualdad. Y no quiero decir la palabra machismo, es más bien la palabra dominio. Entre los jóvenes, hoy por hoy, en los institutos, aunque nos parezca mentira y que eso está muy lejos, nos lo encontramos muy presente, y eso es lo que más me entristece. El que las niñas y las mujeres jóvenes de ahora, con los adelantos y la información que tenemos, permitamos que intenten dominarnos.

¿Cree que estamos retrocediendo en ese sentido?
Creo que sí. Nosotros no vivimos eso en nuestra generación. La verdad es que es triste. No sé si es por los medios de comunicación, por lo que vivimos en el día a día, porque ahora existe mayor número de separaciones, por la forma de vida, la forma de la familia que es diferente… No sé a que se está debiendo, pero la verdad es que con los conocimientos que tenemos, con los avances y con toda la información no nos pega esto. Ahora mismo mi punto de mira es poner medios para luchar contra esto. Cada vez que tengo reuniones tanto en Diputación como en la Junta, mi fuerza es para insistir en que hay que trabajar desde la infancia, que es lo importante, porque cuando ya tenemos realizadas nuestra personalidad, es muy difícil de cambiar.

¿Qué datos hay del número de mujeres que visitan sus oficinas para solicitar ayuda jurídica o psicológica?
Un problema que a mí me marca mucho es el de poner denuncias falsas. Tras una reunión mantenida con el juez de instrucción nº 3 me comentó que no son muchas este tipo de denuncias. En cuanto al número de usuarias que visitan mi delegación puedo decir que rondan las diez o quince mensuales, pero no específicamente por malos tratos.

¿Cree que a la mujer todavía le da vergüenza denunciar ese tipo de situaciones y necesita que le ayuden a dar el paso hacía adelante?
A la persona que sufre malos tratos le cuesta muchísimo trabajo dar el paso, porque la persona que la está maltratando es la persona de la que ella está enamorada, y no se da cuenta, o no quiere darse cuenta, de que una persona a la que quiere le hace daño. Entonces es un periodo muy largo, en el cual se da cuenta que realmente está sufriendo malos tratos, y por sí misma le cuesta muchísimo trabajo dar ese paso. Cuando llegan a la delegación siempre van acompañadas de alguien, ya sea una amiga o un familiar, y aún así, les cuesta mucho hablar.

Maneja usted unas delegaciones que tienen un altísimo contenido social, pero en cambio no tienen una alta prestación económica.
Volvemos a lo que decíamos antes, se creía que estas delegaciones eran ‘maría’ y económicamente también las tenemos como ‘maría’ y realmente no lo son. Hay que trabajar mucho con el presupuesto que yo tengo, que quitando los gastos de trabajadores, estoy alrededor de unos 5.000 euros al año, tanto desde Juventud como de Igualdad.

¿Y no le parece que eso es una desigualdad?
Es una desigualdad, pero en los tiempos que corren estamos teniendo recortes absolutamente en todo. Asuntos Sociales hoy por hoy es imprescindible, no ha habido recortes en ellos y se va a intentar incrementar en todo. Pero realmente tenemos unos presupuestos tan sumamente ajustados en todas las delegaciones que no podemos pedir más. Yo lloro mucho, pero no podemos pedir más.

Mantiene usted contacto con los jóvenes rondeños, ¿cómo ve a la juventud actual? ¿Es más colaboradora socialmente o la ve usted más egoísta?
Eso es como todo. Hay personas que quieren colaborar y otras personas que no. Evidentemente los jóvenes son sanos, tienen ganas sobre todo de trabajar, y lo tienen muy difícil, pero ellos están dispuestos, se están preparando, quieren integrarse, etcétera. Yo los veo positivamente, lo que ocurre es que estamos pasando estas circunstancias, y quizás de la situación en la que viven los jóvenes también tenemos culpa los más mayores por la forma en la que hemos llevado esta vida. Y tampoco les hemos inculcado unos valores que son necesarios, porque está la típica frase de ‘como yo no lo he tenido, que no le falte a mi hijo o mi hija’, y yo creo que es muy importante inculcarle esos valores a los hijos, concienciarles de que las cosas no se regalan, que hay que conseguirlas y trabajarlas.

¿Los considera usted un poco mimados?
Sí, los considero un poquito mimados y creo que no valoran las cosas, la situación. Creo que es necesario inculcar estos valores, son imprescindibles.

Como crítica se puede decir que los talleres que se hacen para la juventud son puramente lúdicos. ¿No cree que hay pocas actividades que puedan potenciar el acceso al mercado de trabajo?
Actualmente estamos haciendo un taller de Linux, una iniciación al software libre y también hemos tenido un taller de iniciación a la ilustración de dibujos. Es verdad que los jóvenes están mucho tiempo preparándose, están estudiando, están en el instituto… Así que hay que ofrecerle talleres dinámicos. Si ellos realmente tienen interés en hacer algún taller de otro tipo, yo siempre he dicho que estoy dispuesta, dentro de las posibilidades económicas que tenemos. Porque los talleres valen mucho dinero, también hay que dejarlo claro: lo gratis no es que no cueste dinero. A lo mejor se ofrece gratis a los jóvenes pero al Ayuntamiento y a los ciudadanos, nos está costando mucho poder realizar esos talleres. Hasta ahora no me puedo quejar, porque durante todo este año he tenido muchísimas colaboraciones que me han permitido realizar todo este tipo de actividades. Y con respecto a otros talleres que puedan tener salidas laborales, hay algo en mente que no quiero comunicar hasta que no sea seguro, pero que puede ser una actividad muy interesante. Pero un objetivo mío es hacer talleres que tengan también salida profesional, junto con los talleres que se ofrezcan como hobby para los jóvenes.

Pronto se cumplirá un año de legislatura. ¿Qué balance hace y qué cosas le quedan por hacer?
Muchísimas cosas. La verdad es que parece mentira que vayamos a hacer ya un año, y puedo adelantar que el balance es positivo. Después de un año ya te das cuenta de que estas aquí. Al principio te parece raro que tú estés representando a los ciudadanos de Ronda, que puedas trabajar por la ciudad. Para mí el resultado es positivo, al menos yo he intentado trabajar en buena línea, por el interés de los ciudadanos, y la verdad es que es emocionante trabajar para Ronda en un Ayuntamiento así. Y trabajar en estas delegaciones me está aportando muchísimo como persona y como política, pero sobre todo como persona. En cuanto al futuro, estamos ahí en el día a día, intentando buscar actividades, intentando abrir caminos nuevos. Especialmente me quiero volcar en los jóvenes y buscar actividades. Pero ojalá pudiese buscarles trabajo. Y en mente tengo también la vivienda, que yo creo que es muy importante para los jóvenes, sobre todo para que se desarrollen como personas y en todos los campos. Pero las circunstancias son difíciles y vamos a ir dando pasitos poco a poco, pero firmes.

¿Se siente tratada desigualmente la delegada de Igualdad?
No, no me siento en desigualdad porque tengo compañeros que son hombres y trabajan igual que yo y recibiendo el mismo salario que yo. Para nada me siento en desigualdad.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*