Opinión

Que el milagro espere (Ángel Azábal)

Con la subida de impuestos perpetrada por los mascas del ayuntamiento, a la que se suman los destrozos que está provocando la reforma de Sanrajoy, acabaremos todos en los invernaderos de Marruecos, en Polonia o mendigando chucrut: otra vez: en la Alemania de la Merkel: Venus de Willendorf que con estos del PP en plan perrita Marilín, hasta se permite señalar como causa de la crisis los veinte minutos del bocata que se toman los proletas. A veces sueño que se esconden en mi nevera para robarme yogures y pepinillos del Aldi, la Merkel y Mariano, ya sabes, que juraban ríos de leche y miel tan pronto cayera ZP y que hoy son pollo sin cabeza: a la deriva: náufragos en sus promesas: reos de la gran banca.

La muchachada de la derecha hispana se enfada mucho, oiga, pero que mucho, cuando se la recuerda que bebe en Queipo y Carrero, y por más que Gallardón vaya de rollito centroché. Entran y cambian los culos de los sillones, cierran las procesiones a las izquierdas y siempre: siempre: acaban arreando a los mismos: un defraudador detrás de cada parado.

Miro a Montoro y me llevo la mano a la cartera: en vilo, anticipo la que nos espera a los andaluces por haberle dicho nones a Arenas: cuarta vez: oportunidades Platanito: posibilitando acuerdos del PSOE con IU. Nos va a caer la grande. No hay más que ver a los del Gato. Ellos, los de Queipo, suman cincuenta y la izquierda cincuenta y nueve: matemática pura. Uno entiende que añoren aquello de la pinza, pero lo que salió de las urnas fue más Marinaleda, más rojerío y el compromiso de investigar los EREs y a los jetas que se lo llevaron crudo.

Lo que no es de recibo es conceder amnistías fiscales o negociar con delincuentes, y menos aún blanquearles el dinero negro que sacaron de España o acudir de rodillas ante los que maquinaron nuestra ruina… Una sociedad que se rinde al poderoso, puede que sea sabia, pero está muerta. Moralmente muerta. Pues no resulta nada ejemplar eso de amnistiar a los defraudadores de cuello duro —a cambio de un diez por ciento— y satanizar al proleta que se hizo una ñapa mientras cobraba el paro.

¿Por qué el PP no es igual de permisivo con los que falsearon el PER para pagar la letra del piso? ¿Y por qué no pide Arenas otra amnistía fiscal para los que cobran la prestación de matute? ¿Conocen ustedes a algún parado que se haya hecho rico a golpe de chapú? O moros o cristianos, pero todos: lo que no puede ser es que el que defraudó cuatrocientos euros tenga que devolverlos a piñón y, por contra, los que birlaron millones vayan pavoneando sus riquezas en dinero negro.

¿Y en Ronda qué? Aquí la alcaldesa, que ya toma modales de su antecesor, se limita a amagar a la oposición con abrir cierta “caja de Pandora” —que dice contiene facturas sin pagar— tratando de justificar una subida de impuestos tan desmedida, que acogotará a los más humildes.

Y digo yo: si tan claro lo tiene la alcaldesa, ¿por qué no se va al juzgado y deposita las facturas irregulares con indicación de los ordenantes? Que el anterior alcalde y sus adláteres eran unos manirrotos ya lo sabíamos, pero, señora mía, algo más tendrá que hacer amén de lamentarse, salvo que quiera acabar de cómplice de los mismos que denuncia de boquilla… Se han pasado recortando y toda excusa vale. Sin embargo, con caja o sin ella, no podrá ocultar que lo de ustedes no es tijera, sino motosierra selectiva que se ceba en los tiesos y nunca en los del taco.

Así que a cien días de la toma pepera de la Moncloa y dueños del ayun, resulta que hoy somos más pobres, el paro sigue, la banca va por libre con Botín al timón, suben los impuestos que “no iban a subir”, arrean un hachazo de casi el 30% a las becas, dinamitan la investigación —¡que inventen ellos!—, cortan ayudas en la enseñanza de 0 a 3 años y hasta finiquitan la partida destinada a las mujeres maltratadas. Por no hablar del IBI y del incremento en el precio de las actividades extraescolares y deportivas. Donde no cortan es en cargos oficiales, que siguen siendo los mismos que con Felipe II. Y no me digan que el PSOE tenía más, porque aquellos eran tiempos de ladrillos y alegrías y hoy lo que toca es austeridad y medidas ejemplares.

El recibo de la hipoteca llega el lunes. La parienta ficha en el híper con un contrato tailandés. Todos a Marruecos: a eso se reducía el programa de Mariano Sanrajoy. Lástima que el PA no lo vea.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

6 + ocho =