Opinión

Valorar lo propio

El resultado de las pasadas fiestas de Carnaval en nuestra ciudad, además de avalar la política seguida por la delegación de Fiestas y la Asociación Carnavalesca  de dar el verdadero protagonismo de los festejos a los que trabajan por ellos a lo largo de todo el año, en este caso las agrupaciones locales, debe hacer reflexionar a nuestros dirigentes electos sobre la obligación de que este camino emprendido por la necesidad, hecha virtud por las penurias económicas de las arcas municipales, sea el que en el futuro marque los pasos de la forma de actuación en todos los acontecimientos similares que se organicen en nuestra ciudad.

Por no sabemos bien que motivo, parece que mantenemos un cierto complejo de inferioridad que nos hace de una manera casi enfermiza, valorar siempre como mejor lo que nos viene de fuera, sin pararnos a pensar  que tenemos en casa valores y méritos suficientes como para no tener que importar de fuera “productos” que en muchos casos, no superan el original.

La demostración realizada por los carnavaleros de nuestra ciudad, dando un nuevo auge  a una fiesta que había perdido pujanza en los últimos años, es sólo un botón de muestra de que muchas veces buscamos fuera a precio de oro, lo que tenemos en casa prácticamente gratis.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

uno × 2 =