Entrevistas

Manuel López, delegado de Agricultura: “Al llegar nos encontramos muchas facturas sin legalizar”

Manuel López (PP) es uno de los concejales de mayor edad del Consistorio rondeño. Pese a ello, entró por primera vez en la política municipal en esta legislatura. Pero lo hizo haciéndose cargo de varias áreas: Agricultura, Ganadería, Caminos Rurales y Pedanías.

 

¿Qué balance hace de estos primeros meses en la política?

Soy novato en la política pero llevo muchos años colaborando precisamente en el sector que ahora gestiono en el Ayuntamiento, intentando ayudar a los agricultores y los ganaderos, solucionar problemas en las pedanías… Hay que tener en cuenta que soy presidente de una cooperativa y he estado plenamente en contacto con mucha gente del campo. Así que no puedo hacer otra cosa que expresar mi alegría por poder ayudar desde dentro de la administración, y más desde la concejalía más cercana a la ganadería y la agricultura. En Ronda es muy importante el turismo y yo diría que el campo es el segundo sector más importante, porque hay muchas familias que viven de él. Es un sector que se sostiene y está aguantando la crisis. Siempre han tenido muchas dificultades pero ahora están sufriendo menos que otros sectores, ya que siempre están con nuevos proyectos y avanzando, cuando otros sectores están retrocediendo. El sector camina lento pero con seguridad.

¿Cuáles son los puntos débiles de la agricultura y la ganadería en nuestra comarca?

Uno de los problemas es la competencia desleal de otros países. Por ejemplo, la agricultura de Marruecos, de la que están entrando muchos productos. Allí los sueldos están mucho más baratos y no existe Seguridad Social, por lo que los precios son ridículos comparados con los de España. Es muy difícil competir en esas condiciones. Y por otro lado están los países del norte, que como están enganchados al carro desde antes que nosotros también tienen muchas ventajas. Un agricultor francés puede recibir 500 o 600 euros por una hectárea y uno español recibe 100 o 150. Yo siempre digo que en la Unión Europea hay un tren que tiene vagones de primera, segunda y tercera categoría. Y detrás de ese tren se enganchan los vagones del ganado. Y yo creo nosotros estamos en el vagón de cola.

¿Son los rondeños buenos trabajadores del campo?

Se ha mejorado mucho en los últimos años, en parte porque ha llegado mucho dinero de las administraciones. Parece que se están preocupando mucho de la agricultura porque es algo sostenible, que no es como otros sectores que son como un globo que al final se pincha y cae. La agricultura sigue ahí, igual que la ganadería. Además tenemos muchas novedades, como el vino y el aceite. Es un paso agigantado tener más de veinte bodegas funcionando, y una hectárea de viña da alrededor de 200 jornales al año, que es un éxito en la crisis actual. Estamos sosteniendo la situación y quizás incluso vamos a más, porque ahora se dan más jornales que hace diez años, porque con la llegada de la maquinaria muchas personas desertaron del campo y emigraron, pero ahora están volviendo muchos. Tienen un sueldo digno, un coche, unos caminos para ir al trabajo… Precisamente mejorar los caminos es una de mis luchas desde que estoy en el Ayuntamiento. Pero es verdad que aunque nos hemos mecanizado perfectamente y tenemos productos de excelente calidad nos falta comercializarlos. Aquí nos hemos quedado atrás. El agricultor se dedica a producir, pero para la comercialización se necesita la ayuda de las administraciones para que los productos se conozcan tanto en nuestra ciudad y en nuestro país como en el extranjero. Y ahora parece que esas ayudas están llegando.

Algunos productores ya han dado pasos en esa dirección.

Sí, en estos seis meses he podido ayudar a mejorar los accesos a las explotaciones, porque para qué queremos una buena comercialización si después no podemos sacar los productos, ni puede entrar un tractor a la finca. Así que lo primero es mejorar los accesos a las fincas, y luego vender los productos. Ahí está apostando fuerte la administración local y Diputación, que ha creado la Mesa del Campo, que a su vez se divide en 16 sectores y Ronda estará en la mesa del aceite, del vino,  de comercialización, de la chacina, de restauración… Y ahí es donde hay que dar a conocer nuestros productos, porque incluso en la Costa del Sol, que es lo más cercano, no conocen todavía muchos de los vinos de Ronda. También tenemos un aceite maravilloso. No podemos competir en cantidad con Jaén, pero sí en calidad, porque tenemos un clima distinto: de noche hace mucho frío y de día hace buenas temperaturas, y eso hace que los árboles tengan que adaptarse y se hagan más fuertes. Y esto también se nota en las frutas e incluso en la carne animal, tienen mejor estructura y mejor sabor.

¿Cómo se están desarrollando los trabajos en el ámbito de los caminos rurales?

Hubo un acuerdo del equipo de gobierno con el que estamos todos muy de acuerdo, y que supuso que la delegación de agricultura y la de caminos rurales fueran juntas, ya que su responsable es el que mejor conoce las necesidades del campo. Eso no quita que cualquier actuación que sea mayor de lo previsto haya que consultarlo con el delegado de Obras y con nuestra alcaldesa. No soy independiente pero sí tengo cierta autonomía para el arreglo de caminos. En este tiempo hemos actuado en unos 18 caminos, sobre todo en los más urgentes. También se han limpiado las bocas de los puentes, que suponía un problema cuando llovía, como en el de Navares y Tejares, que lo cubría el agua y había que cortar el camino. Hemos tenido que hacer artimañas para desatascar los puentes con el máximo ahorro. En resumen creo que se está haciendo una buena labor ahorrando lo máximo. Es verdad que para hacer cosas hay que tener dinero, y lo único seguro es que este delegado no se ha saltado ni un solo euro los presupuestos.

Sin embargo ha recibido algunas críticas por su gestión de los caminos.

Eso no lo sé, lo que sí sé es que he recibido muchas felicitaciones porque he tratado de arreglar problemas.

En el último pleno ya recibió alguna queja.

Sí, pero fueron por parte de miembros de la oposición, que no tienen ni idea de cómo se arreglan los caminos, que también estuvieron encargados de arreglar los caminos y fue un completo fracaso. Y lo puedo demostrar pero creo que no es el momento. De hecho ya les he contestado por escrito y les he dicho el desastre que hicieron. Entre otras cosas aparecen muchos miles de euros sin presupuestos, muchas facturas sin legalizar y personas sin cobrar por su trabajo. Por eso no entiendo que personas indocumentadas sobre el tema me pregunten por el arreglo de caminos.

Es complicado arreglar los caminos al gusto de todos. ¿Han recibido muchas quejas por parte de algunos vecinos?

Antes de arreglar un camino me gusta visitarlo y comprobar que tiene prioridad. Y si es verdad que la tiene, y te acercas a las personas y les explicas la situación siempre entienden por qué se arreglan unos caminos y no otros. Ahí es donde tiene que estar un delegado, no sólo solucionando el problema, sino atendiendo a los ciudadanos y escuchándolos. Me sentí muy orgulloso cuando me dieron esta delegación porque siempre he conocido muchas personas mayores que no sabían dónde dirigirse. Ahora tienen una oficina, un teléfono y una persona a su disposición todos los días para atenderles. Así que he recibido muchas felicitaciones por tener una delegación específica para agricultura y ganadería.

Es usted el presidente de la asociación para la protección de la vaca pajuna. ¿Es esta también una de sus prioridades?

Sí, el Ayuntamiento fue uno de los promotores de su protección, y me hicieron presidente de esta asociación, que es a nivel nacional. Al principio eran solo siete u ocho ganaderos y ahora hay más de cuarenta. Estamos trabajando y consiguiendo subvenciones, y lo más importante es que los ganaderos están dispuestos a poner de su parte, porque mantener las razas en peligro de extinción cuesta mucho. En la Feria de Mayo vamos a hacer un concurso a nivel nacional, algo muy importante.

Pedanías siempre ha sido un área delicada por la gran población y terreno que abarca.

Los vecinos de las pedanías están contentos cuando se les escucha y les solucionan un problema. Se ha dicho mucho eso de que son vecinos de primera, pero hasta ahora no ha sido así. No tenían farolas, los contenedores estaban a gran distancia de las viviendas, muchos caminos estaban por arreglar… Poco a poco quiero solucionar todos esos problemas, y que realmente sean pedanías de primera. Son siete pedanías y algunas son pueblos que pasan de 1.000 habitantes, y todas con diferentes características. Este delegado no va a tener trato preferencial con ninguna pedanía. Y de aquí a cuatro años seguro que se solucione todo.

¿Algún compromiso en firme?

Tengo varios. Por ejemplo en Los Villalones, que es zona urbana y no tiene agua potable. Hay una finca que ya nos ha cedido el agua y estamos pendientes de tener el presupuesto para poder llevar el agua. Pero me comprometo a que los vecinos tendrán agua en esta legislatura. Y también quiero agradecer desde aquí al dueño de la finca que nos haya cedido el agua.

¿Tiene reuniones con los vecinos?

Sí, voy a todas las pedanías con cierta periodicidad y sobre todo cuando me llaman. Los alcaldes pedáneos lo hacen perfectamente, pero me gusta estar pendiente por si se les pasa algo. Y si algún vecino tiene alguna queja también les doy algún tirón de orejas si hace falta.

¿Y usted se ha ganado ya algún tirón de orejas?

Bueno, puede haber alguno… Llevo poco tiempo, pero en la Indiana me comprometí a que catorce viviendas que no tienen agua la tuvieran, pero no lo he podido conseguir. Aunque no es cosa mía, sino de problemas técnicos. Es una espinita que tengo clavada porque es una promesa que hice nada más llegar y todavía no conocía este obstáculo. Pero el día que se consiga seré feliz porque habré cumplido la única promesa que me falta.

¿Cómo son las relaciones con Junta y gobierno central?

Hasta ahora han ido bien. Con la Oficina Comarcal Agraria las cosas van perfectamente, tenemos a Juan Luis Muñoz, que es una maravillosa persona, igual que los funcionarios. Siempre están dispuestos a colaborar. Siempre he tenido su ayuda y ahora que estoy en la administración también la tengo. En cuanto a la delegación provincial tengo que decir que ha habido delegados que se han preocupado mucho más por Ronda que la que hay ahora. Ella no va en equipo, va a su aire, y al final se perjudica la agricultura de Ronda.

¿Qué presupuesto tiene su delegación?

Estamos en ello. Hasta ahora hemos tenido poco presupuesto, de hecho cuando llegamos no teníamos ninguno para los caminos, se los habían saltado 18 veces. Por eso tuvimos que aprobar 50.000 euros de urgencia, y de ahí hemos gastado 48.000. Me han felicitado porque ni siquiera he llegado al tope.

¿Qué mensaje mandaría a los ciudadanos del campo y las pedanías?

Sobre todo sería un mensaje sobre los caminos rurales. Tenemos 244 caminos públicos rurales que son responsabilidad del Ayuntamiento, y que suponen más de 400 kilómetros. No podemos mejorarlos todos en un día ni en un año pero los iremos mejorando poco a poco. Que tengan la seguridad de que ante cualquier problema el delegado estará ahí y saldremos adelante.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*