Entrevistas

Daniel Harillo, delegado de Obras: “Queremos que el cuartel no nos cueste un euro”

¿Cómo se está trabajando en el Plan General de Ordenación Urbana?

 

Estoy muy contento porque hemos dado pasos agigantados. La aprobación inicial se podría haber hecho hace más de un año y ha estado durmiendo el sueño de los justos. No se sabe ni el como ni el por qué, lo único que estaba claro es que no beneficiaba a la ciudad que no se dieran los pasos necesarios para poder disfrutar en esta legislatura del PGOU ya más que aprobado. Las reuniones que hemos tenido han sido fantásticas, tanto por parte de los redactores como por la nuestra. Hemos sido transparentes y sinceros con el desarrollo de ciudad y no hemos tenido ataduras. Además no hemos pretendido cambiar el proyecto cada mes por intereses particulares, sólo defendiendo el interés general. Eso ha supuesto un paso importantísimo para que en diciembre, con casi total seguridad, tengamos el avance para poder aprobarlo. Y en tres años poder contar con este nuevo Plan para el desarrollo futuro de la ciudad.

¿A qué cree que se ha debido el retraso en la aprobación?

Es muy difícil meterse en la cabeza de los que antes gobernaban. Lo desconozco, sinceramente, porque la respuesta la tienen ellos y no yo. Lo que tengo claro es que ha habido muchos intereses particulares y cambios con demasiada frecuencia y eso es lo que ha provocado tanto retraso. Así me lo han transmitido los redactores.

¿Cree que el PGOU que salga se ajustará realmente a las necesidades de la ciudad?

No sólo que se ajuste a las necesidades de Ronda, sino que sea un Plan para Ronda, no que beneficie sólo a unos pocos. Y con eso creo que hablo suficientemente claro. El otro día me reuní con uno de los inversores de la zona conocida como El Albercón y se lo dejé muy claro. La necesidad está en el bien de la ciudad. Yo entiendo la inversión que él hacía pero es más importante que sean muchos los dueños de terrenos urbanizables y no sólo dos. Cuando son pocos inversores se crea un monopolio en el suelo. Ellos marcan un precio y todo el mundo tienen que pasar por el aro. Pero si son muchos, la oferta y la demanda es mucho más amplia y hay más posibilidades de que el desarrollo de la ciudad sea sostenible y de que no se encarezca más el precio de la vivienda, que es por lo que tenemos que luchar: unas viviendas más baratas para que más rondeños puedan optar a ellas.

¿Cómo son las relaciones con el equipo redactor?

Todo ha sido muy fácil. Les expusimos lo que queríamos y coincidía con lo que ellos querían, así que no hemos tenido ningún problema. Las conversaciones han sido muy fluidas porque estamos convencidos de la necesidad de trabajar por el bien de la ciudad. Ellos también quieren sacarlo adelante y que no se estanque. Y nosotros queremos que se apruebe pronto para disfrutarlo al menos un año y poder ver el repunte de la ciudad con el nuevo Plan.

Los inversores necesitan el nuevo Plan para venir a Ronda.

Tenemos que intentar garantizar un suelo industrial económicamente factible para las empresas que quieran invertir aquí. Con un suelo barato es más fácil que decidan construir en Ronda. Y luego también tenemos que conseguir que el desarrollo urbano, tanto estéticamente como en cuanto a la resolución de problemas en iluminación, acerado o aguas residuales estén lo más próximo posible al núcleo urbano. Entonces el hecho de que la ciudad creciera más allá de la circunvalación era una aberración. El nuevo Plan hace que el desarrollo quede dentro de la propia ciudad, y lo que hay que llevar fuera es el polígono. Dejemos la ciudad donde está.

¿Creen que el nuevo polígono atraerá a industrias?

De entrada, queremos que el actual polígono de servicios que tenemos pueda ser compatible con la construcción de viviendas. Y luego hay que apostar porque el polígono sea realmente industrial, que vengan industrias, aunque también haya zonas de servicios. Ojalá contemos con pequeñas o grandes industrias que den puestos de trabajo y mantengan un estatus social que hoy en día la ciudad no tiene.

¿Sabe que el delegado de Urbanismo suele ganarse más enemigos que amigos con la aprobación de un PGOU?

Sí, soy consciente. De hecho en las reuniones que he tenido he sido muy sincero. Lo que pasa es que muchas veces los enemigos que podemos tener, a pesar de que no se van felices, tampoco se van molestos porque mi trato es afable y soy claro. Muchos me decían que no estaban acostumbrados a tratar con un político tan sincero. Y eso lo llevo a gala, voy de cara y no doy vueltas. Lo que no se puede, por mucho que quiera, no se puede. Creo que eso también es muy importante en política, hay que ser directo con la  gente, tratarla bien y no engañar a nadie. Hasta ahora se decía “mañana te lo soluciono”, y el mañana nunca llegaba. Para mí eso es un camino equivocado. Pero conmigo no pasará eso.

¿Es difícil desarrollar el Plan con el conservacionismo que exige Ronda?

No es fácil plantear un desarrollo de ciudad porque interactúan los intereses del Ayuntamiento, los particulares y los de los redactores. Lo que estamos intentando es no coartar la perspectiva de futuro de la ciudad, que haya posibilidades de expansión y se facilite el trabajo diario. En el casco histórico es donde más problemas hay, el compromiso era que el Plan Especial estuviera aprobado para este mes de julio pero no ha dado tiempo porque la prioridad era el PGOU. Pero estamos en conversaciones con la arquitecto responsable, porque hay cuestiones que no tenemos claro. Tenemos que llegar a un punto medio entre lo que ella nos plantea y los intereses generales. Además es imprescindible tenerlo aprobado para aprobar luego el PGOU.

El PSOE se muestra de acuerdo con que no se construya en El Albercón y asegura que construir allí fue idea del PP. ¿Ha creado eso malestar en el equipo de gobierno?

Pues para ser idea del PP quien más lo ha defendido ha sido el PSOE. Así que ellos mismos tendrán que ponerse de acuerdo en lo que quieren. El máximo defensor fue el hasta hace poco alcalde, Antonio Marín Lara, así que no venga el PSOE diciendo lo blanco y lo negro y las dos cosas se casan. El PP y el PA teníamos las ideas suficientemente claras y las estamos llevando a cabo al unísono y acordándolo todo previamente. También hay que decir que hay un tema, el proyecto del intercambiador de autocares, por el que tenemos una discusión interna. Tenemos que ver por qué proyecto vamos a apostar de los dos que tenemos sobre la mesa. Desde el PA éramos contrarios a uno de ellos, el de la ladera del Tajo, debajo del hotel, pero los cambios que se han dado nos han convencido porque solucionan muchos problemas y el visitante termina en el centro del casco histórico. Es verdad que el otro era el que nos gustaba al principio, pero es que este, con una pantalla vegetal delante, queda fantástico. Así que ahora estamos en conversaciones con el PP para intentar sacarlo adelante, porque somos un equipo de trabajo.

¿Cómo valora la labor de la oposición en relación al PGOU?

Usted ha visto que la oposición no nos ha respetado ni los 100 días de gobierno, desde primera hora está poniendo zancadillas y pidiendo papeles a diestro y siniestro y no permitiendo en algunas ocasiones un desarrollo normal de trabajo. Es la oposición que ellos quieren hacer, está claro que llevan muy mal el sacar 7 concejales de los 16 que pensaban que iban a sacar. De hecho Marín Lara todavía se sigue autonombrando alcalde en la sombra y no es capaz de llamar alcaldesa a la alcaldesa, la sigue llamando presidenta. Y también sigue diciendo que para diciembre va a volver a ser alcalde, no sé si es que pretende liquidarnos a dos o tres del actual gobierno. Porque difícilmente va a poder sacar adelante un proyecto de alcaldía que ninguno de nosotros vamos a apoyar en la vida.

¿Puede contarnos algún proyecto nuevo en el que se esté trabajando?

Le puedo contar que estamos trabajando en el intercambiador en la entrada de la ciudad y que quitaría bastante tráfico en el casco histórico. También vamos a solucionar el tema de los autobuses urbanos y queremos tener una nueva estación de autobuses y darle un uso diferente a la actual. Luego esperamos que en 2012 podamos disfrutar de los nuevos accesos, queremos desarrollar la nueva zona industrial, mejorar el mercado minorista y el mayorista, está el centro de mayores, el centro del Barrio de San Francisco, un proyecto para un Centro Cívico para San Cristóbal… Además hay otras construcciones que no dependen del Ayuntamiento, como la posibilidad de desafectar la zona del Cuartel de la Concepción. Y también se aprobó en el último pleno una partida de 125.000 euros para terminar el polideportivo de la Dehesa y que no estaba prevista. Se suponía que no nos iba a costar nada a los rondeños, pero al final vamos a tener que poner ese dinero. Pero lo definitivo es dar los últimos pasos para que Eroski venga a Ronda. Le hemos encargado al equipo del PGOU que hagan el documento necesario que refunde todo lo que se había presentado hasta ahora y así poder presentarlo a la Junta y que empiece en los próximos meses.

¿Cómo se enfocará el nuevo uso de la actual estación de autobuses?

Queremos plantear zonas verdes y edificios con viviendas asequibles con uno o dos dormitorios para jóvenes o personas mayores. Y también estamos discutiendo la posibilidad de un ‘spa’ municipal.

¿Y en los terrenos del Cuartel de la Concepción?

Es nuestro caballo de batalla, vamos a luchar porque ocurra lo mismo que en el Campamento Benítez en Málaga: que no le cueste nada a Ronda. Gratis se les dieron y gratis deben darlos. Esperemos que el Ministerio de Defensa comprenda las necesidades de la ciudad.

¿Se han mantenido contactos en ese sentido?

Hemos tenido conversaciones telefónicas y esperamos que nos puedan recibir en septiembre. La alcaldesa y yo iremos a Madrid para intentar traernos el mejor acuerdo posible.

Su delegación es una de las que más responsabilidad conlleva. ¿Se arrepiente de haberse hecho cargo de ella?

No, lo único por lo que me pudiera arrepentir es por el tiempo que le quito a la familia, sobre todo a mis niños y a mi mujer. Pero por el trabajo en sí no, porque estoy muy acostumbrado a trabajar muchas horas al día. Me suelo levantar a las 6 o 6:15 de la mañana y mi jornada laboral acaba muchos días a las 23:00 de la noche. Pero no tengo miedo al trabajo, soy un hombre que asume las responsabilidades con alegría. Y creo que estoy bien preparado para ello, y las dudas que tengo las resuelvo día a día con ayuda de los técnicos.

¿Espera que la relación con la Junta sea buena?

Creemos en el diálogo, que es la mejor manera de que Ronda siempre gane. No queremos sectarismos políticos y lucharemos para que no los haya. De hecho ahora todos los partidos tienen voz en el medio de comunicación municipal , mientras que a nosotros se nos vetó muchos años. Eso demuestra que este equipo de gobierno trabaja por todos los rondeños.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*