Opinión

Tanatorio de Benaoján (Pepe Becerra Gómez)

La construcción de un tanatorio en Benaoján ha levantado dura polémica entre la vecindad. Un porcentaje elevado de ésta ha manifestado sus quejas sobre que este servicio mortuorio, absolutamente necesario en el pueblo, se ubique en el lugar menos idóneo. Alega la ex alcaldesa, Soraya García (PSOE), que “psicológicamente” podría resultar contraproducente por la vecindad con otros edificios e instalaciones municipales como el colegio, un futuro geriátrico o el campo de futbol. Puede que tenga razón quienes por este motivo rechazan el emplazamiento proyectado y propugnan que se levante en las inmediaciones del cementerio. La cuestión es que las arcas municipales no disponen de efectivo para comprar terrenos en esa lugar, motivo por el cual, el equipo de gobierno municipal se decantó por la situación en la zona que ha concitado tan acerbos reproches. Por lo que se ve, no obstante, es que no se trata de un capricho de la alcaldía sino la consecuencia directa de la falta de remanente de dinero para afrontar una compra que exigiría un gasto que las arcas no permiten.

Habría que dilucidar por qué la formulación de la repulsa ha esperado a que las obras empezaran. Lo lógico hubiese sido que la movilización para expresar el descontento se iniciaran antes. Y, por otra parte, volviendo a la posición de la Alcaldía, ¿no fue posible conseguir otra partida, si no de Cepsa de cualquier otro organismo supramunicipal para la adquisición de los terrenos en las inmediaciones del cementerio?

De cualquier forma, la construcción del tanatorio, disponga o no de crematorio (elemento con el que se dota a la mayoría de estos edificios de servicios funerarios para dar opción a quienes opten por esta práctica de deshacer un cuerpo humano sin vida) era un servicio público de acuciante necesidad en el pueblo.

 Todos conocemos las dificultades de familias con viviendas de escasas dimensiones que se ven obligadas a requerir la ayuda de un vecino para alojar a los que desean asistir al velatorio, o tienen que echar mano de sillas del bar más próximo. Así que lo importante es que se construya, aunque sea preciso aparcar las controversias.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

14 + dieciseis =