Opinión

Proyectos con cabeza

Proyectos con cabeza. Eso es lo que necesita la ciudad del Tajo y nuestra querida Serranía de Ronda. Hasta el momento, lamentándolo mucho, brillan por su ausencia.

Un ejemplo claro lo tenemos en el proyecto de autopista a la Costa, cuyo estudio informativo resulta que estaba finalizado desde el mes de noviembre de 2007, y sale a exposición pública tras varios años en los que no sabemos que ha pasado. Pero puede que eso sea casi lo menos importante, y es que conforme se van conociendo detalles del informe todo clama un poco más al cielo. Resulta que lo último era que no había consignación en los presupuestos de la Junta de Andalucía porque se trata de una adjudicación a una empresa privada. Por tanto, se suponía que tenía que asumir todos sus costes, y ahora nos encontramos con que el estudio no contempla las expropiaciones como parte de la inversión privada. Conclusión, o alguna administración pública pone dinero, o ejecutarlo va a ser imposible, porque la viabilidad está precisamente vinculada a que esos 18 millones de euros no tengan que ser aportados por la adjudicataria.

De este modo, todo lo que rodea a este proyecto casi inverosímil de carretera está resultando esperpéntico, con anuncios que luego resulta que no son, retrasos que no se sabe a qué se deben, y un cúmulo de circunstancias que hacen pensar que todo es pólvora de precampaña electoral. Tristemente, hay muchos más puntos a favor de pensar en esta dirección en lugar de un proyecto serio, pensado y con un apoyo político decidido y claro.

Con todo esto, cuando un proyecto de mejora de comunicaciones parecía posible, resulta que nos encontramos con un jarro de agua fría. Uno más, porque las carreteras de salida de la ciudad siguen estancadas en el pasado, y únicamente con pequeños avances que el agua  trata de destrozar, quizás por su pésima construcción, como ha ocurrido en el nuevo tramo de la venta de El Cordobés, que nos ha dejado la imagen de un semáforo en mitad del campo que funciona a su antojo y que a la más mínima provoca situaciones de verdadero peligro dejando de funcionar en uno de los lados.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

17 − 11 =