Opinión

Coherencia por una vez

Esta semana nos desayunos el miércoles con la noticia de que Obras Públicas no va a cortar la circulación para renovar el firme de la carretera de Ardales. Hubiese sido el culmen del despropósito con esta vía de comunicación, que lleva más de una década para ser renovada y que sigue dando problemas.

 Un ejemplo de ello es la nueva rotonda de enlace del denominado tramo de la venta de El Cordobés, que sigue acumulando accidentes. Y ello, a pesar de las señales luminosas y los reductores de velocidad, que han convertido este punto en una auténtica feria de luces y obstáculos.

Lo único que hubiese faltado es que se hubiesen hecho realidad los rumores sobre un corte total, como ha ocurrido con el tramo entre Ardales y Campillos. Estamos ante la única vía de comunicación cómoda entre el interior y la capital de la provincia, y parece que una maldición persiguiese a esta carretera eternamente en obras, con cortes, baches y mil problemas.

De momento, no tener que desviarse obligatoriamente por Antequera, El Burgo o la Costa del Sol ya suena a gran éxito. Por una vez parece que la coherencia impera entre la clase política. Quizás alguno de los responsables ha tenido un gesto de buena voluntad y se ha apiadado de los sufridores vecinos de la comarca rondeña y del Guadalteba.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

15 + dieciseis =