Cultura y Sociedad

Los Coros y Danzas triunfan en su viaje a tierras francesas

Los rondeños actuaron por primera vez fuera de España en 1971, en Metz y Haguenau.

Seguimos pasando páginas de la apasionante historia de los Coros y Danzas de Ronda. Hace siete días dejábamos a los jóvenes miembros de la asociación cultural regresando de su exitoso viaje a las entonces tierras españolas de la provincia del Sáhara.

Su siguiente cita sería en el primer viaje que realizarían a tierras extranjeras. La localidad francesa de Haguenau sería el destino de esa primera salida fuera de territorio nacional y se convertiría en una de las actuaciones más celebradas de los rondeños en esos primeros años.

Corría el año 1971 cuando los Coros y Danzas de Ronda eran invitados por las autoridades de una localidad francesa llamada Haguenau , una hermosa villa que celebra las conocidas como Fiestas del Lúpulo que, entre sus objetivos, se marcaba el reunir a grupos folklóricos de otros países.

El viaje se realizó en un autobús acondicionado y sin incidencias destacables. El periplo comenzaría el 24 de agosto y se prolongaría durante cuatro días en los que la comida consistió en bocadillos de fiambres “para abaratar costos’, y se pasaría en el trayecto por Valencia y Gerona hasta llegar a tierras francesas. La primera parada ya dejaría una estela de éxito en una actuación en la localidad de Metz. Posteriormente la ciudad de Haguenau les esperaba. Los rondeños actuarían en dos ocasiones en este festival y no dejarían indiferente a los presentes en la XII edición de este festival.

La prensa local no tiene más que alabanzas para los artistas y en un artículo publicado tras la segunda de las actuaciones nos encontramos con algunos comentarios que nos hacen comprobar la enorme repercusión que tuvo la participación del grupo de Ronda en esta fiesta en la que estaban grupos de otros muchos países. En el artículo que forma parte del impresionante archivo de la historia de los Coros y Danzas que Adela guarda como el gran tesoro que es, podemos encontrarnos párrafos que demuestran el enorme éxito cosechado, “estas danzas, estas canciones, estas muchachas y muchachos, eran el entusiasmo personificado. El conjunto alcanzó un nivel tal, que toda la sala se sintió arrastrada por esta ‘zarabanda’ y aún cuando los componentes estaban verdaderamente cansados, tuvieron que repetir el último fandango, bravo, bravo Ronda…”.

El relato de la visita de los rondeños señala que en su primera actuación se notaba un cierto cansancio al haberse realizado el mismo día en el que llegaban de tan largo viaje hasta la localidad francesa y, a pesar de ello alaban “la pureza y autenticidad del folklore presentado por el grupo animado por la notable y encantadora Doña Adela Ramírez”. Sobre el segundo de los días afirma la prensa local que “después de dos agradables jornadas en nuestra ciudad, tan acogedora durante estos días, el grupo estaba completamente desconocido, elevándose hasta una altura solamente alcanzada por los mejores grupos que se hayan visto nunca en Haguenau. Todo fue perfecto, la sonorización, el cantaor de flamenco del que ya sabíamos su capacidad, la deliciosa cantaora que se superó esta tarde y los bailarines de ambos sexos, a menudo animados por los españoles presentes en la sala…”

Los Coros y Danzas dejaban una huella tan imborrable en esta localidad que no sería la única vez que actuaran en ella. La próxima cita les seguiría llevando a recorrer Europa. Suiza sería la siguiente parada interna


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*